Salir con un hombre que está separado

Hace casi un año empecé una relación con un hombre que tiene una . lo que tiene, en este caso está separado y con una niña weeblys con hijos, ¿ relaciones dolorosas? Si tuviste la suerte de conocer a un hombre recién separado y están comenzando a salir, no te pierdas los siguientes tips que te serán de. Cómo salir con un hombre recién separado. ... Dale su lugar y protégelo, hazle sentir que contigo él está seguro y que se de cuenta de que eres una buena persona. Después de un tiempo de amistad, auténticamente pregúntale si está dispuesta a hablar de su relación previa, y dile que tú estás dispuesta a escuchar. ... Salir con un hombre que está separado pero aún no divorciado? Este es uno de los dilemas más comunes que mis pacientes me han traído en las últimas cuatro décadas. Aunque hay múltiples variaciones sobre el tema, hay una manera en que todos son similares: dos mujeres se encuentran en un triángulo competitivo con el mismo hombre. En esta ocasión, desde nuestro blog de Mujer, os ofrecemos algunos consejos para salir con un hombre recién separado.Toda relación conlleva riesgos y desafíos dependiendo de las circunstancias en que se den. Un ejemplo es lo que ocurre cuando nos enamoramos de un hombre recién separado, especialmente si tiene hijos.Debemos pensar que esa persona se encuentra en un estado de tránsito, y ... Si tuviste la suerte de conocer a un hombre recién separado y están comenzando a salir, no te pierdas los siguientes tips que te serán de mucha utilidad para saber cómo continuar con la relación. Step 1. Antes de comenzar a salir con un hombre separado, define claramente su relación actual con su esposa. Si él es evasivo o no se atreve a ser inminente, eso podría indicar que está ocultando información sobre el estado de su matrimonio. Nadie dijo que ayudar a un hombre a superar un divorcio fuera sencillo, sobre todo si estás enamoradísima de él. Sin embargo, si de verdad sientes una gran conexión con él, deberás asegurarte entonces de que lo haya superado por completo.Para hacerlo, habla con él sobre el tema, sé su fuente de consuelo y apoyo, y prueba cosas nuevas con él. Reglas para salir con un hombre separado . ... tengas en cuenta las siguientes reglas para salir con un hombre ... saber si su ex pareja está al tanto de que está saliendo contigo, o lo oculta. ... Salir con un hombre divorciado puede venir con desafíos únicos. Si estás interesada en alguien divorciado, fácilmente puedes llevar una relación feliz con esa persona, siempre y cuando tengas en mente algunas cosas. En primer lugar, permite que las cosas avancen lenta y naturalmente. Estas son las 23 cosas que tu debes saber: 1. La realidad es que él esta casado con otra. Tratar de conquistar a un hombre casado puede convertirse en una trampa mortal, él tiene una casa, un plan de vida con otra y eso no lo puedes cambiar, aunque quieras atraer a un hombre casado, tú siempre serás la otra y no la única. ¿Cómo sabes si lo mismo que te dice a ti, se lo dice a otras?

Mi primer capiulo :3

2020.08.12 02:13 Librarii Mi primer capiulo :3

HERFANES
Capitulo 1.
- Ahhhh! – De forma brusca, algo la levanto – Soñé algo horrible, Melisa… Estabas muerta en mi sueño – Exhala – Al menos sé que fue una pesadilla solamente – Con el tremendo susto que recibió, agarro su almohada y volvió a acostarse - ¿Meli?, hey ¿Estas bien? – Tomo su mano, quiso ver si tenía pulso, su expresión facial se transformó en algo terrorífico, no sentía el corazón de su hermana – ¡Responde! ¡No me dejes! – Le hizo RCP esperando que hubiera alguna reacción – Meli… - Reposo su cabeza sobre sus brazos, y con lagrimas que recorrían sus mejillas, nariz y boca, solo podía rezar para que esta fuera otro mal sueño.
- Ahhhh! – Otra vez se despertó, pero ahora de verdad. En efecto, todo era falso, miro a su costado y no había nadie, se paró de la cama, y con sus pies desnudos, salió de su habitación. Bajo por unas pequeñas escaleras hechas de piedras, y camino cuidadosamente por el patio, justo en la zona de entrenamiento.
Ella salió a tomar un poco de aire fresco, a reflexionar un poco lo que había pasado. Mientras se lo planteaba escucha un sonido fuerte proveniente de la cocina, ella por su cuenta decide investigar, la luz esta prendida, lo que es raro a esas horas de la madrugada, se llevó un palo de madera que se encontró muy cerca de ella, de hecho, lo dejo ahí una noche anterior, abrió poco a poco la puerta, sin saber lo que iba hallar- ¡Te atrape! ¡Ahora dime que haces aqu…! – Su rostro de valentía se convirtió en decepción.
- ¡Sorpresa! Tardaste un poco Laria, tal vez dejarte una nota de venir aquí en vez de parecer un intruso era mejor, pero quería hacer algo más interesante y no tan típico, mira esto – agarro un cañón de confeti – Que raro, no funciona, a lo mejor si meto un cuchill... –Antes de terminar su frase, el cañón explota soltando un montón de confeti – Woah ¿No es genial?
- ¿Qué es esto Melisa? – Pregunta Laria
- ¿No sabes qué es? Es tu cumpleaños boba, eres adulta… En algunos países-
- Iugh
- No pongas esa cara – Melisa pone sus brazos cruzados – Mira, aquí están todos – Empezó a señalar – Ahí esta Marcos, Santi, Amber y otros que no me acuerdo su nombre jeje -
- ¿Y María y Silas? – Pregunta Laria
- Ah, ellos no pudieron venir, están un poco ocupados, pero no es nada contra ti, ya sabes cómo es esto, entre mas rango mas trabajo.
Antes de que pudiera celebrar el cumpleaños y soplar esas 18 velas, cerro con fuerza la puerta, todos en ese lugar se quedaron impactados – ¿No le habrá gustado el pastel? Jeje – Melisa intento hacer una broma para ligerar la tensión.
Afuera, en la zona de entrenamiento, Laria paseaba. Andaba molesta, todos sabían que a ella no le gustaban las fiestas ni los cumpleaños ¿Qué estaban intentando hacer? Pero más que eso, quería saber porque soñó lo que soñó ¿Significaría algo?
Esa duda la hacía sentir rara, solo sabía una forma de afrontar sus emociones, sea cual sea, fue directamente a la armería que estaba enfrente de la cocina y la zona de entrenamiento. Tomar con sus manos el arma con mas filo que había, y volver.
Sin antes darse cuenta, ya sostenía una espada tan filosa que el reflejo del amanecer se podría deslumbrar por completo, dirigiéndose al muñeco de practica que tiene el mismo tamaño de Laria, 1.83 aproximadamente, totalmente de madera. Se posiciono, agarro con fuerza el mango y se dispuso a atacar, fue tan duro el golpe, que dejo una marca en el muñeco tan notable, si hubiera tenido una espada del doble del grosor de la que poseía, seguramente lo partiría a la mitad.
- Oye – Le hablo Melisa – Sé que no te gusta nada de esto, pero quería hacer algo lindo por ti, digo, cumples 18 años, el mas importante, por fin podrás ser una líder, siempre has querido eso ¿No?
- Eso es lo que más me incomoda
- Vamos, seguro serás una gran…- Las palabras de Melisa fueron interrumpidas por una voz muy profunda, que cada vez que la escuchas sientes como si fuera una persona que no importa lo que diga, le sueles creer, que seguirías hasta el fin del mundo.
- Chicas, tenemos un asunto que tratar – Explico – Síganme
El peculiar hombre, las guio hasta la sala madre que está a una puerta de la cocina, del lado izquierdo. Es enorme, pero curiosamente muy vacía, no había televisión, ni sillones, en general ningún mueble u objeto que no fueran necesarios, casi todo se rellenaba con cojines, mesas pequeñas, libros. Las paredes llenas de espejos y obras de arte, autorretratos, algunos eran familiares, otros eran héroes para ellos, y porcentaje menor, eran pinturas llenas de simbolismos y filosofías.
Es tan grande el lugar, que había muchísimas puertas, tantas que hay 4 pisos repletas de ellas, Lo grande y ancho del lugar, mas el hecho de que no tenían muchísimos objetos creaba del sonido mas diminuto, un eco enorme, en especial cuando no hay nadie. Todas las habitaciones son de miembros, cada uno con su respectiva cama, baño, y alguna que otra pertenecía personal, solo pocos eran los afortunados en tener un cuarto separado de los demás, y entre las personas con suerte se encuentran Laria y Melisa.
El de la voz gruesa abrió una puerta que esta escondida detrás de una librería, Con una llave dorado que la tiene colgada en el cuello, pero que no se alcanzaba a ver por su saco que la cubría, Uso esa llave para girar la cerradura. Enfrente de ellos hay una escalera en espiral hacia abajo, los esperaba un camino tan estrecho que solo podían avanzar uno a la vez. El pasillo es como el de un bunker, al ser de concreto y teniendo unas luces blancas que parpadeaban, le daba un ambiente sofocante. Al llegar, una entrada de metal les negaba el paso, el hombre se encargó de dar una contraseña, antes de que hicieran un gesto, la puerta metálica se abrió, dejando ver lo que había adentro. Un centro, eso era. Un lugar lleno de libros, hojas en la mesa, en varios tablones e incluso en el suelo, todas repletas de información, de personas que siguen en búsqueda, objetos perdidos, secretos de países y facciones enemigas, así como los suyos. Los únicos que podían entrar ahí, eran los propios líderes y alguno que consideraban digno, por lo cual, casi nadie sabía de ese lugar, para la mayoría solo son rumores.
- ¿Que ocurre Padre? – Pregunto Melisa.
- Miren esto – El hombre es bastante alto, mas que Laria, alcanzando 1.95, piel blanca, cejas firmes, y unos ojos cafés que mostraban confianza ante la situación mas complicada, del mismo color tiene su saco y sombrero, un pantalón que combinaba con su zapato, ambos son igual de negros, en el caso de sus zapatos, podrías ver hasta tu reflejo – Hay un collar muy valioso que debe ser encontrado.
- ¿Un collar? – Pregunta Melisa intrigada.
- Si vale mucho, se dice que su valor puede ser llegar hacer de una hoya repleta de monedas de oro, hay coleccionistas que pagarían muy bien por esto – Fue directamente a Laria, toco su hombro y le dijo – Estamos esforzándonos a encontrarlo, no somos los únicos que la buscamos, con ese dinero podríamos pagar nuestros gastos, tal vez por muchos años.
- ¡Bien! ¿Cuantos iremos? ¿100? ¿200? ¡Espera! ¿Si somos 200 podemos llamarnos equipo Melisa? – Melisa con gran entusiasmo como siempre, le hizo reír a él, de mejilla a mejilla. Laria ni tan si quiera mostro un gesto.
Melisa tenía 14 años, Rubia, de ojos azules, de unos 1.63 metros y una sonrisa más grande que cualquier luna menguante, por lo cual su visión de la vida es graciosa y un tanto inocente, eso la distinguía de forma muy especial en ese lugar, y en el corazón de muchos. Se llama Melisa Lockheart, pero todos la conocían como la pequeña Meli.
Laria en vez de parecerse a su hermana, la diferencia entre ambas es enorme, cabello castallo, ojos oscuros, y mientras Meli siempre le encantaba estar rodeada de gente, Laria se sentía mejor en la soledad, incluso cuando entrenaba. Su visión del mundo es seca, como si nada le causara una respuesta que no fuera la de tirar la mesa e ir se. El Yin y el Yang plenamente representados en ellas.
- No Meli – Aclaro el hombre – Lo que necesitamos es cautela y sigilo, por eso iran los que pienso que están mejor en esta misión.
Melisa solo pensaban en una cosa
- Serán: Parlo Adam, Amber, Laria, Melisa y yo.
- Mm… Adam ¿Ese debilucho? – Laria entre dientes aclaro su disgusto.
- AHHHH, tiene que ser una broma SIlas – Melisa con una molestia, le replico
- ¿Pasa algo Meli? – Pregunto Silas.
- No… Solo que como ya comienzan las clases, no quiero sobre esforzarme jeje.
- Meli… ¿Qué te dije sobre las mentiras?
- ahhhh – Suspiro – “Si miento, le miento a mi dios, a mi padre y a mi”
- Bien, ahora dime porque no quieres hacer la misión.
- Iba a ir con unos amigos a Lucierna.
- ¿Sera pronto?
- Un poco después de entrar a la escuela.
- Okay, intentare…- Silas fue interrumpido por un regaño que seguro se escucho fuera de esas paredes.
- Meli estúpida – Dijo Laria - ¿En serio le prestas mas atención a tus amigos que a tu propia familia?
- Pero…
- Cualquier excusa no vale – Laria la siguió regañando sin perdón, verla enojada era como un tigre que no ha comido en años, y que se despertó para cazar, en algo todos los Herfanes estaban de acuerdo, y es que con una mirada podía hacerte temblar – Señor, perdón por esta molestia, Melisa estará preparada cuando usted lo ordene ¿Verdad Hermana?
- Si… - Melisa responde un poco obligada.
- Perfecto – Silas se puso sus lentes y se sentó en la mesa ovalada que se situaba en el centro de todo – Pueden retirarse, cuando consiga mas información, les daré la orden de ir, mientras tanto, entrenen, que las podría llamar en cualquier momento.
Laria y Melisa hicieron una pose de respeto, que consiste en hacer una reverencia con su cabeza de 5 segundos, mientras a su vez, agachan los dedos, meñique y anular, los demás dedos se posicionan de una forma singular, como lo que hace un niño para simular una pistola, y se lo ponen en el pecho. Melisa uso su mano derecha, y Laria la izquierda, para que el simbolismo signifique muchísimo mas, se debe utilizar la mano que mas usan, en el caso de Melisa es diestra, y Laria zurda. Después de los 5 segundos, se dan la vuelta y proceden a ir se.
En el pasillo en el que anteriormente estaban, volvieron a platicar Laria y Melisa.
- Oye Laria
- Mhh.
- ¿No te parece raro que ahora estamos buscando a un collar?
- ¿De que hablas? – Seguían platicando mientras avanzaban por ese espacio estrecho
- Todas nuestras misiones han sido de buscar información, o atrapar criminales ¿Ahora de pronto buscamos dinero y un collar? Y para colmo, es ultra secreto, por algo envió pocos, y cada uno de ellos son cercanos a él. Es raro.
Laria paro en seco – ¿Ahora te lo tomas en serio, después de avergonzarme enfrente de Silas? No seas tan quisquillosa, si él tiene un motivo hay que creerle.
- Si, lo sé, pero sigue siendo raro – Melisa reafirma su posición.
- Shh – Laria recurre a callarla – No digas nada hasta salir de aquí, seré tu líder y debes aprender a obedecerme.
Melisa no produjo ningún ruido, ni tan siquiera una expresión en su cara, simplemente se calló y ambas siguieron adelante.
Al salir de ahí, las dos se encaminaron a su habitación. El sol ya estaba en lo alto, al estar durante mucho tiempo encerradas abajo, cuando salieron a la superficie, fue un golpe duro en la cara, Melisa deseaba bajar de nuevo. Con un poco de molestia en sus ojos, subieron en la escalera de piedra que conectaba con el cuarto, abrieron la puerta y aunque no lo parecería de un principio, es enorme, machismo mas que los otros dormitorios.
Las paredes, el piso, las alfombras, las cortinas, los sillones (Uno de cada lado) Son azules, no había ningún color que sobresaliera más que ese.
Una cama matrimonial ocupaba la mitad de la habitación (Que también es azul), unos buros al lado de la cama, uno por cada lado, en ellos había ropa, libros, y alguno que otro objeto personal, en el caso de Melisa, tiene unos lentes, dentro de su estuche, y en la parte de atrás, la leyenda – Para mí bebe, espero que algún día puedes ver, lo que ninguna persona puede – Junto unas iniciales, la R y la H estaban muy remarcadas. Siempre le intereso saber de quienes son los lentes, y quien es o era R.H.
Laria también tiene un objeto valioso, consistía en un cuadro pequeño que ilustraba una flor, nadie sabía que significaba eso para ella, ni su propia hermana tenía esa información, no suele contar cosas de su vida.
Mientras la arreglaban, oyeron tres golpes con el puño cerrado en la puerta. Abrieron lo mas rápido posible pensando que era urgente, pero su preocupación se volvió alegría al ver de quien se trata. Un adulto joven, de tez de morena, con una estatura moderada, unos 1.85.
- ¡Parlo! – Melisa se sorprendió al verlo tan pronto, lo único que sabia de él, fue hace semanas, donde se enteró que está en una misión, pero solo Parlo y Silas compartían los datos.
- ¡Meli¡, ¡Laria¡, las extrañe chicas – Él es de todos los miembros, que mas ha estado con las dos, y el que mejor las conoce, se convirtió en un tercer hermano para ellas.
- Miren quien volvió, cuéntanos alguna historia, estoy segura que viviste alguna que vale la pena relatar.
- ¡Claro Laria!, he reído, sufrido, incluso amado – Ha Parlo se le escapo una pequeña risa – ¿y a ustedes? ¿Cómo les fue sin mí?
Sin clases, sin misiones, sin escuela, y ningún otro ocio, parecería que no había nada y que ambas estuvieran aburridas, pero a pesar, de que Laria en efecto se sentía un poco vacía, y solo pudo responder con un “Nada interesante”, Melisa veía cualquier cosa interesante y divertida, le conto sobre el día en que se lastimo en un entrenamiento, justo en la rodilla, pero que sus amigos estuvieron con ella, le hablo de que por curiosidad, siguió a una sola hormiga, hasta su hormiguero, de cómo casi le gana en Ajedrez a María, en fin, varias historias divertidas.
- Jajaja, me alegro por ti Meli – Dijo Parlo – Bueno, acaba de comenzar el día, tenemos mucho que hacer, las veré en la hora de la comida.
Después de que se despidieran, las hermanas Lockheart fueron a comer a la sala madre, habían llegado un poco tarde, pero todavía había algo para ellas. Melisa, Parlo, Laria, Amber, y Marcos se sentaron juntos en el piso para comer, todos querían saber lo que
Parlo había vivido en estas semanas, algunas cosas, no las pudo decir por razones de con fidelidad, pero intento responder todo lo que pudo
- Hey Parlo, dijiste que incluso amaste ¿Quién era? ¿Cuántos años tenia? ¿Cómo la conociste? Necesito saberlo todo.
- Cálmate un poco Meli jejeje, - Se podía ver el brillo en los ojos de la pequeña por saber - ah, pues fue una chica muy hermosa, la conocí en una panadería, trabaja ahí, le ayudé a subir unos costales de harina al camión, como tenía tiempo decidimos quedarnos un rato largo para hablar, fue alguien que me ayudo a no volverme loco en tiempos en los que la soledad era mi única amiga.
- ¿Te acostaste con ella?
- ¡Amber! ¿Cómo le preguntas eso?… ¿Pero lo hiciste Parlo? – Amber tiene el caballo gris y en forma de hongo, una estatura muy similar a la de Meli, ella no tiene pena con nada, es como si todo le diera exactamente lo mismo.
- No te preocupes, supongo que tienen curiosidad, pero esta Meli y le puede traumar mi respuesta – Todos se empezaron a carcajear, incluso Laria soltó una leve sonrisa
- ¡Oigan, dejen de tratarme como una niña! – Melisa quería reírse del chiste, pero mostro como un falso enojo para no darle la razón a Parlo.
- Pero eres una niña, je – Amber sacudió el cabello de Meli
- Jajajaj, para que negarlo, si fue divertido – Se dio cuenta no podía seguir ocultando su risa
En la comida, todos se la pasaron bien, contaron anécdotas y después de mucho tiempo, todos se sentía como una familia otra vez, aunque todo lo bueno debe terminar, y asi fue, enseguida de terminar de comer, entrenaron alrededor de seis horas, fueron a un patio que de hecho parecen terrenos, fuera de la instalación, es gigante, lo suficiente para que pueden albergar hasta 300 personas entrenando, con sus propios muñecos, pesas y largo etc., para sentirte que puedes mejorar en cada aspecto que desees, incluso hay maestro de varias artes marciales, que anteriormente también eran Herfanes como los propios chicos y adultos que siguen practicando.
Había cuatro tipos de rangos, el primero es el cargo de Lider, algo que solo tres personas actualmente lo tenían, Parlo, Maria y Silas, son lo mejor de lo mejor.
El segundo es la Elite, solo los que más tenían habilidad, inteligencia, fortaleza y que demuestran día a día su combate excepcional, entre ellos están Melisa, Laria, Marco, Amber y otros mas. Ellos no practican con los demás, sino en la zona de entrenamiento que está adentro.
El tercero consiste en practicantes o de plano gente que nunca alcanza a la gente de Elite, y realiza misiones de menor rango, algunos esperan ser de más utilidad en un futuro.
Y el ultimo rango es ayudante, son personas que generalmente no combaten, y se dedican a otra cosa, cocineros, jardineros, de limpieza o médicos, ellos suelen ser lo que mas apoyo consiguen para su estudio.
Una vez hayan terminado, suelen tener tiempo libre, Melisa fue con otros miembros a comprar helados, su favorito es el de vainilla, y en eso, Laria leía, un cuento, es interesante, habla de cómo un lobo dejo su manada, para buscar una mejor vida, un librito que normalmente se les contaba a los niños, pero eso no fue suficiente para que no le encante.
Como todos los días, llego la hora de dormir, se pusieron sus pillamas, cenaron, y se acostaron juntas, Melisa con el día tan gracioso y productivo que tuvo, iba a descansar bien, el problema es Laria, que cuando soñó lo de su hermana, no le pareció gracioso ni
para recordar, esperaba que en un futuro no pasara nada, y que olvidara pronto, esa terrible pesadilla.
submitted by Librarii to escribir [link] [comments]


2020.05.18 19:09 DanteNathanael Una karta sin entregar #6

Es extraño sentirme lejos de todo lo que he visto escrito en los días pasados en este lugar. Hay un sentimiento de "apresúrate, todo se está acabando. Echaste a perder tu vida." Ahora me siento mucho más tranquilo, confiado, seguro. Cada día todo empieza a tomar un matiz más bonito, y cada día suceden cosas chingonas. No me importa ya tener los miedos que tengo, ni los sentimientos negativos. No tienen ningún significado ya para mí. Solo los dejo pasar. Estoy aprendiendo un poquito cada día a no ver afuera, si no adentro, y mantener todo en orden desde ahí. Y el mundo poco a poco lo refleja, y estoy muy feliz y orgulloso de mí.
En mi vida he tenido 3 grandes incógnitas, 3 cosas en las que siempre se baso mi vida: amor, curación y bienestar. Estos se partían en mi pareja, amigos, mi(s) carrera(s), mi desarrollo personal, etcétera. Sin embargo, siempre había tenido una gran ansia con todo esto. Me sentía incapaz de realizar todas estas cosas. Las fallas en mi vida me habían condicionado a no creer en mí. Todo de alguna manera parecía estar en mi contra. Encontraba alguien lindo y parecía que se irían. Y lo hacían. Encontraba algo que hacer y pronto me aburrían. Encontraba seguridad y paz en algo y pronto todo se venía abajo.
Desarrollé depresión, dependencia emocional y ansiedad. Siempre creí que todos me dejarían algún día, que no importaba cuánto me esforzara, las cosas nunca iban a cambiar. En cada punto de mi vida, todo lo que hice con una intención me daba otra totalmente negativa. Simplemente no estaba siendo sincero conmigo mismo, ni aceptaba mi dolor, ni aceptaba que todo eso era pasajero. Lo que era físicamente lo veía como un obstáculo para el desarrollo de mi vida. "Que no soy muy atractivo y sería mucho más fácil encontrar un corazón bonito para que me quieran bien," "que no tengo recursos suficientes como para poder llevar a cabo las citas, proyectos y donaciones que quiero hacer," largo etcétera. Simplemente vivía en un estado de putrefacción. Jajaja.
Dentro de mi, a pesar de esto, siempre existió una llamita. Me decía que no me preocupara, que todo estaría bien. Obviamente nunca le creí porque todo iba mal. Jajaja. ¿Qué razón tendría o qué autoridad si ni siquiera me daba consejos? solo me decía que confiara y siguiera adelante. ¿Eso es mucha ayuda? Cuando estás desesperado y quieres salir, ruegas por una nueva vida, por borrar el pasado, pues no, para nada. Creía que todo tenía que hacerse basado en acciones e intenciones. . . . Pero cuando actuaba lo hacía por miedo, por "ay, no, si no hago esto no va a ser lo que quiero que sea," no "haré esto porque quiero."
Y verán, por todo eso es que mi romanticismo y ternura se fueron a la verga. Jajaja. Al principio si lo hacía por hacerlo, me gustaba, pero después todo se volvió como que una carrera, como para demostrarme a mí mismo que realmente quería lo que quería. Jajaja. Y pues con esto viene que hice demasiadas cosas que realmente no quería hacer para nada, creyendo que era el camino, cuando verdaderamente no. Solamente me encontraba huyendo de lo que era y de lo que creía me iba a derrotar.
No puedo decir que no agradezca y les tenga cariño a los amigos y exes que hoy son otra historia. Disfruté mucho del tiempo que estuve con ellos, lo que pasó, las risas, los buenos y malos momentos. Todo. A lo que me refiero con esto no es a ellos, es a mí: no era quien quería ser cuando estuve con ellos. Me hubiera gustado darles una mejor versión de mí, como la de ahorita, but alas, no es importante, porque confío en mi corazón que están alla afuera en el mundo haciendo lo mejor para ellos.
Y eso es lo importante. Siempre quise manejar todo por la cantidad de miedos que tenía y me aterraban, micromanejar cada acción y cada sentimiento que hubiera. No podía aguantar para nada que alguien no estuviera feliz o contento. No podía aguantar para nada que alguien no me dijera algo o que no me enterara de algo. Jsjsjs. Por Dios. (No me molesta, no me da cringe el ver quien era. Solamente me causa mucha ternura y cariño, porque lo entiendo al pobre.) Además, siempre creía que si no podía sacar a alguien de su tristeza o de su trauma, yo era un mal ser humano, un mal amante, un mal amigo.
¿Es posible? Absolutamente. Solo lo estaba haciendo mal. Estaba forzando todo, creyendo que yo sabía mejor que nadie lo que era mejor para alguien más y el cómo debería de curar sus malestares. Oye, nisiquiera pude curar los míos. Esperaba curar o sanar a alguien para que después ellos me pudieran sanar a mí. De ahí venía toda la ansiedad y presión porque todo pasara, que todo terminara rápido, necesitaba ayuda y nadie me daba la que quería. Todos me daban ayuda de la que acompaña. Y no me malentiendan, la aprecio. Me hacían sentir muy bien. Pero más que nada, por lo que estaba muriendo era por una solución a todos mis problemas, que me ayudaran a llevar un proceso, que me dieran pasos a seguir . . . básicamente una aproximación al reino de los sentimientos por el reino del intelecto. Mal. Ni yo ni nadie pueden hacer eso.
¿Y saben lo que he descubierto en estos tres días? (Si, nadamás necesite 3 putos días para empezar a ver todo de otra manera. Claro que es un proceso y todavía no acaba, pero, como tal, es el principio del fin (si, cliché, lo sé (también leí que un autor usa paréntesis entre paréntesis (tienes que poner mucha más atención a lo que lees (regresar para ver si no se acabo antes (o después) un paréntesis (jeje) antes o después de tiempo) y se ve bien mamalón.))) Que el proceso de ayudar a alguien es tanto de ellos como nuestro. ¿Por qué? Porque simplemente así funciona. Podemos saber todo lo que queramos saber, tener todo el intelecto del mundo, pero cuando nos tratemos de acercar a otra alma, solo podremos hacerlo con la nuestra propia (Jung). Verán, usaré una fuente que no uso particularmente mucho, pero debería—Autores Varios. 1ra de Corintios XIII, en La Biblia.
Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada! Si no tengo amor, de nada me sirve hablar de parte de Dios y conocer sus planes secretos. De nada me sirve que mi confianza en Dios me haga mover montañas. Si no tengo amor, de nada me sirve darles a los pobres todo lo que tengo. De nada me sirve dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a los demás. El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie. No es orgulloso. No es grosero ni egoísta. No se enoja por cualquier cosa. No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad. El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo. Sólo el amor vive para siempre. Llegará el día en que ya nadie hable de parte de Dios, ni se hable en idiomas extraños, ni sea necesario conocer los planes secretos de Dios. Las profecías, y todo lo que ahora conocemos, es imperfecto. Cuando llegue lo que es perfecto, todo lo demás se acabará. Alguna vez fui niño. Y mi modo de hablar, mi modo de entender las cosas, y mi manera de pensar eran los de un niño. Pero ahora soy una persona adulta, y todo eso lo he dejado atrás. Ahora conocemos a Dios de manera no muy clara, como cuando vemos nuestra imagen reflejada en un espejo a oscuras. Pero, cuando todo sea perfecto, veremos a Dios cara a cara. Ahora lo conozco de manera imperfecta; pero cuando todo sea perfecto, podré conocerlo como él me conoce a mí. Hay tres cosas que son permanentes: la confianza en Dios, la seguridad de que él cumplirá sus promesas, y el amor. De estas tres cosas, la más importante es el amor.
Fromm nos dice en El arte de Amar:
. . . el amor maduro es la unión bajo la condición de preservar la integridad, la individualidad. El amor es un poder activo en el hombre; un poder que rompe las paredes que separan al hombre de sus semejantes, que lo une con los demás; el amor lo hace superar la sensación de aislamiento y separación, pero le permite ser él mismo, conservar su integridad. En el amor ocurre la paradoja de que dos seres se vuelven uno y, sin embargo, siguen siendo dos.
¿Esto qué significa? Bueno, que el proceso para sanaayudar a alguien ocurre tanto en nosotros como en ellos. Primero ocurre la reconciliación con el hecho de que esa persona esté sufriendo. Por nuestra mente quizás pasen pensamientos, o incluso digamos cosas como "pero si eres esto y el otro, ¿por qué estás así?" Siento que negamos el hecho de que para ellos quizás no importe eso en el momento. Podemos recordárselo, pero quedarse ahí sin procesarlo internamente niega todo el proceso de sanación después. Y para ejemplificar, contaré 2 historias:
Ella es una chica talentosa, llena de conocimiento y pasión por ayudar, sin embargo, su historia familiar e incapacidad para verse como alguien capaz de lograr todo aquello que quiere lograr le causaban mucha ansiedad. La conocí hace poco, y en ella hubo algo que me llamó mucho la atención. Así que nos hicimos amigos. La primera vez que lloró en mis brazos no sabía lo que podía hacer. Nada de lo que quería decir pareciera ayudarla, así que simplemente me quedé callado hasta que ella decidiera dejar de llorar. Desde ahí poco a poco hablamos de lo que pasaba. Me contó de su infancia, de sus sueños, de todo, realmente. Las primeras 200 veces que lo hizo (no fueron tantas) le dije que ella podía, que no se dejara llevar, que no creyera en nada. ¿Esto ayudo? si, un poquito. Pero lo que verdaderamente la ayudó fue que empezara a confiar en ella. En mi corazón empecé a verme en sus zapatos un poco. Comprendí su situación, y a pesar de todas las dificultades, confíe en que acompañarla, compartir con ella mi vida, las cosas malas y las buenas, la ayudarían por debajo a sanar y seguir adelante. No tuve más necesidad de tratar de tenerla feliz. Cada vez que caía, muchas veces ni me enteraba, hasta que ella me lo decía. Sin embargo, sabía y confiaba que todo esto era parte de su proceso y que algún día llegaría y me diría que estaba bien, y que tenía la fuerza suficiente para seguir adelante. . . . Y lo hizo.
Ahora, la segunda historia puede que suene como un disco rayado, pero pues meh. Es una de las cosas que más he aprendido a valorar en mi vida.
Esta preciosa chiquilla hermosa es la más brillante eternidad de la corona de los luceros del cielo. Me negué mucho tiempo que era especial, pero lo es. Simplemente vi a través de todo y llegué a ver su corazón y me enamoré. Al conocerla, me di cuenta de qué era lo que pasaba: había capas y capas de muchas cosas sin resolver. Me sentía incapaz de poder estar con ella, mi corazón se rompía cada vez que veía o recordaba la tristeza que cargaba. Me había dicho que era mejor que no estuviera con ella, porque todo por lo que estaba pasando me estaba destruyendo. Y bueno, si me estaba destruyendo, pero simplemente porque no comprendía qué estaba ocurriendo en realidad.
Verán, creo que nunca entendí nada antes de ella. Tuve que aprender a pensar y a vivir otra vez, porque simplemente no sabía cómo poder ayudarla. Ella nunca me pidió ayuda, pero lo que hizo fue dar lo mejor de ella para estar conmigo. Cuando vi que a pesar de esto, ella seguía siendo aterrada por el pasado, mi corazón se destruyó más, y me empecé a odiar a mi mismo por no ser capaz de poder ayudarla, hasta el punto de querer absolutamente destruir todo, culpándola de sus problemas y de los míos. En vez de unir, había separado todavía más. Había roto mi voto de amor porque me era imposible amar desde mi desesperación.
Digo, todo empezó porque hace 3 días tuve una de las explosiones más estúpidas de mi vida. Jajaja. A nadie le conté. Ese día dormí hasta las 6 de la mañana simplemente sacando mi corazón a orear. Creo que lo necesitaba. El ser sincero y escribir todo así, de esa manera, sin esperar nada, sin esperar a que de alguna manera me entendiera o tuviera compasión de mí, para que viera que el estúpido había sido yo y lo reconocía y lo veía, me sirvió.
Nunca en mi vida había sentido tanto dolor y a la vez no haber corrido hacia nadie ni nada. No quería ni salir de la cama, pero me di cuenta que todo era mental, así que donde sea que estuviera no iba a ayudar mucho. Los miedos y las memorias de días pasados y de esa misma madrugada venían en flechazos dolorosos al pecho. No podía respirar. . . . Sin embargo, tampoco les hice caso, los dejé estar ahí, los dejé tener su momento y que me hicieran mierda el pecho. Si me iba a morir, pues me iba a morir sin pedos—pues así se siente. En unas 4 horas se fueron. Y cuando lo hicieron, sentí que algún peso había dejado. Jajaja.
Desde que acabo ese día he estado naturalmente feliz. No he tenido que aparentar nada, ni sentir que debería de pausar mi vida o mis sentimientos porque no estoy totalmente bien. Ñuh. He tenido momentos en los que me siento mal, pero no los juzgo. Simplemente los dejo ser y les pongo la menor atención posible, pero tampoco niego que estén ahí. Y cada día ha sido mejor.
¿Esto en qué ha afectado en la historia con ella? Bueno, en todo realmente. Por una parte me siento orgulloso y seguro de lo que siento, que la amo, y también, que la amo en el estado en el que se encuentra. ¿Por qué? Bueno, porque si, deseo una relación con ella, pero no estoy apresurado, no estoy desesperado, no creo firmemente en que si no lo somos yayaya no lo seamos nunca porque se va a ir con alguien más o lo que sea. Creo simplemente en mi amor, en mí, y en ella. No espero, creo, sé, conozco.
¿Alguna vez necesite saber todo para poder ayudarla? No realmente. Nunca necesité saber nada realmente. Podríamos haber seguido así sin saber mucho, simplemente confiando el uno en el otro, y todo podría haber seguido mejor cada día, porque lo que verdaderamente importaba era que el amor no juzga, es paciente, amable, no envidioso, no se enoja con cualquier cosa, es capaz de aguantarlo todo, esperarlo todo y soportarlo todo. De todo esto hice absolutamente lo contrario. Jajaja. Pero no estoy avergonzado. Arrepentido si, pero no avergonzado. Quizás me vea distante a eso, pero no significa que haya sido otra persona. Era solamente yo siendo controlado por mis miedos.
Así que el final de esto es que simplemente no hago nada. Disfruto en el momento presente de amarla. Escribo poemas y canciones y dibujo y lo que sea, simplemente porque me encanta hacerlo. No los he publicado porque no he terminado, pero no tengo prisas. Así como no tengo prisas de verla como quiere ella ser algún día. A veces veo que publica ciertas cosas que instantáneamente me producen una reacción, pero me calmo y no me preocupo como lo hacía antes, ni la juzgo. Me ha hecho reír mucho a veces, cuando antes hubiera explotado como un tanquesito de gas. Jajaja. Confío en ella, y también sé que me quiere mucho. La apoyo en todo desde la comodidad de mi amor, sin necesidad siquiera de hablar. En mi mente la veo feliz, capaz y hermosa (bueno, hermosa siempre lo es (a veces lo es tanto que me saca de onda), esté como esté, piense lo que piense, es la más bella cosita para mí). Mientras más me voy conociendo, quedándome quieto con mis pensamientos, escribiendo, preguntándome qué hacer después, ella aparece derrepente. Jajaja. Así es como sé que la amo, simplemente está en mi cabeza de la nada. Y cuando lo hace, pues la invito a quedarse. Porque así me he dado cuenta que no necesito conocer a alguien más, ni me interesa, porque conociéndome a mí salen muchas cosas que digo wowowo. Esto me hace ver la profundidad, por consiguiente, que hay en todas las personas.
Claro, todavía no es ni soy perfecto. Dudo que alguna vez lo sea. Pero si será mejor un poquito cada día. Además, mis amigos y ella no son lo único en mi vida, también estoy yo, mis estudios, el cómo generar dinero, mis hobbies, mi familia, mi niño precioso. Todo esto es el conjunto de cosas que hacen de mi vida algo realmente interesante, y me siento muy bien aprendiendo cada día a apreciar todos estos elementos y cómo van trabajando en conjunto.
Finalmente, esta es de las primeras veces que he podido escribir algo sin esperar nada, sabes. Simplemente escribir por el placer de escribir, de contar, de estar en el momento y revivir memorias, de compartirlo con el mundo. Y, bueno, estoy seguro de que puedes verlo.
Realmente me hubiera gustado que la conocieras en vida. Habrían conectado muy rápido. Lamentablemente es algo que no paso. Pero, bueno, ¿puedes ver cuánto ha pasado desde que ya no estás aquí? Jajaja. Sisi, me tardé, pero pues más vale tarde que nunca. He visto que en el mundo espiritual los bordes de lo que consideramos pasado y futuro se disipan y todo existe en el ahora como una superposición de posibilidades infinitas. ¿Es divertido estar ahí? ¿Es como vivir en imaginación pura sin un cuerpo, no? Bueno, como sea. Ya sé que no te sorprende porque, así como he empezado a querer y amar, así me amas tú, Tía, entonces esto ya lo habías visto ser desde hace mucho tiempo. Te agradezco por todo, me enseñaste muy bien. Salúdame a ya sabes quienes.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.05.09 02:32 DanteNathanael Cárcel: d [Final]

(Antes de empezar, aquí hay un link con una descarga de la historia en PDF.)

“El dolor en tu corazón es grande, pero todo puede sanar,” son las palabras que le dijo su hermano, saliendo detrás de la puerta. Su madre solamente los miro abrazándose, inclinando un poco la cabeza, para después darse la vuelta y seguir con sus quehaceres. Todo lo que dijo Felipe, la manera en la que fue derramando progresivamente su corazón palabra tras palabra, quedó graba en la superficie de la mesa de madera, donde habían nacido nuevos surcos cada vez que su cuerpo no podía más y estallaba en lágrimas, sus uñas buscando la seguridad del dolor. Pero su madre, en ningún momento, más que las pocas palabras—padre, celos, dolor, corazón—que lograban relacionarse con ella, trayéndola en carne viva a la experiencia por la que estaba pasando su hijo, pero no por más de 5 segundos.
Felipe no podía comprender el comportamiento de su madre. Era una de las primeras veces que realmente se abría con ella, que buscaba poderle comunicar por lo que estaba pasando, para que con la magia de las madres, esa que siempre sale en las películas, telenovelas y libros, lo ayudará, le dijera que por lo menos todo iba a estar bien . . . y lo hizo, se lo dijo muchas veces, pero nada de ello sonaba genuino. A media lengua, empujando las palabras, pisándose los talones, un sabor amargo empezaba a ocupar su boca y su mente. Quedaron en silencio unos segundos hasta que su hermano decidió que era necesario intervenir. Había llegado de un viaje largo, muchos lugares visitados, algunos por días, otros por horas, con nada más que una cartera llena de dinero, fotos de su familia, su prometida, sus amigos, todos con sus números en la parte trasera, y una pila de libros de Vonnegut, Pynchon, Borges y Dara.
“Te extrañe mucho,” le decía Felipe, pegado a su pecho, dejando caer lágrimas rápidamente sobre su camisa negra medio abotonada. “N-n-no sabía qu-que regresarías tan pro-nto, Le-Le-vine. . . . ¿Pudissste escuchaa-a-har to-do?”
“La mayor parte, sí. Pero parece que todavía tienes mucho que contar.”
Felipe se despegó de su pecho y lo miró, sus ojos apenas visibles detrás de la pátina de lágrimas burbujeantes, una imagen borrosa ahogada en desesperación en donde lo único que resaltaba era la falta de estructura interna, la muestra líquida de una posible estadística esperando ser añadida a la pila anónima de columnas y gráficas, otro nombre sin substancia, ahí solamente para confirmar que el universo necesita de ciertas reglas para funcionar, de ciertos números de sacrificios en mil y una diferentes maneras, de mil y una causas diferentes, para satisfacer el mecanismo que lo mantenía girando a la deriva de su propia incertidumbre.
Suben a la azotea. Levine toma un par de cojines de la sala y se los avienta en la cara a Felipe, “Piensa rápido,” para que puedan sentarse sin que sus traseros se llenen de piedritas. Arriba, la tarde apenas empieza a hacerse presente, sangrando detrás de las nubes su luz dorada, una impresión del paraíso, el jardín amurallado, detrás de cumulonimbos, cirros y cirrostratos en lo alto, abajo una capa de altocúmulos—un cielo aborregado—se podía vislumbrar por algunos momentos la montaña del Edén. Mirando su cénit, Cheit Eitz HaDa'at parecía tan lejano y Shechinah tan cercana, de nuevo en la tierra, morando entre cada ser vivo o no. . . . Como todo en el cielo, como las estrellas, todo parecía ser solamente una promesa. Felipe sentía el calor en su piel, pero su corazón, antes tan regocijante, tan lleno de energía al primer contacto con algún apéndice de la luz solar, ahora se encontraba apagado, ataviado con el peso de ella.
“Bueno, ya que estamos aquí, ¿por qué no abres tu celular y revisas todas tus redes sociales unos minutos?”
Un poco consternado, Felipe le hizo caso, primero temeroso, pero después consciente un poco más de lo que estaba pasando.
“¿Qué fue lo que sentiste?”
Desde hace unos minutos que Felipe estaba soltando lágrimas de nuevo, poco a poco, pero la pregunta de su hermano lo hicieron rendirse, dejando abiertas las compuertas de la sinceridad.
“Ay. . . . Mmm-e duele . . . taa-nnto ver algo relacionado con e-i-lla . . . ver siquiéera su nombre yá me pár-ara el corazón. . . . Me toma demasiado recobrar la postura. Y cada vez que un pensamiento sur-ge de ella, ya sea porque al-algo m-e-e lo recueerda o por-porque, porque . . . porque pues ya dije, veo su, su-u nombre, me deshago. No . . . ah, no dejo de pensar a veces en que hay muchas más personas hablando con ella que realmente la hacen feliz, que la hacen reír, y que no se acuerda ya para nada de mí, y que no siente nada si de repente se encuentra mi nombre en algún lugar—”
Antes de que Felipe pudiera continuar, Levine seguía riendo tan fuerte que no tuvo de otra más que unírsele.
“Claro que has sido un niño pequeño, un niño idiota que no ha aceptado las dificultades de la vida. Los obstáculos nunca han sido algo a lo cual temer, pero algo a lo cual desafiar. El sueño que tienes, aquel de vivir con amor, amando, luchando por cosas que muy pocos notan su presencia, aunque vive en los corazones de todos, no es uno de un cobarde. Tienes que arreglar demasiadas cosas dentro de ti para hacerlo. ¿Qué se necesita para ser un abogado más que conocer la ley y ser inteligente para negociar? ¿qué se necesita para ser un médico más que años de práctica y estudio, trabajo duro bajo presión y desgaste emocional y físico? y tú, antes de todo eso, quieres ser tú mismo. ¿Sabes lo que eso conlleva? ¡Todo! porque entonces nada de lo que valgas, nada de lo que sientas valer, pueden depender de otra cosa más que de ti mismo. Ninguna relación, ninguna posesión, ninguna acción hecha por o sobre ti.
“Por esto es que nada de lo que hagas, no importa qué tan bello, largo o profundo sea, podrá superar la simple confesión de que la amas y que estas seguro de ello, porque amarla es una responsabilidad: cada día tienes que despertar dispuesto a superar lo que hiciste mal el día anterior sin perder la cordura, tienes que entender la situación como un producto generado por un entendimiento o malentendido entre ambos, pues cada cosa que logren, sea el mejor día de sus vidas o la peor pelea, fue creada por ambos; y si cada día no estás seguro por lo menos de lo que eres, de todo lo que vales para ti, de todo lo que eres sin ella, no podrás saber nunca cómo ayudar en la situación. Ella nunca te va a ser feliz, ella nunca te va a traer la cura para tu depresión . . . te puede acompañar, te puede ayudar, puede aumentar tu felicidad, puede hacerte llegar al orgasmo físico y emocional, pero todo esto esta siempre construido sobre ti, sobre lo que tú ya eres.
“¿Acaso le hiciste caso cuando te dijo que era mejor que te alejarás de ella y que por eso empezó a actuar de la manera que lo hizo, solamente porque te dijo que no la amabas realmente? Jajaja. ¿Ustedes que se conocen tanto que incluso pueden decir lo que el otro siente nadamás así? ni sabían lo que ustedes mismos querían y después de eso ella ya sabía que no la amabas y tu bien obediente le hiciste caso. Por dios, Philip, ¿Se dan cuenta que en realidad solamente le temen a lo que sienten porque creen que nadie los va a aceptar cómo son? Podrás estar en el espectro totalmente opuesto al de ella, pero siguen siendo humanos, y nosotros debemos de tener un equilibrio.
“Toma este ejemplo: las personas con síndromes pesadísimos, como esquizofrenia, demencia y esas cosas, están funcionando perfectamente bien y en acorde a su psique. El mundo está lleno de cosas terribles y las vemos a diario . . . ¿o no? No solamente me refiero a robar, matar y mentir, hay cosas que simplemente vemos como normales, pero no deberían de serlo para nada. ¿Cuántas personas no te pueden contar una historia en la que alguien a quien amaban tanto se fue con tal y tal, que les mintió en la cara cien veces y nunca pudieron recuperarse de ello? ¿qué pasa con todas esas personas que se van a acostar con quien se les de la gana? ¿qué pasa con todas esas personas que les parece bien agarrar a quien sea y violarlas? ¿qué pasa contigo que piensas que ella tiene la culpa porque no tienes la seguridad suficiente como para amar enfrente de todas las dificultades que hay en esta vida? Todo esta funcionando perfectamente en el nivel psíquico, aquí tus etiquetas de malo o bueno no sirven para absolutamente nada, porque todos tienen un propósito bien definido. ¿Puedes ver todo eso que consideras malo y retorcido y no juzgarlo? y más aún, ¿entenderlo?
“Creo que ya te has dado cuenta que todo esto duele más por lo que tu imaginas que por lo que realmente está pasando. Vives en una cárcel hecha de ti mismo, de tus pensamientos y creencias, tanto que simplemente no puedes ver la realidad, no solamente lo que está pasando, pero todo lo que puede pasar. Nunca eres realmente ninguna de las cosas que te dicen hasta que las aceptas. Si te dicen sucio, simplemente por algo que no sabías, tienes de dos: o lo cambias, o te quedas igual y peleas contra ti mismo. Ese dialogo interno, esas luchas internas que llevas a cabo a través de todo el día no son realmente con esa persona, son contigo mismo. Y cuando veas a esa persona de nuevo, no lo vas a ver en realidad, solamente vas a poder verte a ti mismo juzgándote por lo que no aceptaste que eras. . . . Hermano, aceptar no significa dejar ser o tolerar, significa saber desde donde estás partiendo para lograr llegar hacía tu destino. Puede que la vida no sea una línea recta entre A y B, pero sigue teniendo una A y una B, un punto inicial y uno final. Si no sabes desde donde partir, nunca podrás realmente llegar a la tierra prometida. Es por eso que me agrada que seas sincero, aunque por lo que estés pasando no me pueda causar otra cosa que risa. Y es que cuando por fin lo veas desde otro lado, cuando hayas avanzado, te vas a reír de la misma manera.
“También sé que siempre has querido ser como yo. Tratas de caminar el mismo camino, con los mismos zapatos. . . . En algún momento también fui como tú. Tenía una novia llamada Darla por la cual perdí absolutamente la cabeza. No sabía que estaba pasando, pero algo realmente feo me estaba pasando. Me tomó 10 años salir de ella. ¿Y sabes lo que me hizo salir por fin de ella? Simplemente aceptar por lo que estaba pasando. No sé por cuántos años trate de regresar con ella, a veces nos vimos, cojíamos, tratamos de nuevo, pero nada funcionaba. Entonces un día se apareció mi abuelo por aquí, cerca de la casa, me preguntó cómo estaba nuestro padre, y después dijo que le había puesto Francisco por Goya. Jajaja. ¿Puedes creerlo? El viejo si que estaba loco. Pero en ese momento algo entró en mí, y empecé a escribir algo. En unos pocos días lo terminé, le puse de título La Transformación, como la novela de Kafka . . . sí, esa que erróneamente llaman La Metamorfosis, como la épica de Ovidio. En fin, en ella retrataba mi historia, simplemente la retrataba, y al final, en los últimos capítulos, trataba de encontrar la respuesta a lo que me estaba pasando . . . pero no la encontraba. Todos los primeros capítulos no me tomaron más de unas horas completarlos, pero ese último capitulo se portó muy mal conmigo. Y mientras trataba de descubrir lo que podía hacer, simplemente deje de pensar tanto en ella, y empecé a cambiar las cosas hacía mí. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba pasando: estaba culpándola a ella por cómo me sentía, por tener dudas con respecto a mí mismo, por simplemente depender de ella para recibir todo, porque sin ella y su aprobación aparentemente yo no existía. El abuelo siempre busco la aprobación de una mujer que conoció en Mazatlán, se llamaba Remedios; nuestros padres siempre tuvieron problemas consigo mismos, Linda una vez me contó que no se habían separado por nosotros, pero Pedro decía que por nosotros era por lo que se iban a separar. Y bueno, ahora lo están, pero no por nuestra culpa. Verás, siempre me ha causado mucha curiosidad que te hayan puesto Felipe, porque es “Fe” de Federico, “Li” de Linda y “Pe” de Pedro, y tú primer nombre, Ángel, mensajero, daría el significado de que tu vida es el mensaje o que eres el mensajero de las vidas de nuestros antepasados. Siempre me pareció curioso, pero ahora que me cuentas de ella, veo que era un mal presagio, pues estás cometiendo los mismos errores que ellos hicieron.
“Cuando terminé la obra, el último capitulo solamente decía todo aquello que me hacía feliz. La releí y estuve satisfecho con ella. Para terminarla, le puse un epígrafe por Chejov, que escribió en una carta para un amigo: ‘una historia sobre un hombre joven, el hijo de un siervo, que ha servido en una tienda, cantando en un coro, atendido el bachillerato y la universidad, que ha sido educado para respetar a todo aquel con mayor rango y posición, a besar las manos del padre, a reverenciar las ideas de otras personas, a ser agradecido con cada mota de pan, que ha sido muchas veces azotado, que ha ido de un pupilo a otro sin zapatos, que ha sido usado para atormentar animales, que ha disfrutado de cenar con sus relaciones adineradas, y ha sido hipócrita frente a Dios y al hombre desde la mera consciencia de su propia insignificancia—escribir sobre como este joven exprime al esclavo de sí, gota por gota, y como al despertar una hermosa mañana ya no siento en sus venas la sangre de un esclavo pero aquella de un hombre real.’
“Así que aquí, te digo a ti, ¿qué vas a hacer ahora que sabes que la relación que quieres tener con ella, y más aún, todas las relaciones que tienes, sean personas o objetos, dependen de la relación que tengas contigo?”
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.09 02:35 Yess1505 Hay personas que por más que uno hablé en vez de escuchar prefieren hacer cosas malas..y tú te hagas daño..mucho daño, te generen un miedo un trauma que ya te cuesta superar..

Hay una persona que me ah lastimado de mil formas y yo todavía le eh perdonado lo mal que se ah comportado conmigo, me ah traicionado me ah echo llorar asta cansarme por sus comentarios, me eh peleado con todos con tal de que esa persona esté bien. Aunque suene raro, Haci es ..hay una persona que yo de forma tan estúpida le quiero después de muchas cosas..le eh respetado, le eh protegido y le eh apoyado haci termine mal con cualquier persona. La vida es muy dura y más cuando desde muy joven te das cuenta de los terrores qye cometen las personas cercanas ah ti, de los ejemplos que te dan, de lq forma tan asquerosa que te tratan. Estoy herida ya me an lastimado de más las personas que eh confiado. Me da ganas de irme de este jodido país a un lugar mejor lejos de ellos, lejos de todos, de esta forma me hacen sentir. Siempre eh sido alguien de emociones fuertes pero no me animo a mostrarlas, si me pongo feliz estoy alegre de más casi pareciendo loca, si estoy triste no solo tengo una cara apagada si no que me deprimo en el cuarto a llorar asta terminar de pelar la pared con las uñas, si estoy enojada empiezo a gritar y mejor me voy a mi cuarto a calmarme, si estoy sería te ignoro del todo y pareciera ser tan grocera. Lo malo es que también de mi sentimiento de amistad soy tan jodidamente amiga, me preocupo de más asta que estés bien. Está persona se avía separado de amigos que siempre le hacían todo tipo de daño y ella no le importaba quedar mal con su familia o con quien fuera con tal de complacerle a la otra persona (de ella aprendí a ser haci, tome su ejemplo). Resulta que conoció a alguien que después de todo le perdono que le hablara de una manera grotesca de sexualidad hacia ella, no le importaba, le hablaba de todas formas groceras e inrrespetuosa..resulta que el según era el único "hombre" que avía conocido. Y se encariño con el y se enamoro resulta que esta chica dejo de hablar con amigos, dejo de tener novios por qué no podría superar a esta persona. Después del todo daño que le hacía aún Haci le quería. Resulta que después dejo de hablar con todas estas personas solo para inventarse en su mente que este niño si le quería. La saco el a ella de su casa (ella termino mal, casi separa a toda la familia, todo iba a terminar en algo legal, dejo la escuela) todo por qué el niño le enseño a salirse de su casa y seguir el mal ejemplo. Muchos dicen que "todos los adolecentes en algún momento les va a nacer la idea de salirse por la ventana* Bla bla bla cosas bobas. Yo no sabía que cuando te salias de tu casa tenías que vivir con personas que te iban a tratar muy mal, que te Iván a gritar que te darían empujones, que pasabas hambre por esos amiguitos. ¿Dónde está lo divertido? No existe, ella paso por todo eso y realmente la paso muy mal en todos los sentidos todo por complacer al niño ese. Resulta que después yo me empeze a preocupar más por ella por qué pasaba cosas muy malas. Pasaron cosas más malas pero yo ya no quiero recordar eso. Solo puedo decir que me traicionó y me hizo entrar en un trauma que yo no eh podido salir todo por qué era mi único ejemplo por qué yo no tenía amigos y no sabía a quién más acudir. Resulta que ahora me sale con que dejó de hablarle ya después que me traicionó me humilló me manipuló por casi 5 veces pero yo la perdone por qué no quería agregarle otro problema a su vida. Resulta que en un momento todos le dijieron lo mala influencia que era el para ella y ella decidio dejarlo...tiempo después ya empezó de cero y estaba cambiando, todo bien, empezó a estudiar (resultó que era inteligente) y todo bien y asta que apenas hace 2 semanas me di cuenta que estaba muy distante y muy extraña conmigo....ayer me quería pasar una foto por WhatsApp y me doy cuenta que tenía un contacto nuevo con la foto de ese niño y empezó a hablar con el de nuevo y me sentí muy mal por qué ella no ah querido estudiar..(yo me preocupe de que ella estudie por qué quería que ella tuviera un buen trabajo como la vez que me dijo que era su "sueño" de trabajar mucho y tener casa, carro y cosas bien y yo quería que Haci sería y que le apoyaría). Pero ayer hablé y le dije que por qué me hacía esto otra vez, que ya me hizo sentir mal tantas veces por culpa de esa persona que ya me avía humillado y pisoteado y yo todavía le avía perdonado. Pues nada, tuvimos una gran plática eh estado muy triste por qué yo sé que ella hará lo mismo de nuevo, ella le encanta tener malos amigos y que después la boten y se ponga triste como le encanta estar. Pero pues yo me preocupe por qué quiero lo mejor para ella pero a ella no le importa como haga sentir a los demás, ese niño saca su lado de ella más asqueroso. Resulta que llegamos a la conclusión de que ella me confeso cosas peores de el y yo ya no sabía que hacer, si sentir tristeza, miedo.no se. Resulta que ayer llegamos a esa conclusión y ella me dijo que le hace mucho daño estar con el, que se siente prohibida a tener amigos, novio. Que se siente acorralada de el. Bueno pues le dije que arreglará todo que esa persona le hace mucho daño y ella empezó a llorar por todo lo malo que me contó de el. Pues me dijo que se enfrentaría y que todo iría bien, su mejor amigo le dijo que porfavor lo dejara ya, que lo superará que no es buena influencia, lo cual todos le dijimos pero ella no hace caso, le encanta que la traten Haci de mal. Resulta que en el momento que hablaría con esa persona ella llego asta el límite de hacerse pasar por otra persona y sacarle el número de teléfono y rogarle que le hablara el a ella. Haci de enfermizo pues resulta que en el momento de hablar con él para decirle que ya la dejara en paz pues que ella no pudo y no quiso dejarle que por qué ella sabe que el la quiero mucho. Pues nadamás ella me dijo que el le dijo que "espero que la decisión sea tulla y que nadie te esté diciendo que hacer" dijo otras cosas que parecía que no le importaba que ella quedará bien con su familia solo le importaba que ella quedará bien con el. Pues resulta que ella es una persona que le gusta ver caso que salen como en el programa de "lo que callamos las mujeres" y siempre que sale un hombre manipulador, que habla mal de la familia, que es agresivo, controlador ella se enoja mucho y empieza a gritarle a la televisión. Cuando ella también está como la actriz del caso que prefiere a un hombre que el apoyo de su familia. Pues nada, el chico este la manipuló con todos los chantajes que uno se puede imaginar y puede crear para que ella aceptará quedar con el. Yo tengo miedo, me quiero ir a otro país yo ya no quiero estar con ella por qué no me hace bien a mi salud mental me preocupo tanto para que me salga con que siempre "No quiero", pues ya en fin yo ya eh aguantado muchas humillasiones, muchas manipulaciones, muchas traiciones de parte de ella y siempre la eh querido apoyar para todo pero ella prefiere que la traten malby la manipulen, le encanta. ¿Yo que mas puedo hacer? Yo ya no creo soportar sus humillasiones, sus malos ejemplos, yo ya no soportaria otra traiccion de ella. Le dije "me lastima mucho lo que haces" su amigo también se enojo por lo que hizo y ella solo dijo "el ya no es mi amigo" y se molestó con el. Bueno pues que más puedo hacer..hay personas que por más que uno intente hablar y intente cambiarle no entienden, les gusta la vida de fantasía, la vida falsa. Yo ya no quiero a alguien Haci en mi vida, yo ya me eh cansado de soportará que un día regresa con la misma persona que la hace llorar y el día siguiente está llorando por qué la lastimo. Yo solo conclui con que "toma la decisión que quieras pero no es lo que yo apoyo, solo te pido que de mi no pidas que te apoye por qué no lo voy a hacer, me haz lastimado por tu manipulacion". Haci que yo ya me hize la porvencida yo ya no quiero nada con ella...ya eh llorado tanto por hacerla entender, ya eh quedado mal con todos por sus ejemplos, yo ya estoy muy mal, me hace mucho daño estar con ella, ayudarla yo ya no puedo.
Ella es todavía menor de edad, es muy pequeña y ya ah cometido infinidad de errores por complacer a alguien y el es un "vivido" que le encanta la vida fácil y no le importa a quién perjudica.
submitted by Yess1505 to espanol [link] [comments]


2019.12.31 20:16 Severianes Martes de ciencia y fin de año en República Argentina: El monólogo de Segismundo

El monólogo de Segismundo

¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.
Estuve leyendo sobre el sueño. Es increíble que, tratándose de un fenómeno que experimentamos absolutamente todos durante toda nuestra vida, aún se conoce muy poco sobre su fisiología, su función biológica y su causa evolutiva.
¡Es que se trata de un problema muy complejo!
La cantidad de horas que necesitamos dormir diariamente se determina clínicamente, de acuerdo a qué tan bien nos sentimos durante el día. Un recién nacido duerme hasta 18 horas diarias, un nene en edad escolar entre 10 y 12 horas, un adulto normal entre 7 y 9, y un anciano entre 6 y 8.
La hora de irnos a dormir la fija nuestro ritmo circadiano, que es un reloj bioquímico que se localiza en el centro del cerebro, en la región conocida como hipotálamo.
Este reloj funciona autónomamente, pero se mantiene sincronizado en 24 horas siguiendo los ciclos de luz diurna. En ausencia de tales ciclos, como les sucede a quienes viven muy al norte o en cavernas subterráneas, el ritmo circadiano se alarga un poco, hasta unas 27 horas.
La vida acelerada o los viajes largos provocan desincronización circadiana o jet lag, lo que nos hace sentirnos con sueño todo el día. La iluminación artificial, los flashes repentinos, y la luz con una alta componente azul, pueden resetear el ritmo circadiano, haciendo que nos cueste dormirnos. Según algunos, el mirar la pantalla de la TV o el celular puede provocar ese efecto, por lo que hay aplicaciones para evitarlo (Twilight)
El sueño se produce en ciclos de unos 90 minutos de duración, un adulto normal duerme cinco o seis ciclos cada noche. Cada uno de estos ciclos se compone de dos fases, la fase NREM y la fase REM. El acronono "REM" es por "Rapid Eye Movement", movimuento rapido de los ojos, mientras que "NREM" es No-REM.
Una noche de sueño normal consiste de varios ciclos, separados por momentos en los que nos despertamos muy brevemente. El primero y el último de tales ciclos son los mas cortos. Sin interrupciones externas, el sueño de un adulto termina después de finalizada la fase REM del quinto o sexto ciclo.
Interrumpir el sueño en medio de un ciclo, por ejemplo con el maldito despertador, hace que nos sintamos molestos toda la mañana. Para eso existen los despertadores inteligentes, aplicaciones para el celular que monitorean nuestra respiración y movimientos para despertarnos al final de un ciclo (SleepDroid).
Durante el sueño profundo se activa el sistema nervioso parasimpático, que regula las acciones involuntarias "lentas" del organismo. En particular, se producen los procesos de crecimiento, reparación celular y limpieza de residuos químicos en los músculos y el cerebro. El sistema parasimpático es responsable de la excitación sexual, por eso en ¡el 80% de los casos! los hombres tenemos erecciones nocturnas, a pesar de que los sueños eróticos son solo un 10%.
Incidentalmente, el sistema nervioso parasimpático usa casi los mismos nervios que el sistema nervioso simpático, responsable de las reacciones involuntarias "rápidas", como los sobresaltos, y que se activa en condiciones de estrés. Ambos sistemas no pueden funcionar al mismo tiempo, y por eso el estrés inhibe la reparación celular e impide dormir.
También en el sueño profundo, las memorias de corto plazo almacenadas en los hipocampos se mueven al neocortex, donde se transforman en memorias de largo plazo. De este modo seleccionamos qué parte de todp lo que nos pasó durante el día recordaremos como un constituyente de la historia de nuestra vida.
Una nota personal aquí: tengo epilepsia del lóbulo temporal, con foco en el hipocampo izquierdo. Viví un tiempo en Inglaterra donde, debido a que la baja luz diurna alteraba mi ritmo circadiano, tenía varias crisis diarias. Por eso, recuerdo muy poco de ese período de mi vida.
El sueño profundo durante la fase NREM tiene entonces funciones evidentes: la reparación corporal y la consolidación de las memorias del dia. Se entiende que la privación del mismo, por causas intrinsecas o extrínsecas, tenga consecuencias calamitosas, llegando a causar la muerte.
La fase REM en cambio, es completamente diferente. Si bien durante esta fase se producen los sueños, el neocortex esta desconectado de los hipocampos, y por eso los olvidamos al poco tiempo de despertar.
Los ojos se mueven siguiendo lo que vemos, pero todos los demás músculos están paralizados. Al parecer la función de la parálisis muscular es que no nos movamos siguiendo aquéllo que vemos en sueños. Cuando la parálisis no funciona se produce el sonambulismo. Cuando en cambio se prolonga más allá del despertar se produce la parálisis del sueño, durante la cual estamos despiertos pero no podemos movernos.
A veces la parálisis del sueño va acompañada de un falla en la integración sensorial: nuestro cerebro deduce de la información de nuestros sentidos que nuestro cuerpo está desplazado respecto del lugar donde realmente está. El resultado es que creemos ver una presencia en la habitación, o incluso nos vemos a nosotros mismos como si estuviéramos fuera de nuestro cuerpo.
No está claro si los sueños tienen una razón biológica para existir o si se trata de un epifenómeno, es decir una consecuencia accidental de algún otro proceso. Podría tratarse simplemente de nuestro cerebro tratando de darle significado al ruido que le llega desde los sentidos dormidos. Durante la fase REM nuestros lóbulos prefrontales laterales, que son la parte crítica y racional de nuestro cerebro, están muy poco activados. Por eso no nos resulta nada extraño que salga un tiranosaurio rex de adentro del placard, y sólo atinamos a salir corriendo.
Existe un estado de la conciencia ligeramente diferente al sueño REM, conocido como sueño lúcido. En él, somos conscientes de que estamos soñando y podemos en cierta medida darle forma a nuestros sueños. El sueño lúcido es de hecho una experiencia muy agradable: podés volar entre duendes, tomar una cerveza con Albert Einstein, y hacer el amor con Scarlett Johannson.
Existen técnicas para practicar el sueño lúcido, y comunidades de Internet que las cultivan. La principal consiste en acostumbrarse a realizar, durante el día, chequeos de realidad, que son pequeñas acciones que funcionan de un modo en la realidad y de otro en los sueños. Por ejemplo, leer un párrafo, desviar la vista,y luego releerlo: en los sueños el texto cambia.
El sueño lúcido debe practicarse cuando ya hemos dormido un rato, en nuestro último ciclo de sueño. Puede ser muy útil para combatir pesadillas e incluso miedos u obsesiones. Hay aplicaciones de Android para aprender las técnicas del sueno lúcido (Awoke).
Así que recuerden: duerman bien, mejora la salud y la calidad de vida.
What if you slept And what if in your sleep you dreamed And what if in your dream you went to heaven And there plucked a strange and beautiful flower And what if when you awoke you had that flower in your hand Ah, what then?
submitted by Severianes to Republica_Argentina [link] [comments]


2019.11.05 10:36 Davidemagx Historias del Kiosco 24 Hs (Tres)

Necesito dormir, hice 16 horas de corrido hoy por cubrir a una compañera que tuvo un accidente...

La llamada me llegó alrededor de las 15:30, tenía media cara hundida en la almohada, lo escuché por poco y di el manotazo a los libros apilados que me hacen las veces de mesita al lado de la cama para agarrar el celular apenas con los dedos. Muy torpemente lo acerqué al oído y dije "¿Mmm?", la voz de mi jefe me recibió con un "Chango ¿Me vas a decir que estabas durmiendo?"
- ¿Qué te parece que puedo estar haciendo después de laburarte toda la madrugada?
- No sé, ¿no probaste estar con una mina?
- ¿Tu señora?
- Concha de tu madre... Escuchá, hubo un accidente con el convoy hoy y Carla no va a hacer su turno...
- Entonces ¿pasa el convoy, se accidentan y Carla falta al laburo? Cualquier excusa para faltar.
- No, pelotudo, la chocaron a ella. Por eso no va a venir.
- Ah... Perdón... Bueno. Voy en 20', de paso me contas lo del accidente.
Llegué al kiosco media hora después y mi jefe estaba sentado en la mesa que tenemos armada adentro. Hacía calor afuera, demasiado para ésta época del año, así que se había puesto cómodo con una cerveza que ya iba por la mitad y que tuvo la gentileza de servirme en un vaso plástico tan pronto me vio entrar. Lo tomé y dije "No está mal para desayuno..." y me acerqué hasta el exhibidor donde están los alfajores y agarré un triple de chocolate.
- Descontame luego. - le dije.
- No te hagas drama... - dijo y miró por la ventana a la calle desierta. - Una de las camionetas se desvió del convoy hoy a la mañana, aceleró como para pasar a las demás y no alcanzó a frenar llegando a la esquina de los chinos. Carla estaba cruzando la calle en moto y la agarró en la rueda trasera. Está bien ella, quebrada, pero fuera de otro peligro. Ya está enyesada en su casa. La camioneta fue a parar contra un árbol en la vereda de enfrente y... - miró a la calle otra vez - ahí lo vimos bajar...
- ¿A quién? ¿El chofer? Hasta ahora que me contas esto creía y estaba convencido de que las controlaban por satélite... Bueno, ¿y a dónde está el tipo? Lo tienen preso, me imagino...
- No, se escapó. No dió tiempo de nada. Se bajó de la camioneta y salió corriendo pero...-
- No se habrá ido muy lejos si anda a pie. Como si pudiera esconderse, hay que buscar la cara extranjera y listo.- lo interrumpí.
- Dejame terminar, chango. Salió corriendo muy rápido, a lo Speedy Gonzalez. Los que alcanzaron a verlo de cerca dijeron que era todo negro, cabezón y flaco. Que parecía una sombra larga.
- Una sombra larga, ajá... - Dije tratando de asociar la descripción con algún ente que hubiese visto ya. No había visto nada igual antes.
- Bueno... Me voy a dormir la siesta... - dijo Hugo, mi jefe, y tomando lo que quedaba de cerveza de un solo trago se levantó. - Perdón que te haya hecho venir. Por el doble turno te voy a pagar el triple, sé que estás cansado. Le digo a mi señora que te traiga la cena esta noche. Cuidate chango. - y salió por la puerta sin esperar respuesta.
No voy a aburrirlos con los detalles de la tarde, aburrida y lenta para mi gusto. La rutina ordinaria se siente pesada para el que no acostumbra a tratarla o en mi caso, no estoy acostumbrado a tratar con clientes normales. El único alivio que tuve en ese horario me llegó cerca de las 19:25 cuando vi a Berto saliendo del baño caminando en dos patas, con un sobrecito de Tang de naranja - mango apretado en la axila derecha. Llevaba las patas delanteras echas una copa a la altura del hocico, me llevo un instante darme cuenta de lo que estaba haciendo, se estaba metiendo el jugo como si fuese de la pura mientras casualmente salía al patio por la puerta de atrás, sin prestarme la menor atención. "Mi dosis de normalidad" pensé en ese momento.

Para las 2 de la madrugada estaba a dos tragos de café de alcanzar la velocidad de la luz, en lo que era una mezcla de agotamiento y estados alterados por el exceso de cafeína. Si me hubiese dado un ataque cardíaco entonces habría estado seguro de que sólo se trataba de una corazonada. Tenía tanto Dolca encima que de todas maneras mi cuerpo se habría negado a morir y no, nadie me batió el docla.
Había limpiado el piso dos veces, llenado las heladeras y freezers por encima de sus capacidades normales y pasado el trapo a todos los chocolates y paquetes de galletitas en las exhibidoras de manera que no tenía más qué hacer y las opciones se agotaban rápido. Netflix y Youtube fallaban en mantenerme despierto, no había un alma en la calle, todo estaba tranquilo. De hecho, muy tranquilo... Era raro. No, se sentía raro, como si me estuvieran observando desde afuera. Una mirada intensa capaz de penetrar el vidrio grueso de la ventana, de hecho al mirar por ella vi que la noche era más oscura de lo normal, que las luces no la cortaban y me sentí como atrapado en un cajón. Empecé a agitarme, a respirar hondo mientras una sensación repentina de puro terror me sobrevino salida de la nada. No entendía por qué o qué podría causarlo, después de las cosas que había visto esto era enteramente nuevo. Había maldad en el aire, demasiada como para poder ser tangible, transpiraba por cada poro y temblores se apoderaron de mi cuerpo. Estaba entumecido de pánico y no podía quitar la vista de la ventana, ví entonces la extensión de una extremidad salir desde la oscuridad. Lo que emergió desafiaba completamente todo el sentido de razón que tenía construído hasta entonces, lo que es decir mucho si tienen en cuenta mis experiencias cotidianas en éste lugar. Era alto, dos metros y algo con facilidad, cuerpo delgado, los brazos terminaban en puntas redondeadas y no tenía piés o al menos eran iguales a los brazos, la cabeza era desproporcionadamente grande. Circular, enorme, como un chupetín excepto que en vez de palito negro era todo oscuro y en vez de estar hecho de caramelo estaba hecho de maldad absoluta. Era un... Un... Un hombre palo... ¿Vieron esos dibujos o animaciones con hombrecitos hechos de palitos? Como los que hacíamos cuando éramos chicos al estar aburridos en clase. Así.
Dió un paso hacia adelante y me dí cuenta, tenía abierta la puerta y no había manera de que llegara a cerrarla antes de que lo tuviera adentro... Reformulando no había forma de que yo llegara a cerrar la puerta antes de que... ¿entrara al local? Comencé a moverme forzando cada fibra del cuerpo para salir del estado en el que estaba, tarea que no me resultó nada sencilla, muy despacito como para que no se diera cuenta de lo que estaba por suceder. Logré moverme un paso cuando volví a sentir que me miraba y al ver por la ventana el hombrecito estaba quieto, mirándome fijo a los ojos, ¿cómo sabía yo que me estaba mirando fijo a los ojos? no sé, lo sentí. No tenía ojos por ninguna parte y aún así estaba viéndome directamente a los ojos. Penetrándome... Reformulando otra vez, ¿atravesandome? con la vista! Supe que el sabía lo que estaba por hacer, peor aún, yo sabía que él sabía que yo sabía que él sabía que yo también sabía. Corrí hasta la puerta y por la periferia de mi visión lo ví correr a una velocidad tal que parecía una distorsión. Tres zancadas llegué a dar y quedar frente a la puerta pero me lo encontré de golpe y moviéndose a como una tren bala en dirección a mi, creí que iba a ser mi final, no vi mi vida pasar frente a mis ojos pero sí apreté en asterisco para no desgraciarme de miedo, puse las manos en frente para recibir el impacto y ¡Bam! El desgraciado se dió la cabeza como venía con el marco de la puerta, escupiendo un pedazo de papel de donde la boca debería haber estado, que aterrizó entre mis pies. El hombrecito completó medio giro en el aire y cayó al suelo con fuerza. Inmediatamente me sentí mejor después de eso, tomé el papelito. Escrito en imprenta y con mayúscula decía "D'oh!"

Lentamente se puso de pié y me miró. Otro papel salió de su boca, esta vez me lo alcanzó él, decía "¡Aquí viene el dolor!" y se refregaba la cabeza donde se golpeó.
- ¿Estás citando a Carlito de Carlito's Way? - pregunté y otro papel salió de él, me lo alcanzó gentilmente.
" Sí, sensei!"
- ¿Karate kid? - dije y aún otro papel salió.
"Sí, sensei!" otra vez.
- Entonces... No hablás y te comunicas con estos papelitos. De eso puedo darme cuenta... - el hombre se puso de pié sin dejar de refregarse la cabeza. -... ¿qué sos? no había visto uno como vos antes. - pregunté. Otro papel.
"¡Soy tu padre!"
- Star Wars. te afectó el golpe parece...
"Sin daño cerebra-bra-bra-bra-bra"
- Homero Simpson cuando se arrancó el chip. ¿Hablás en citas entonces?
"Sí, sensei!"
- Bárbaro... - pausé por un segundo. - ¿Me vas a matar? -
"¿Matarte? No quiero matarte..."
- ¿Entonces a qué viniste?
"Haz el amor y no la guerra."
- ¡Epa! No me gustó nada ahí. ¿Venís a violarme?
"No Lisa, no estoy comiendo sapos"
- ¿Ah?
"¡Nooo!"
- ¿Darth Vader en el episodio III?
"¡Simón!"
- ¿De donde carajo sacas las citas?
"Usamos la red mundial de redes."
- Me estás jodiendo... Optimus Prime en Transformers. ¿Y no podías aprender a hablar bien?
"La educación hace al sabio un poco más sabio, pero hace al idiota infinitamente más peligroso."
- No tengo idea de cómo interpretar eso... ¿Y de donde carajo salen tantos papeles? ¿Sos un robot, una impresora? ¿Qué sos? - tras unos segundos tres papeles salieron de el hombre palo respondiendo por separado cada pregunta,
" Bueno, pues , no se...mmm"
"No me pregunten quién soy ni me pidan que siga siendo el mismo." y,
"Lo siento, mis respuestas son limitadas. Debes hacer las preguntas correctas."
- Ok... Evidentemente no vamos a ir a ningún lado con el ping pong. Decime al menos qué querés acá, conmigo...
"Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos."
- De verdad necesitas mejorar tus respuestas. ¿Y ahora, qué hacemos?
"Hay cosas que hay que hacer y las haces y no hablas nunca de ellas."
- Sabés, citando a El Padrino das la vibra de mafioso... - antes de que pudiera formular otra pregunta o decir algo, un nuevo papelito
"Volveré, Bennett", decía. No podía no reconocer una línea de Comando así que sólo pude responder con lo que correspondía, - Te estaré esperando, John. - y así como así se alejó a la misma velocidad con que inicialmente había querido entrar. Sí oí el ruido de algunos tachos de basura desparramarse a la distancia y alguna alarma de auto, como si se los hubiese llevado puestos. Vi el montón de papeles que tenía en la mano, los hice un bollo y tan pronto abrí los dedos recobraron su forma original sin exhibir una sola arruga o marca. Bueno, no era papel, después de unas horas se desintegraron sin dejar rastro.
Cuestioné si era sano para mi salud mental seguir con éstas cosas, quizás debería tratar de salir de acá y llevarme mi depresión a un lugar más normal... Al final me venció el sueño, y honestamente también la curiosidad. Volví al escritorio y empecé a tipear ésto. Me dormí cuando iba por la mitad y me desperté cuando escuché a Berto cantar Kilómetro 11 en guaraní a todo pulmón, usando el escobillón como guitarra.
"Aní nde pochi Angha che ndivé Desengaño ité Manté arekó Che aká tavi Angyha oiku´á Nde rejhe kuñá Che upeicha aikó..."
Puedo cerrar la noche con ésto, de verdad necesito dormir.
submitted by Davidemagx to ArgentinaFantastica [link] [comments]


2019.10.28 23:23 Farajo001 Una Historia de Terror: "La casa de Adela" de Mariana Enriquez

Es recomendable que apagues la luz, cierres la persiana ya que no debe haber ninguna luz
(Si disfrutaste de esta historia, por favor dale a la flecha naranja y comentá cómo te hizo sentir)
" Todos los días pienso en Adela. Y si durante el día no aparece su recuerdo —las pecas, los dientes amarillos, el pelo rubio demasiado fino, el muñón en el hombro, las botitas de gamuza—, regresa de noche, en sueños. Los sueños con Adela son todos distintos, pero nunca falta la lluvia ni faltamos mi hermano y yo, los dos parados frente a la casa abandonada, con nuestros pilotos amarillos, mirando a los policías en el jardín que hablan en voz baja con nuestros padres.
Nos hicimos amigos porque ella era una princesa de suburbio, mimada en su enorme chalet inglés insertado en nuestro barrio gris de Lanús, tan diferente que parecía un castillo, y sus habitantes, los señores, y nosotros, los siervos en nuestras casas cuadradas de cemento con jardines raquíticos. Nos hicimos amigos porque ella tenía los mejores juguetes importados, que le traía su papá de Estados Unidos. Y porque organizaba las mejores fiestas de cumpleaños cada 3 de enero, poco antes de Reyes y poco después de Año Nuevo, al lado de la pileta, con el agua que, bajo el sol de la siesta, parecía plateada, hecha de papel de regalo. Y porque tenía un proyector y usaba las paredes blancas del living para ver películas mientras el resto del barrio todavía tenía televisores blanco y negro.
Pero, sobre todo, nos hicimos amigos de ella, mi hermano y yo, porque Adela tenía un solo brazo. O a lo mejor sería más preciso decir que le faltaba un brazo. El izquierdo. Por suerte no era zurda. Le faltaba desde el hombro; tenía ahí una pequeña protuberancia de carne que se movía, con un retazo de músculo, pero no servía para nada. Los padres de Adela decían que había nacido así, que era un defecto congénito. Muchos otros chicos le tenían miedo, o asco. Se reían de ella, le decían monstruita, adefesio, bicho incompleto; decían que la iban a contratar en un circo, que seguro estaba su foto en los libros de medicina.
A ella no le importaba. Ni siquiera quería usar un brazo ortopédico. Le gustaba ser observada y nunca ocultaba el muñón. Si veía la repulsión en los ojos de alguien, era capaz de refregarle el muñón por la cara o sentarse muy cerca y rozar el brazo del otro con su apéndice inútil, hasta humillarlo, hasta dejarlo al borde de las lágrimas.
Nuestra madre decía que Adela tenía un carácter único, era valiente y fuerte, un ejemplo, una dulzura, qué bien la criaron, qué buenos padres, insistía. Pero Adela decía que sus padres mentían. Sobre el brazo. No nací así, contaba. Y qué pasó, le preguntábamos. Y entonces ella contaba su versión. Sus versiones, mejor dicho. A veces contaba que la había atacado su perro, un dóberman negro llamado Infierno. El perro se había vuelto loco, les suele pasar a los dóberman, una raza que, según Adela, tenía un cráneo demasiado chico para el tamaño del cerebro; por eso les dolía siempre la cabeza y se enloquecían de dolor, se les trastornaba el cerebro apretado contra los huesos. Decía que la había atacado cuando ella tenía dos años. Se acordaba: el dolor, los gruñidos, el ruido de las mandíbulas masticando, la sangre manchando el pasto, mezclada con el agua de la pileta. Su padre lo había matado de un tiro; excelente puntería, porque el perro, cuando recibió el disparo, todavía cargaba con Adela bebé entre los dientes.
Mi hermano no creía en esta versión.
—A ver, ¿y la cicatriz dónde está?
Ella se molestaba.
—Se curó rebién. No se ve.
—Imposible. Siempre se ven.
—No quedó cicatriz de los dientes, me tuvieron que cortar más arriba de la mordida. .
—Obvio. Igual tendría que haber cicatriz. No se borra así nomás.
Y le mostraba su propia cicatriz de apendicitis, en la ingle, como ejemplo.
—A vos porque te operaron médicos de cuarta. Yo estuve en la mejor clínica de Capital.
—Bla bla bla —le decía mi hermano, y la hacía llorar. Era el único que la enfurecía. Y, sin embargo, nunca se peleaban del todo. Él disfrutaba con sus mentiras. A ella le gustaba el desafío. Y yo solamente escuchaba y así pasaban las tardes después de la escuela hasta que mi hermano y Adela descubrieron las películas de terror y cambió todo para siempre.
No sé cuál fue la primera película. A mí no me daban permiso para verlas. Mi mamá decía que era demasiado chica. Pero Adela tiene mi misma edad, insistía yo. Problema de sus papás si la dejan: ya te dije que no, decía mi mamá, y era imposible discutir con ella.
—¿Y por qué a Pablo lo dejás?
—Porque es más grande que vos.
—¡Porque es varón! —gritaba mi papá, entrometido, orgulloso.
—¡Los odio! —gritaba yo, y lloraba en mi cama hasta quedarme dormida.
Lo que no pudieron controlar fue que mi hermano Pablo y Adela, llenos de compasión, me contaran las películas. Y cuando terminaban de contarme las películas, contaban más historias. No puedo olvidarme de esas tardes: cuando Adela contaba, cuando se concentraba y le ardían los ojos oscuros, el parque de la casa se llenaba de sombras, que corrían, que saludaban burlonas. Yo las veía cuando Adela se sentaba de espaldas al ventanal, en el living. No se lo decía. Pero Adela sabía. Mi hermano no sé. Él era capaz de ocultar mejor que nosotras.
Él supo ocultar hasta el final, hasta su último acto, hasta que solamente quedó de él ese costillar a la vista, ese cráneo destrozado y, sobre todo, ese brazo izquierdo en medio de las vías, tan separado de su cuerpo y del tren que no parecía producto del accidente —del suicidio, le sigo diciendo accidente a su suicidio—; parecía que alguien lo había llevado hasta el medio de los rieles para exponerlo, como un saludo, un mensaje.
La verdad es que no recuerdo cuáles de las historias eran resúmenes de películas y cuáles eran inventos de Adela o Pablo. Desde que entramos en la casa, nunca pude ver una película de terror: veinte años después conservo la fobia y, si veo una escena por casualidad o por error en la televisión, esa noche tomo pastillas para dormir y durante días tengo náuseas y recuerdo a Adela sentada en el sofá, con los ojos quietos y sin su brazo, mientras mi hermano la miraba con adoración. No recuerdo, es cierto, muchas de las historias: apenas una sobre un perro poseído por el demonio —Adela tenía debilidad por las historias de animales—, otra sobre un hombre que había descuartizado a su mujer y había ocultado sus miembros en una heladera y esos miembros, por la noche, habían salido a perseguirlo, piernas y brazos y tronco y cabeza rodando y arrastrándose por la casa, hasta que la mano muerta y vengadora mató al asesino apretándole el cuello —Adela tenía debilidad, también, por las historias de miembros mutilados y amputaciones—; otra sobre el fantasma de un niño que siempre aparecía en las fotos de cumpleaños, el invitado terrorífico que nadie reconocía, de piel gris y sonrisa ancha.
Me gustaban especialmente las historias sobre la casa abandonada. Incluso sé cuándo comenzó la obsesión. Fue culpa de mi madre. Una tarde, después de la escuela, mi hermano y yo la acompañamos hasta el supermercado. Ella apuró el paso cuando pasamos frente a la casa abandonada que estaba a media cuadra del negocio. Nos dimos cuenta y le preguntamos por qué corría. Ella se rió. Me acuerdo de la risa de mi madre, de lo joven que era esa tarde de verano, del olor a champú de limón de su pelo y de la carcajada de chicle de menta.
—¡Soy más tonta! Me da miedo esa casa, no me hagan caso.
Trataba de tranquilizarnos, de portarse como una adulta, como una madre.
—Por qué —dijo Pablo.
—Por nada, porque está abandonada.
—¿Y?
—No hagas caso, hijo.
—¡Decime, dale! .
—Me da miedo que se esconda alguien adentro, un ladrón, cualquier cosa.
Mi hermano quiso saber más, pero mi madre no tenía mucho más para decir. La casa había estado abandonada desde antes de que mis padres llegaran al barrio, antes del nacimiento de Pablo. Ella sabía que, apenas meses antes, se habían muerto los dueños, un matrimonio de viejitos. ¿Se murieron juntos?, quiso saber Pablo. Qué morboso estás, hijo, te voy a prohibir las películas. No, se murieron uno atrás del otro. Les pasa a los matrimonios de viejitos, cuando uno se muere, el otro se apaga enseguida. Y, desde entonces, los hijos se están peleando por la sucesión. Qué es la sucesión, quise saber yo. Es la herencia, dijo mi madre. Se están peleando para ver quién se queda con la casa. Pero es una casa bastante chota, dijo Pablo, y mi mamá lo retó por usar una mala palabra.
—¿Qué mala palabra?
—Sabés perfectamente: no voy a repetir.
—«Chota» no es una mala palabra.
—Pablo, por favor.
—Bueno. Pero está que se cae la casa, mamá.
—Qué sé yo, hijo, querrán el terreno. Es un problema de la familia.
—Para mí que tiene fantasmas.
—¡A vos te están haciendo mal las películas! .
Yo creí que le iban a prohibir seguir viendo películas, pero mi mamá no volvió a mencionar el tema. Y, al día siguiente, mi hermano le contó a Adela sobre la casa. Ella se entusiasmó: una casa embrujada tan cerca, en el barrio, a dos cuadras apenas, era la pura felicidad. Vamos a verla, dijo ella. Los tres salimos corriendo. Bajamos a los gritos las escaleras de madera del chalet, muy hermosas (tenían de un lado ventanas con vidrios de colores, verdes, amarillos y rojos, y estaban alfombradas). Adela corría más lento que nosotros y un poco de costado, por la falta del brazo; pero corría rápido. Esa tarde llevaba un vestido blanco, con breteles; me acuerdo de que, cuando corría, el bretel del lado izquierdo caía sobre su resto de bracito y ella lo acomodaba sin pensar, como si se sacara de la cara un mechón de pelo.
La casa no tenía nada especial a primera vista, pero, si se le prestaba atención, había detalles inquietantes. Las ventanas estaban tapiadas, cerradas completamente, con ladrillos. ¿Para evitar que alguien entrara o que algo saliera? La puerta, de hierro, estaba pintada de marrón oscuro; parece sangre seca, dijo Adela.
Qué exagerada, me atreví a decirle. Ella solamente me sonrió. Tenía los dientes amarillos. Eso sí me daba asco, no su brazo, o su falta de brazo. No se lavaba los dientes, creo; y, además, era muy pálida y la piel traslúcida hacía resaltar ese color enfermizo, como en los rostros de las geishas. Entró en el jardín, muy pequeño, de la casa. Se paró en el pasillo que llevaba a la puerta, se dio vuelta y dijo:
—¿Se dieron cuenta?
No esperó nuestra respuesta.
—Es muy raro, ¿cómo puede ser que tenga el pasto tan corto?
Mi hermano la siguió, entró en el jardín y, como si tuviera miedo, también se quedó en el pasillo de baldosas que iba de la vereda a la puerta de entrada.
—Es verdad —dijo—. Los pastos tendrían que estar altísimos. Mirá, Clara, vení.
Entré. Cruzar el portón oxidado fue horrible. No lo recuerdo así por lo que pasó después: estoy segura de lo que sentí entonces, en ese preciso momento. Hacía frío en ese jardín. Y el pasto parecía quemado. Arrasado. Era amarillo y corto: ni un yuyo verde. Ni una planta. En ese jardín había una sequía infernal y al mismo tiempo era invierno. Y la casa zumbaba, zumbaba como un mosquito ronco, como un mosquito gordo. Vibraba. No salí corriendo porque no quería que mi hermano y Adela se burlaran de mí, pero tenía ganas de escapar hasta mi casa, hasta mi mamá, de decirle sí, tenés razón, esa casa es mala y no se esconden ladrones, se esconde un bicho que tiembla, se esconde algo que no tiene que salir.
Adela y Pablo no hablaban de otra cosa. Todo era la casa. Preguntaban en el barrio sobre la casa. Preguntaban al quiosquero y en el club; a don Justo, que esperaba el atardecer sentado en la puerta de su casa, a los gallegos del bazar y a la verdulera. Nadie les decía nada de importancia. Pero varios coincidieron en que la rareza de las ventanas tapiadas y ese jardín reseco les daba escalofríos, tristeza, a veces miedo, sobre todo miedo de noche. Muchos se acordaban de los viejitos: eran rusos o lituanos, muy amables, muy callados. ¿Y los hijos? Algunos decían que peleaban por la herencia. Otros que no visitaban a sus padres, ni siquiera cuando se enfermaron. Nadie los había visto. Nunca. Los hijos, si existían, eran un misterio.
—Alguien tuvo que tapiar las ventanas —le dijo mi hermano a don Justo.
—Vos sabés que sí. Pero lo hicieron unos albañiles, no lo hicieron los hijos.
—A lo mejor los albañiles eran los hijos.
—Seguro que no. Eran bien morochos los albañiles. Y los viejitos eran rubios, transparentes. Como vos, como Adelita, como tu mamá. Polacos debían ser. De por ahí.
La idea de entrar en la casa fue de mi hermano. Me lo sugirió primero a mí. Le dije que estaba loco. Estaba fanatizado. Necesitaba saber qué había pasado en esa casa, qué había adentro. Lo deseaba con un fervor muy extraño para un chico de once años. No entiendo, nunca pude entender qué le hizo la casa, cómo lo atrajo así. Porque lo atrajo a él, primero. Y él contagió a Adela.
Se sentaban en el caminito de baldosas amarillas y rosas que partía el jardín seco. El portón de hierro oxidado estaba siempre abierto, les daba la bienvenida. Yo los acompañaba, pero me quedaba afuera, en la vereda. Ellos miraban la puerta, como si creyeran que podían abrirla con la mente. Pasaban horas ahí, sentados, en silencio. La gente que pasaba por la vereda, los vecinos, no les prestaban atención. No les parecía raro o quizá no los veían. Yo no me atrevía a contarle nada a mi madre.
O, a lo mejor, la casa no me dejaba hablar. La casa no quería que los salvara.
Seguíamos reuniéndonos en el living de la casa de Adela, pero ya no se hablaba de películas. Ahora Pablo y Adela —pero sobre todo Adela— contaban historias de la casa. De dónde las sacan, les pregunté una tarde. Parecieron sorprendidos, se miraron.
—La casa nos cuenta las historias. ¿Vos no la escuchás?
—Pobre —dijo Pablo—. No escucha la voz de la casa.
—No importa —dijo Adela—. Nosotros te contamos.
Y me contaban.
Sobre la viejita, que tenía ojos sin pupilas pero no estaba ciega.
Sobre el viejito, que quemaba libros de medicina junto al gallinero vacío, en el fondo.
Sobre el fondo, igual de seco y muerto que el jardín, lleno de pequeños agujeros como madrigueras de ratas.
Sobre una canilla que no dejaba de gotear porque lo que vivía en la casa necesitaba agua.
A Pablo le costó un poco convencer a Adela de que entrara. Fue extraño. Ahora ella parecía tener miedo: se turnaban. En el momento decisivo, ella parecía entender mejor. Mi hermano le insistía. La agarraba del único brazo y hasta la sacudía. En el colegio, se hablaba de que Pablo y Adela eran novios y los chicos se metían los dedos en la boca, hasta la garganta, haciendo gesto de vómito. Tu hermano sale con la monstrua, se reían. A Pablo y Adela no les molestaba. A mí tampoco. A mí solamente me preocupaba la casa.
Decidieron entrar el último día del verano. Fueron las palabras exactas de Adela, una tarde de discusión en el living de su casa.
—El último día del verano, Pablo —dijo—. Dentro de una semana.
Quisieron que yo los acompañara y acepté porque no quería dejarlos. No podían entrar solos en la oscuridad.
Decidimos entrar de noche, después de la cena. Teníamos que escaparnos, pero salir de casa tarde, en verano, no era tan difícil. Los chicos jugaban en la calle hasta tarde en el barrio. Ahora no es así. Ahora es un barrio pobre y peligroso, los vecinos no salen, tienen miedo de que les roben, tienen miedo de los adolescentes que toman vino en las esquinas y a veces se pelean a tiros. El chalet de Adela se vendió y fue dividido en departamentos. En el parque se construyó un galpón. Es mejor, creo. El galpón oculta las sombras.
Un grupo de chicas jugaba al elástico en medio de la calle; cuando pasaba un auto —circulaban muy pocos—, paraban para dejarlo pasar. Más lejos, otros pateaban una pelota y donde el asfalto era más nuevo, más liso, algunas adolescentes patinaban. Pasamos entre ellos, desapercibidos.
Adela esperaba en el jardín muerto. Estaba muy tranquila, iluminada. Conectada, pienso ahora.
Nos señaló la puerta y yo gemí de miedo. Estaba entreabierta, apenas una rendija.
—¿Cómo? —preguntó Pablo.
—La encontré así.
Mi hermano se sacó la mochila y la abrió. Traía llaves, destornilladores, palancas; herramientas de mi papá que había encontrado en una caja, en el lavadero. Ya no las iba a necesitar. Estaba buscando la linterna.
—No hace falta —dijo Adela.
La miramos confundidos. Ella abrió la puerta del todo y entonces vimos que adentro de la casa había luz.
Recuerdo que caminamos de la mano bajo esa luminosidad que parecía eléctrica, aunque en el techo, donde debería haber lámparas, sólo había cables viejos, asomando de los huecos como ramas secas. Parecía la luz del sol. Afuera era de noche y amenazaba tormenta, una poderosa lluvia de verano. Ahí adentro hacía frío y olía a desinfectante y la luz era como de hospital.
La casa no parecía rara por adentro. En el pequeño hall de entrada estaba la mesa del teléfono, un teléfono negro, como el de nuestros abuelos.
Que por favor no suene, que no suene, me acuerdo de que recé así, de que repetí eso en voz baja, con los ojos cerrados. Y no sonó.
Los tres juntos pasamos a la siguiente sala. La casa se sentía más grande de lo que parecía desde afuera. Y zumbaba, como si vivieran colonias de bichos ocultos detrás de la pintura de las paredes.
Adela se adelantaba, entusiasmada, sin miedo. Pablo le pedía «esperá, esperá» cada tres pasos. Ella hacía caso pero no sé si nos escuchaba claramente. Cuando se daba vuelta para mirarnos, parecía perdida. En sus ojos no había reconocimiento. Decía «sí, sí», pero yo sentí que ya no nos hablaba. Pablo sintió lo mismo. Me lo dijo después.
La sala siguiente, el living, tenía sillones sucios, de color mostaza, agrisados por el polvo. Contra la pared se apilaban estantes de vidrio. Estaban muy limpios y llenos de pequeños adornos, tan pequeños que tuvimos que acercarnos para verlos. Recuerdo que nuestros alientos, juntos, empañaron los estantes más bajos, los que alcanzábamos: llegaban hasta el techo.
Al principio no supe lo que estaba viendo. Eran objetos chiquitísimos, de un blanco amarillento, con forma semicircular. Algunos eran redondeados, otros más puntiagudos. No quise tocarlos.
—Son uñas —dijo Pablo.
Sentí que el zumbido me ensordecía y me puse a llorar. Abracé a Pablo, pero no dejé de mirar. En el siguiente estante, el de más arriba, había dientes. Muelas con plomo negro en el centro, como las de mi papá, que las tenía arregladas; incisivos, como los que me molestaban cuando empecé a usar aparatos; paletas como las de Roxana, la chica que se sentaba delante de mí en el colegio. Cuando levanté la cabeza para alcanzar a ver el tercer estante, se fue la luz.
Adela gritó en la oscuridad. Mi corazón latía tan fuerte que me dejaba sorda. Pero sentía a mi hermano, que me abrazaba los hombros, que no me soltaba. De pronto, vi un redondel de luz en la pared: era la linterna. Dije: «Salgamos, salgamos.» Pablo, sin embargo, caminó en dirección opuesta a la salida, siguió entrando en la casa. Lo seguí. Quería irme, pero no sola.
La luz de la linterna iluminaba cosas sin sentido. Un libro de medicina, de hojas brillantes, abierto en el suelo. Un espejo colgado cerca del techo, ¿quién podía reflejarse ahí? Una pila de ropa blanca. Pablo se frenó: movía la linterna y la luz sencillamente no mostraba ninguna otra pared. Esa habitación no terminaba nunca o sus límites estaban demasiado lejos para ser iluminados por una linterna.
—Vamos, vamos —volví a decirle, y recuerdo que pensé en salir sola, en dejarlo, en escapar. .
—¡Adela! —gritó Pablo.
No se la escuchaba en la oscuridad. Dónde podía estar, en esa habitación eterna. .
—Acá.
Era su voz, muy baja, cerca. Estaba detrás de nosotros. Retrocedimos. Pablo iluminó el lugar de donde venía la voz y entonces la vimos.
Adela no había salido de la habitación de los estantes. Nos saludó con la mano derecha, parada junto a una puerta. Después giró, abrió la puerta que estaba a su lado y la cerró detrás de ella. Mi hermano corrió, pero cuando llegó a la puerta, ya no pudo abrirla. Estaba cerrada con llave.
Sé lo que Pablo pensó: buscar las herramientas que había dejado afuera, en la mochila, para abrir la puerta que se había llevado a Adela. Yo no quería sacarla: solamente quería salir, y lo seguí, corriendo. Afuera llovía y las herramientas estaban desparramadas sobre el pasto seco del jardín; mojadas, brillaban en la noche. Alguien las había sacado de la mochila. Cuando nos quedamos quietos un minuto, asustados, sorprendidos, alguien cerró la puerta desde adentro.
La casa dejó de zumbar.
No recuerdo bien cuánto tiempo pasó Pablo intentando abrirla. Pero en algún momento escuchó mis gritos. Y me hizo caso.
Mis padres llamaron a la policía.
Y todos los días y casi todas las noches vuelvo a esa noche de lluvia. Mis padres, los padres de Adela, la policía en el jardín. Nosotros empapados, con pilotos amarillos. Los policías que salían de la casa diciendo que no con la cabeza. La madre de Adela desmayada bajo la lluvia.
Nunca la encontraron. Ni viva ni muerta. Nos pidieron la descripción del interior de la casa. Contamos. Repetimos. Mi madre me dio un cachetazo cuando hablé de los estantes y de la luz. «¡La casa está llena de escombros, mentirosa!», me gritó. La madre de Adela lloraba y pedía «por favor, dónde está Adela, dónde está Adela».
En la casa, le dijimos. Abrió una puerta de la casa, entró en una habitación y ahí debe estar todavía.
Los policías decían que no quedaba una sola puerta dentro de la casa. Ni nada que pudiera ser considerado una habitación. La casa era una cáscara, decían. Todas las paredes interiores habían sido demolidas.
Recuerdo que los escuché decir «máscara», no «cáscara». La casa es una máscara, escuché.
Nosotros mentíamos. O habíamos visto algo tan feroz que estábamos shockeados. Ellos no querían creer siquiera que habíamos entrado en la casa. Mi madre no nos creyó nunca. Ni siquiera cuando la policía rastrilló el barrio entero, allanando cada casa. El caso estuvo en televisión: nos dejaban ver los noticieros. Nos dejaban leer las revistas que hablaban de la desaparición. La madre de Adela nos visitó varias veces y siempre decía: «A ver si me dicen la verdad, chicos, a ver si se acuerdan…»
Nosotros volvíamos a contar todo. Ella se iba llorando. Mi hermano también lloraba. Yo la convencí, yo la hice entrar, decía.
Una noche, mi papá se despertó y escuchó que alguien intentaba abrir la puerta. Se levantó de la cama, agazapado, pensaba que encontraría a un ladrón. Encontró a Pablo, que luchaba con la llave en la cerradura —esa cerradura siempre andaba mal—; llevaba herramientas y una linterna en la mochila. Los escuché gritar durante horas y recuerdo que mi hermano le pedía por favor que quería mudarse, que si no se mudaba, se iba a volver loco.
Nos mudamos. Mi hermano se volvió loco igual. Se suicidó a los veintidós años. Yo reconocí el cuerpo destrozado. No tuve opción: mis padres estaban de vacaciones en la costa cuando se tiró bajo el tren, bien lejos de nuestra casa, cerca de la estación Beccar. No dejó una nota. Él siempre soñaba con Adela: en sus sueños, nuestra amiga no tenía uñas ni dientes, sangraba por la boca, sangraban sus manos.
Desde que Pablo se mató, vuelvo a la casa. Entro en el jardín, que sigue quemado y amarillo. Miro por las ventanas, abiertas como ojos negros: la policía derrumbó los ladrillos que las tapiaban hace quince años y así quedaron, abiertas. Adentro de la casa, cuando el sol la ilumina, se ven vigas y el techo agujereado y basura. Los chicos del barrio saben lo que pasó ahí adentro. En el suelo pintaron, con aerosol, el nombre de Adela. En las paredes de afuera también. ¿Dónde está Adela?, dice una pintada. Otra, más pequeña, escrita con fibra, repite el modelo de una leyenda urbana: hay que decir Adela tres veces a la medianoche, frente al espejo, con una vela en la mano, y entonces veremos reflejado lo que ella vio, quién se la llevó.
Mi hermano, que también visitaba la casa, vio esas indicaciones e hizo ese viejo ritual una noche. No vio nada. Rompió el espejo del baño con sus puños y tuvimos que llevarlo al hospital para que lo cosieran.
No me animo a entrar. Hay una pintada sobre la puerta que me mantiene afuera. Acá vive Adela, ¡cuidado!, dice. Imagino que la escribió un chico del barrio, en chiste o desafío. Pero yo sé que tiene razón. Que ésta es su casa. Y todavía no estoy preparada para visitarla."

V I B E C H E C K

submitted by Farajo001 to u/Farajo001 [link] [comments]


2019.08.26 16:47 TaoQingHsu Capítulo 1: Salir de la familia y probar la fruta Dao.

(Capítulo 1) Una breve charla sobre las Escrituras de los cuarenta y dos capítulos de Buda
Co-traductores en el tiempo de la Dinastía Han del Este, China (A.D. 25 - 200): Kasyapa Matanga y Zhu Falan (Quien tradujo las citadas Escrituras del sánscrito al chino).
Traductor en el tiempo moderno (A.D.2018: Tao Qing Hsu (Quien tradujo dichas Escrituras del chino al inglés).
Profesor y escritor para explicar las Escrituras mencionadas: Tao Qing Hsu
Capítulo 1: Salir de la familia y probar la fruta Dao.
El Buda dijo: “Los que se despiden de los miembros de su familia, salen de la familia, reconocen el corazón, llegan a la raíz del interior, comprenden la ley de no hacer, se llaman Sramana. Aquellos que siempre van a los 250 Preceptos, están en la limpieza y purificación mientras van y se detienen, y hacen la práctica del Dao de las Cuatro Nobles Verdades, se convierten en Arhats. Los arhats pueden volar y cambiar, tener la vida de grandes eones, pueden morar y moverse en el cielo y la tierra. El siguiente es Anāgāmi. En el momento de la muerte, sus espíritus ascienden por encima del siglo XIX, donde prueban los Arhats. El siguiente es Sakridāgāmi, que gana el Arhat a la vez, después de ascender al cielo una vez y regresar a la tierra una vez. El siguiente es Srotāpanna, quien prueba Arhat, después de siete muertes y siete nacidos. Cortar el amor y el deseo es como extremidades rotas que no se pueden usar de nuevo ".
Sramana, Arhat, Anāgāmi, Sakridāgāmi y Srotāpanna son sánscritos. Están destinados por separado al grado diferente relacionado con la práctica del Dao. Todos estos nombres son diferenciados y dados por personas. Pensar en los diferentes grados de Doctor, Master y Bachiller, cuyos nombres también son diferenciados y dados por personas. Espero que ese ejemplo te haga entender más eso.
"Salir de la familia", lo que significa que un hombre deja a su familia para convertirse en un monje budista. Hay dos tipos de salir de la familia. Una es que la forma de monje budista parece salir de la familia, pero su corazón todavía está en la familia. La otra es que la forma de no monje budista vive en la familia, sin embargo, su corazón es realmente salir de la familia, tal es la verdad y salir de la familia. Es decir, no importa cuál sea la forma, que el corazón de uno ha salido de la familia es realmente salir de la familia.
Entonces, podríamos tener preguntas. ¿Por qué el corazón de uno quiere salir de la familia? ¿Hay algún significado para? En el capítulo veintitrés de esta escritura, se menciona una de las razones. El concepto de esta escritura también es adecuado para las mujeres. Que el corazón de uno se apague, la familia significa dejar de lado la restricción, los problemas y las aflicciones ocurridas en la familia, no dejar de lado a los miembros de la familia. El significado más profundo es transformar tales restricciones, problemas y aflicciones en sabiduría para que nosotros y otros tengamos una vida mejor.
En la época antigua y moderna, cuando la gente salía de la familia para convertirse en monje o monja, primero debían tener el permiso de sus padres. Eso es por respetar a los padres y agradecerles que nos críen. En el último tiempo de China, también debe contar con el permiso del gobierno y estar registrado en el gobierno, por lo que la razón es evitar que el delincuente evite el castigo de la ley por el camino de la familia.
“Reconoce el corazón, alcanza la raíz del interior, entiende la ley de no hacer”, lo que significa reconocer que no hay corazón ni mente; todo ha ocurrido desde nuestro corazón y mente. Cuando tenemos el corazón y la mente, todo ocurre entonces. Cuando eliminamos nuestro corazón y mente, todo es eliminado. “Todo” significa el fenómeno, la situación, la materia, el objeto y las cosas de nuestro exterior y nuestro interior. Algunas personas que han escuchado el concepto de ningún corazón, ninguna mente y ninguna conciencia están aterrorizados e infelices de regañar al budismo. Porque en su pensamiento y concepto, ¿cómo podría ser posible que no haya corazón, ni mente, ni conciencia? Ellos no pueden entenderlo.
Un día, Huike, quien fue el segundo fundador del Zen en China, le dijo al primer fundador Dharma: "Maestro, siento que mi corazón no está en paz". Por favor ayúdame a tener mi corazón en paz ".
El fundador Dharma le respondió: "Dame tu corazón. Te ayudo a tener el corazón en paz ".
Huike pensó por un momento y luego respondió al fundador Dharma: "Maestro, no puedo encontrar mi corazón".
Entonces, el fundador Dharma le respondió: "Ya te he ayudado a tener el corazón en paz".
La raíz del interior es el vacío. Alcanzar la raíz del interior significa alcanzar el vacío. La naturaleza maravillosa del interior es el vacío. Si tenemos tal concepto, entenderemos el significado de no hacer.
La mayoría de las personas que han escuchado el concepto de no hacer nada en el budismo también están aterrorizadas e infelices, porque tienen muchos pensamientos negativos y malentendidos al respecto. Eventualmente, en alguna situación, no hacer nada es mejor que hacerlo, ¿alguna vez has pensado en eso? No-hacer es un estado que es la preocupación por el no-corazón y el vacío. En este estado y momento, nuestro cuerpo físico y mental estará en estado de paz, silencio y salud. Eso es Nirvana. El objetivo de practicar el Dao es Nirvana. No es un sentimiento corto. Debe ser un estado estable y continuo, que es la gran meditación. En tal estado, será el fundamento, desde el cual podemos hacer y pensar de manera positiva para ayudarnos y beneficiarnos a nosotros y a los demás.
Toda la práctica del Dao apunta al estado de Nirvana. Hay muchas maneras diferentes de practicar el Dao. Para recitar o cantar el nombre de Fo o Pusa, o leer las escrituras del budismo, o pensar en el significado de la enseñanza de Buda, y sentarse a meditar, todas son una de las formas. (Fo es Buda; Pusa es Budhisattva). Esta parte es para ayudarnos y beneficiarnos a nosotros mismos. Cuando nuestro corazón está limpio, puro y en paz, tenemos la fuerza para ayudar y beneficiar a los demás, que es el aprendizaje más profundo.
"Reconocer el corazón, llegar a la raíz del interior, entender la ley de no hacer" es el grado más alto en la práctica del Dao. El hombre que está en tal estado se llama Sramana. Antes de dicho estado, él podría haber hecho alguna vez las siguientes cosas.
"Los que siempre van a los 250 Preceptos, están en estado de limpieza y purificación mientras van y se detienen, y practican el Dao de las Cuatro Nobles Verdades, se convierten en Arhats". Esto significa que los monjes budistas deben obedecer los 250 Preceptos. . Y no importa lo que hagan, lo bueno es que se beneficien a sí mismos y a los demás, o que detengan las cosas malas para no lastimarse a sí mismos oa los demás, deben estar en el estado de limpieza y purificación en el corazón y la mente.
No somos monjes budistas, por lo que no tenemos que obedecer los 250 preceptos. Pero, nos inspira. Cuando estamos haciendo las cosas buenas y no estamos haciendo las cosas malas, también debemos mantener la limpieza y la purificación en el corazón y la mente. Significa que debemos eliminar la avidez, el odio, la estupidez y la infatuación del corazón y la mente, porque esas cosas mancharían nuestro corazón y nuestra mente y tendríamos el pensamiento negativo. Si se eliminan esos, estaremos en el brillo, tendremos la mente tranquila y el pensamiento positivo para beneficiarnos a nosotros y a los demás.
“Haz la práctica del Dao de las Cuatro Nobles Verdades”. Significa que poner el Dao de las cuatro verdades nobles en la práctica es una de las condiciones para convertirse en Arhat. Las cuatro nobles verdades son Sufrimiento, Agregación, Eliminación y Dao, que son las causas y condiciones para alcanzar la Budeidad. El sufrimiento es la causa. La Agregación y Eliminación son las condiciones. El Dao es la condición y el resultado. "Dao" se transcribe de la palabra china. Su significado original es camino. Y su significado se extiende para ser practicante de la verdad.
La primera causa y condición para entrar en el camino de Buda es percibir el sufrimiento de nuestro interior, como el dolor causado por nuestro cuerpo, la presión causada por nuestra vida o la enfermedad mental causada por nuestra codicia, odio y estupidez y el enamoramiento.
La segunda causa y condición para entrar en el camino de Buda es percibir y encontrar que el sufrimiento de nuestro interior se agrega continuamente. La mayoría de las personas no tienen tal percepción. Cualquier sufrimiento es fácil de ser olvidado por la gente. Una vez que recuerdan cualquier sufrimiento, lo que han pensado es que son la persona perseguida, todo su sufrimiento interno es causado por otros. Así que quieren vengarse para eliminar su sufrimiento. Tal pensamiento está violando el camino de Buda.
Cuando percibimos y encontramos que el sufrimiento de nuestro interior se agrega continuamente, seguimos el camino de Buda para eliminar el sufrimiento de nuestro interior. Significa que entrar en el camino de Buda es una forma de eliminar nuestro sufrimiento interno. Entonces, podríamos tener preguntas, ¿cuál es el camino de Buda? La definición del camino de Buda es amplia e interminable. El punto está en esta Escritura. En segundo lugar, el punto más importante está en La Escritura del Corazón de la Suprema Sabiduría, que puedes encontrar y leer en mi blog. Es difícil para el público entender La Escritura del Corazón de la Suprema Sabiduría. En una palabra, el fundamento del camino de Buda es la auto-percepción, el autocontrol, la auto-liberación y la autodisciplina.
Entonces, cuando “caminamos” en el camino de Buda, significa que ponemos en práctica la verdad o la ley de Buda enseñada por Buda. Le damos un nombre como "Dao" (o "Tao").
“Los arhats pueden volar y cambiar, tener vidas de grandes eones, pueden morar y moverse en el cielo y la tierra”. Significa la liberación y la libertad sobre la vida y la acción personales. También significa que el Arhat puede decidir su propia duración de la vida y puede decidir dónde vivir, o dónde nacer, el cielo o la tierra. En segundo lugar, no importa dónde vaya o viva el Arhat, los guardianes invisibles siempre están al lado del Arhat para protegerlo, porque los espíritus y los fantasmas en el cielo y la tierra serían movidos por la virtud de Arhat y jurarían convertirse en los guardianes para Protege al Arhat. Los Arhats incluyen machos y hembras. En algunas Escrituras, el Bodhisatta también se llama Arhat, que posee una felicidad inconmensurable debido a la virtud de Arhat.
Realmente está más allá de nuestro conocimiento y experiencia. Pero, no significa que tal Arhat no exista, porque no podemos probar que tal Arhat existe, y tampoco podemos probar que tal Arhat no existe. Es más como la experiencia personal trascendental. Cuando nos convertimos en Arhat o cuando nos encontramos con Arhat, es una experiencia trascendental muy personal.
Cuando una persona tiene la experiencia práctica mencionada, le damos un nombre como "Arhat". "Arhat" es sánscrito.
"El siguiente es Anāgāmi. En el momento de la muerte, sus espíritus ascienden sobre el cielo diecinueve, donde prueban los Arhats ". Esto significa que una persona está en el momento de la muerte, su espíritu mora en o sobre el cielo decimonoveno y en donde prueba el fruto de Arhat. Entonces, se le da un nombre como "Anāgāmi", que es sánscrito.
Hay treinta y tres cielos que se mencionan en el budismo. Son más como los diferentes espacios dimensionales, de acuerdo con nuestra comprensión en la época moderna.
"El siguiente es Sakridāgāmi, que gana el Arhat al mismo tiempo, después de ascender al cielo una vez y regresar a la tierra una vez". Significa que esa persona practica la ley de Buda y reencarna en el cielo y la tierra respectivamente una vez. Y entonces, gana el fruto de Arhat. Le damos a esa persona el nombre de "Sakridāgāmi", que es Sanskirt.
"El siguiente es Srotāpanna, quien prueba Arhat, después de siete muertes y siete nacimientos". Significa que esa persona practica la ley de Buda y tiene que experimentar la reencarnación siete veces en el cielo y la tierra. Y entonces, gana el fruto de Arhat. Dicha persona recibe un nombre como "Srotāpanna", que es Sanskirt.
En el budismo, existe un concepto tal que existen reencarnaciones inconmensurables para un espíritu de una persona, como un espíritu en una rueda, donde se incluyen los Seis Caminos, que son tres que pertenecen a los caminos buenos y tres que pertenecen a los caminos del mal. Los tres buenos caminos son los caminos de Bodhisattva, Ashura y Humano. Los tres caminos del mal son los caminos de Fantasma, Animal e Infierno. Que el espíritu se reencarne en los Seis Caminos por turnos es como una rueda que gira continuamente, y nunca abandona la rueda giratoria. Solo cuando el espíritu entra en el camino de Buda, existe la posibilidad de dejar la rueda giratoria.
"Cortar el amor y el deseo es como extremidades rotas que no se pueden usar de nuevo". La definición del amor y el deseo aquí es más estrecha, lo que significa que las personas se sienten atraídas sexualmente de forma romántica. El amor y el deseo afectarían la emoción y el pensamiento de las personas. Algunas personas usan su amor y deseo para controlar a otros. Sin embargo, algunas personas son así controladas en mente. No importa cuál, su corazón y su mente no están liberados y no son libres. Una vez que su amor y deseo no están contentos, se produce el pensamiento y el comportamiento irracionales. No importa cómo estén, su corazón y su mente podrían estar heridos. Sin embargo, alguien disfruta en tal situación. El Buda considera a esas personas como estupidez e infatuación, y esas personas están, por lo tanto, en el estado de no-brillo.
Que cortar el amor y el deseo es como extremidades rotas significa que una persona debe tener la determinación de practicar el Dao. No permitas que el amor y el deseo se conviertan en el obstáculo para practicar el Dao.
Pero, lo anterior es una de las enseñanzas de Buda. Ahí está la enseñanza profunda y otra de Buda. Es decir, no es necesario cortar el amor y el deseo. ¿Por qué? No hay amor y deseo fundamentalmente, cuando comprendemos completamente el no-yo y el vacío propio. Nuestro amor y deseo se producen y atraen desde la situación exterior. Si entendemos el vacío del exterior y el interior, ¿dónde encontrar el amor y el deseo de ser cortado? Pero, tal concepto es difícil de entender por el Arhat, por no mencionar a la gente común. Podría ser posible entenderse, cuando hacemos la meditación profunda. Si no tenemos tal sabiduría, es mejor cortar el amor y el deseo, cuando tenemos la determinación de practicar el Dao. En tal situación, el amor y el deseo no son reales, porque son ilusión. Pero, la gente común los ve como reales. English: Chapter 1:Go out the family and prove the Dao-fruit
https://sp-bvlwu.blogspot.com/2018/10/capitulo-1-una-breve-charla-sobre-las.html
submitted by TaoQingHsu to u/TaoQingHsu [link] [comments]


2018.09.08 01:23 cristianos17128 Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios

La obra del Espíritu Santo se transforma día a día, elevándose cada vez más con cada paso; la revelación de mañana es más elevada que la de hoy, paso a paso, subiendo cada vez más alto. Tal es la obra por medio de la cual Dios perfecciona al hombre. Si el hombre no puede mantener el paso, entonces, en cualquier momento puede ser abandonado. Si el hombre no tiene un corazón obediente, entonces no puede seguir hasta el final. La época antigua ha pasado; ahora es una nueva época. Y en una nueva época se debe realizar una nueva obra. Particularmente en la época final donde el hombre será perfeccionado, Dios llevará a cabo una nueva obra cada vez más rápido. Por lo tanto, sin obediencia en su corazón, al hombre le será difícil seguir las huellas de Dios. Dios no se sujeta a las reglas ni tampoco trata ninguna etapa de Su obra como inmutable. Más bien, la obra realizada por Dios es cada vez más nueva y cada vez se enaltece más. Su obra se hace más y más práctica con cada paso, está más y más en línea con las necesidades prácticas del hombre. Sólo después de que el hombre experimenta esta clase de obra puede alcanzar la transformación final de su carácter. El conocimiento que el hombre tiene de la vida crece cada vez más alto, por lo tanto, la obra de Dios de igual modo cada vez se enaltece más. Sólo de esta manera puede el hombre alcanzar la perfección y ser apto para que Dios lo use. Por un lado, Dios obra de esta manera para contrarrestar y dar marcha atrás a las nociones del hombre, mientras que, por el otro, guía al hombre a un estado más elevado y más realista, en el reino más alto de creencia en Dios para que, al final, se haga la voluntad de Dios. Todos los de naturaleza desobediente que se opongan obstinadamente serán dejados atrás por esta etapa de la obra de Dios que avanza rápida y furiosamente; sólo aquellos que obedezcan voluntariamente y que se humillen gustosamente pueden progresar hasta el final del camino. En este tipo de obra, todos vosotros debéis aprender cómo someteros y hacer a un lado vuestras nociones. Cada paso debe ser tomado con cuidado. Si sois descuidados, con toda seguridad os volverás alguien a quien el Espíritu Santo rechazará, alguien que altera a Dios en Su obra. Antes de someterse a esta etapa de la obra, las viejas reglas y leyes del hombre eran tan innumerables que se dejó llevar por ellas y, como resultado, se volvió engreído y se olvidó de sí mismo. Todos estos son obstáculos en el camino del hombre para aceptar la nueva obra de Dios y son hostiles al hombre que llega a conocer a Dios. Si un hombre no tiene ni obediencia en su corazón ni un anhelo por la verdad, entonces estará en peligro. Si obedeces sólo la obra y las palabras que son sencillas, y no eres capaz de aceptar ninguna que tenga una intensidad más profunda, entonces eres alguien que mantiene las formas antiguas y no puede mantener el paso de la obra del Espíritu Santo. La obra que Dios hace difiere de periodo en periodo. Si muestras gran obediencia en una fase, pero en la siguiente fase muestras menos o ninguna en absoluto, entonces Dios te desamparará. Si mantienes el paso con Dios mientras Él asciende este paso, entonces debes continuar manteniendo el paso cuando ascienda al siguiente. Sólo tales hombres son obedientes al Espíritu Santo. Ya que crees en Dios, debes permanecer constante en tu obediencia. No puedes simplemente obedecer cuando te plazca y desobedecer cuando no. Tal clase de obediencia Dios no la aprueba. Si no puedes mantener el paso con la nueva obra que Yo enseño y sigues aferrándote a los antiguos dichos, entonces, ¿cómo puede haber crecimiento en tu vida? En la obra de Dios, Él te provee por medio de Su palabra. Cuando obedeces y aceptas Su palabra, entonces el Espíritu Santo con toda seguridad obrará en ti. El Espíritu Santo obra exactamente de la manera que digo. Haced como he dicho y el Espíritu Santo con toda prontitud obrará en ti. Expongo una nueva luz para que veáis y vengáis a la luz presente. Cuando caminas en esta luz, el Espíritu Santo inmediatamente obrará en ti. Algunos pueden ser recalcitrantes y decir, “Simplemente no voy a hacer lo que Tú dices”. Entonces te digo ahora que este es el fin del camino. Te has marchitado y ya no tienes vida. Por lo tanto, cuando se experimenta la transformación del carácter, es crucial que se mantenga el paso con la luz presente. El Espíritu Santo no sólo obra en ciertos hombres que son usados por Dios, sino que lo hace aún más en la iglesia. Él podría estar obrando en cualquiera. Ahora puede obrar en ti y después de que lo hayas experimentado, puede obrar en alguien más después. Síguela de cerca; cuanto más sigas la luz presente, más puede madurar y crecer tu vida. No importa la clase de hombre que pueda ser, siempre y cuando el Espíritu Santo trabaje en él, asegúrate de seguirlo. Asimila sus experiencias a través de las tuyas y vas a recibir cosas aún más elevadas. Al hacerlo así verás el crecimiento con mayor rapidez. Esta es la senda de la perfección para el hombre y una forma por la cual la vida crece. La senda a la perfección se alcanza a través de tu obediencia hacia la obra del Espíritu Santo. Tú no sabes por medio de qué clase de persona obrará Dios para perfeccionarte, ni tampoco por medio de qué persona, suceso o cosa Él te permitirá entrar en posesión y adquirir algo de discernimiento. Si puedes caminar en este camino correcto, esto muestra que hay gran esperanza para ti para que seas perfeccionado por Dios. Si no eres capaz de hacerlo, esto muestra que tu futuro será desolado y uno de tinieblas. Cuando caminas sobre el camino correcto, se te harán revelaciones en todas las cosas. No importa qué les pueda revelar el Espíritu Santo a los demás, si tú continúas en tu experiencia sobre el fundamento de su conocimiento, entonces esto se convertirá en tu vida y serás capaz de proveer a otros debido a esta experiencia. Aquellos quienes proveen a los demás repitiendo palabras son aquellos sin experiencia; se debe aprender para encontrar, por medio del esclarecimiento y la iluminación de los demás, una forma de práctica antes de hablar de la propia experiencia y conocimiento prácticos. Esto será de mayor beneficio para la propia vida. Debes experimentar de esta manera, obedeciendo todo lo que viene de Dios. Debes buscar la mente de Dios en todas las cosas y aprender lecciones en todas las cosas, creando crecimiento en tu vida. Tal práctica permite que el crecimiento sea más rápido.
El Espíritu Santo te esclarece a través de tus experiencias prácticas y te perfecciona por medio de tu fe. ¿Realmente estás dispuesto a ser perfeccionado? Si realmente estás dispuesto a que Dios te perfeccione, entonces tendrás el valor para desechar tu carne y serás capaz de llevar a cabo las palabras de Dios y no ser pasivo ni débil. Serás capaz de obedecer todo lo que venga de Dios y todas tus acciones, ya sean hechas en público o en privado, serán presentables ante Dios. Si eres una persona honesta y practicas la verdad en todas las cosas, entonces serás perfeccionado. Esos hombres engañosos que actúan de una manera frente a los demás y de otra manera tras sus espaldas, no están dispuestos a ser perfeccionados. Todos son hijos de la perdición y de la destrucción; no pertenecen a Dios sino a Satanás. ¡No son la clase de hombre elegido por Dios! Si tus acciones y tu comportamiento no pueden ser presentados ante Dios o no son los que el Espíritu de Dios considere, entonces esto ilustra que hay un problema contigo. Sólo si tú aceptas el juicio y el castigo de Dios, y le das importancia a la transformación de tu carácter, serás puesto en la senda para ser perfeccionado. Si verdaderamente estás dispuesto a ser perfeccionado por Dios y llevar a cabo la voluntad de Dios, entonces debes obedecer toda la obra de Dios y no emitir una palabra de queja, ni debes evaluar o juzgar la obra de Dios a voluntad. Estas son las condiciones más básicas para ser perfeccionado por Dios. El requisito necesario para aquellos que buscan ser perfeccionados por Dios es este: hacer todas las cosas con un corazón que ama a Dios. ¿Qué significa “hacer las cosas con un corazón que ama a Dios”? Significa que todas tus acciones y tu comportamiento se pueden presentar ante Dios. Como mantienes las intenciones correctas, aunque tus acciones sean correctas o equivocadas, no tienes miedo de que estas se muestren a Dios o a tus hermanos y hermanas; te atreves a hacer un juramento ante Dios. Que cada uno de tus pensamientos, intenciones e ideas sean calificados para ser examinados en la presencia de Dios: si prácticas y entras de esta manera, entonces el progreso en tu vida será rápido.
Ya que crees en Dios, entonces debes poner fe en todas las palabras y la obra de Dios. Es decir, ya que crees en Dios, le debes obedecer. Si no eres capaz de hacer esto, entonces no importa si crees en Dios. Si has creído en Dios por muchos años, pero nunca lo has obedecido ni aceptado todas Sus palabras, y en cambio le has pedido a Dios que se someta a ti y siga tus nociones, entonces eres el más rebelde de todos y eres un incrédulo. ¿Cómo puede alguien así obedecer la obra y las palabras de Dios que no se conforman a las nociones del hombre? La persona más desobediente es una que de manera intencional desafía a Dios y lo resiste. Él es el enemigo de Dios y es un anticristo. Tal persona siempre guarda hostilidad en contra de la nueva obra de Dios, no muestra intención de someterse y nunca ha obedecido o se ha humillado voluntariamente. Él mismo se exalta ante los demás y nunca se somete a otro. Ante Dios, se considera el más competente en predicar la palabra y el más hábil para obrar en los demás. Nunca descarta los tesoros que ya están en su posesión, sino que los trata como reliquias de familia que se deben adorar, que se deben predicar a otros y que se deben usar para sermonear a los insensatos quienes le adoran. De hecho, existen algunas de estas personas en la iglesia. Se puede decir que son “héroes indomables”, que generación tras generación moran en la casa de Dios. Creen que predicar la palabra (doctrina) es su deber más alto. Año tras año y una generación tras otra, se dedican a cumplir vigorosamente su deber “sagrado e inviolable”. Nadie se atreve a tocarlos y nadie se atreve a reprocharlos abiertamente. Se volvieron “reyes” en la casa de Dios, actuando de un modo tiránico a través de las épocas. Estos demonios buscan unir las manos y juntos destruir Mi obra; ¿cómo puedo permitir que estos diablos vivientes existan ante Mí? Incluso los que sólo tienen medio corazón obediente no pueden caminar hasta el final, mucho menos estos tiranos que no tienen la menor obediencia en sus corazones. El hombre no obtiene fácilmente la obra de Dios. Incluso si el hombre usa toda su fuerza, sólo será capaz de obtener una sola porción y lograr la perfección al final. ¿Qué pasa, entonces, con los hijos del arcángel que buscan destruir la obra de Dios? ¿No tienen ni siquiera la menor esperanza de ser ganados por Dios? Mi propósito al realizar la obra de conquista no es sólo para conquistar en aras de la conquista, sino para conquistar con el fin de revelar la justicia y la injusticia, de obtener pruebas para el castigo del hombre, de condenar a los perversos y, aún más, de perfeccionar a quienes obedezcan voluntariamente. Al final, todos serán separados de acuerdo a su tipo y todos aquellos que sean perfeccionados tendrán sus pensamientos e ideas llenos de obediencia. Esta es la obra que será completada al final. Aquellos quienes estén llenos de rebelión serán castigados, enviados para quemarse en el fuego y ser por siempre maldecidos. Cuando ese tiempo llegue, esos antiguos “grandes e indomables héroes” se convertirán en los más viles y más rechazados “cobardes débiles e inútiles”. Sólo esto puede ilustrar toda la justicia de Dios y el carácter de Dios no permite ninguna ofensa. Sólo esto puede apaciguar el odio en Mi corazón. ¿No estáis de acuerdo con que esto es muy razonable?
No todos aquellos que experimentan la obra del Espíritu Santo pueden ganar vida y no todas las personas en esta corriente pueden ganar vida. La vida no es una propiedad común compartida por todos y la transformación del carácter no lo logran todos fácilmente. La sumisión a la obra de Dios debe ser tangible y debe tener el vivir. La sumisión a un nivel superficial no puede recibir la aprobación de Dios y la simple obediencia a la superficie de la palabra de Dios no puede complacer el corazón de Dios si no se busca una transformación en el carácter. La obediencia a Dios y la sumisión a la obra de Dios son una y la misma cosa. Aquellos que sólo se someten a Dios, pero no a la obra de Dios, no pueden ser considerados como obedientes y seguramente tampoco pueden aquellos que no se someten sinceramente y que son externamente serviles. Aquellos quienes verdaderamente se someten a Dios son capaces de beneficiarse de la obra y lograr la comprensión del carácter y de la obra de Dios. Sólo tales hombres se someten realmente a Dios. Tales hombres son capaces de adquirir un nuevo conocimiento de la obra nueva y experimentar nuevas transformaciones de la misma. Sólo tales hombres tienen la aprobación de Dios; sólo esta clase de hombre es uno quien ha sido perfeccionado y quien ha sufrido la transformación de su carácter. Aquellos aprobados por Dios son quienes voluntariamente se someten a Dios, así como a Su palabra y obra. Sólo esta clase de hombre está en lo correcto; sólo esta clase de hombre verdaderamente desea y busca a Dios. Y aquellos quienes sólo hablan de su fe en Dios, pero en realidad lo maldicen, son aquellos quienes se enmascaran a sí mismos. Son venenosos, los más traicioneros de los hombres. Un día a estos sinvergüenzas se les arrancarán sus máscaras viles. ¿No es esa la obra que se está haciendo el día de hoy? Aquellos quienes son perversos siempre serán perversos y no escaparán del día del castigo. Aquellos quienes son buenos siempre serán buenos y se harán manifiestos cuando la obra llegue a su fin. Ni uno solo de los perversos se considerará justo, ni ninguno de los justos se considerará perverso. ¿Yo dejaría que cualquiera fuera injustamente acusado?
A medida que la vida progresa, siempre se debe tener una nueva entrada y un discernimiento nuevo y más elevado, que crezcan con mayor profundidad con cada paso. Esto es a lo que todo hombre debe entrar. A través de la comunión, escuchar un mensaje, leer la palabra de Dios o tratar un asunto, obtendrás un nuevo discernimiento y un nuevo esclarecimiento. No vives dentro de las reglas de antaño y los tiempos de la antigüedad. Siempre vives dentro de la nueva luz y no te apartas de la palabra de Dios. Esto es lo que se considera entrar en el camino correcto. No bastará sólo con pagar el precio a un nivel superficial. La palabra de Dios se enaltece más día a día y nuevas cosas aparecen cada día. También es necesario para el hombre que haga una nueva entrada cada día. A medida que Dios habla, también lleva a cabo todo lo que ha dicho; si no puedes mantener el paso, entonces te quedas rezagado. Tus oraciones deben penetrar con más profundidad; debes comer y beber más de la palabra de Dios, profundizar en las revelaciones que recibas y disminuir aquellas cosas que son negativas. Debes fortalecer tu juicio para que seas capaz de obtener discernimiento y mediante la comprensión de lo que está en el espíritu, obtener discernimiento en las cosas externas y captar la esencia de cualquier tema. Si no tienes tales cualidades, ¿cómo podrás guiar a la iglesia? Si sólo hablas de palabras y doctrinas sin ninguna realidad y sin una forma de práctica, sólo puedes salir adelante por un corto periodo de tiempo. Puedes ser marginalmente aceptable para los nuevos creyentes, pero después de algún tiempo, cuando los nuevos creyentes adquieran experiencia práctica, entonces ya no serás capaz de proveerles. Entonces, ¿cómo eres apto para que Dios te use? No puedes obrar sin un nuevo esclarecimiento. Aquellos sin un nuevo esclarecimiento son los que no saben cómo experimentar y tales hombres nunca obtienen nuevos conocimientos ni nuevas experiencias. Y nunca pueden llevar a cabo su función de proveer vida, ni tampoco pueden ser aptos para que Dios los use. Esta clase de hombre no sirve para nada, es un mero holgazán. En verdad, tales hombres son incapaces de llevar a cabo su función en la obra en lo absoluto y todos son unos buenos para nada. No sólo fracasan en llevar a cabo su función, sino que, de hecho, colocan mucha tensión innecesaria en la iglesia. Exhorto a estos “ancianos venerables” a apurarse y abandonar la iglesia para que los demás ya no tengan que verte. Tales hombres no tienen un entendimiento de la nueva obra, sino que están llenos de nociones interminables. No tienen en lo absoluto ninguna función en la iglesia; más bien, instigan y esparcen negatividad por todas partes, incluso hasta el punto de involucrarse en todo tipo de conductas inadecuadas y en disturbios en la iglesia, como consecuencia, arrojan a la confusión y al desorden a los que carecen de discriminación. Estos diablos vivientes, estos malvados espíritus, deben dejar la iglesia tan pronto como sea posible, no sea que la iglesia se deteriore como consecuencia. Puedes no temer la obra de hoy, pero, ¿no temes al justo castigo de mañana? Hay un gran número de personas en la iglesia que son aprovechadas, así como un gran número de lobos que buscan interrumpir la obra natural de Dios. Todos estos son demonios enviados por el Diablo y son lobos feroces quienes buscan devorar a los corderos inocentes. Si estos así llamados hombres no son expulsados, se vuelven parásitos en la iglesia y polillas que devoran las ofrendas. ¡Estos despreciables, ignorantes, viles y repugnantes gusanos, pronto serán castigados algún día! De “La Palabra manifestada en carne”
Ver más:📖 https://es.godfootsteps.org/the-word-appears-in-the-flesh-6.html
submitted by cristianos17128 to DiosTodopoderoso [link] [comments]


2017.08.14 08:53 Subversivos Odio a muerte en la España profunda

Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Ba­dajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna: todas han quedado marcadas por la tragedia, pero algunas tendrán que soportar el recuerdo en una silla de ruedas.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
En un principio, los hermanos habían venido decididos a asestar un golpe de muerte a la familia Cabanillas —las dos hijas de Antonio Cabanillas, de trece y catorce años, fueron las primeras en caer—, sus enemigos frontales desde los años veinte, pe­ro el olor de la pólvora y la sangre que corría pendiente abajo por la calle principal les dejó clavados en el suelo y en el gatillo. Al final, dispararon sobre todo lo que vieron. Emilio huyó al monte después del primer cargador. Antonio se quedó allí todavía un rato, hasta agotar el segundo. Horas después, de madrugada, la Guardia Civil tuvo que sacar a tiros a los dos hermanos de un cercano olivar en el que se habían refugiado —tanto, que dos guardias civiles resultaron gravemente heridos. Luego, se comentó que por qué no habían huido, por qué habían quedado atrapados en el lugar rabioso de su cri­men. Tal vez, la venganza, que les había atado a Puerto Hurraco du­rante toda la vida, les atara también después de llevarla a cabo.
El suceso se vivió en España con la extrañeza y el temor de quien se encuentra frente a páginas del pasado resucitadas con actores de carne y hueso. La década recién inaugurada quería significar el ine­luctable fin de aquella otra España de oscura conciencia, aislada del mundo y sobreviviendo dificultosamente de recursos escasos y entre penas y culpas que se colaban por los callejones históricos del pesi­mismo y de la tristeza. Eso había terminado. Estábamos en Europa y ya habíamos dado los primeros pasos hacia una modernidad con­sensuada por los propios y arropada por los extraños. Muchos vie­ron en Puerto Hurraco una fotografía antigua o el último latigazo de un mundo que se extinguía, pero muchos otros se enfrentaron, con una perplejidad interrogante, a un suceso real y presente que ponía en cuestión la idea actual de España, siempre vista a través del pris­ma urbano, cubierta por la sombra avanzada de la capital y de las capitales. Aquí se cifraba la incógnita: se trataba del pasado o se tra­taba de ignorancia del presente.
Dos días después de la matanza, el suplemento dominical del dia­rio EL PAÍS envió a quien esto escribe y al fotógrafo Miguel Gener a buscar las claves de un suceso que reunía paradojas suficientes co­mo para pensar que la averiguación no había concluido con la me­ra información del desastre.
Detrás de los visillos
La primera impresión de Puerto Hurraco, una estrecha calle principal en cuesta, a última hora de la tarde espesa y caliente de agosto, con una mujer que todavía fregaba en las paredes y en el cemento las manchas de sangre, y puertas cerradas a cal y canto, fue la de estar visitando un pueblo con gente vigilando detrás de los visillos de la ventana. De vez en cuando se escuchaba, casi exagera­damente, casi como si uno se lo estuviera inventando o esperase in­ventárselo, un cerrojo que recorría la calle, que salía del pueblo y que se perdía en una resonancia entre los omóplatos de los dos mon­tes negros que planeaban siniestramente sobre las casas blanquea­das. No había nadie en la calle y las únicas figuras visibles eran las de dos guardias civiles sentados en un cuatro latas ladeado sobre una cuneta a la entrada del pueblo.
MÁS INFORMACIÓN Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Todo lo publicado en EL PAÍS sobre el caso 2015: Puerto Hurraco quiere olvidar 2010: El último de los asesinos se ahorca en su celda 1994: 688 años de cárcel para los hermanos Izquierdo De vez en cuando, algún vecino cruzaba velozmente y miraba al­rededor como si tuviera que cerciorarse del lugar en que vivía. Con el paso del tiempo, se terminaba descubriendo a otros periodistas y fotógrafos, que salían apresuradamente de una casa para entrar en otra y que ya habían adoptado los hábitos clandestinos de la pobla­ción. El día que siguió al entierro de las víctimas, entre el fragor de cepillos que intentaban borrar la sangre del domingo, un vecino pi­dió a los reporteros que no se marcharan, «porque así se sentían más protegidos». Pero, al mismo tiempo, no aceptaba hospedajes «por temor a represalias». La guerra de Antonio y Emilio Izquierdo ha­bía derivado en una guerra interna: a ver quién dice y qué a los pe­riodistas.
En los días siguientes a la matanza, uno de los aspectos más sorprendentes —para un recién llegado— era el clima de tensión que se había creado entre los propios vecinos. Daba la impresión de que la alarma no había dejado de sonar todavía y de que esta vez el peligro no iba a venir de afuera —Emilio y Antonio vivían en Monte­rrubio de la Serena—, sino de los intestinos de la aldea. La razón, sencilla, pero que tardaba en descubrirse, tenía que ver con los in­trincados lazos de parentesco de los habitantes de Puerto Hurraco. Los Izquierdo y los Cabanillas se odiaban, y el hecho es que una buena parte de las familias de Puerto Hurraco eran Cabanillas o Iz­quierdo, pero una parte aún mayor había mezclado sus apellidos con el sistema endogámico tan habitual en las zonas rurales y aisladas del interior de la península. De forma que los Cabanillas Izquierdo o los Izquierdo Cabanillas suponían un verdadero grueso de la po­blación.
El cementerio era una prueba contundente de esta tupida red de peligros. Situado a un costado de la carretera general, rodea­do de un campo que parecía en estío permanente, mostraba con to­da claridad y en letras de molde la hegemonía de los dos apellidos y de sus mezclas. Para mayor enrarecimiento, en la catástrofe del do­mingo había muerto una cuñada del marido de Emilia Izquierdo, la tercera hermana en discordia junto a Luciana y Ángela —a las que más tarde se acusaría de haber inducido a sus hermanos al asesinato.
En esos días, cada cual podía imaginar la amenaza en el interior de su propia casa o lindando con la del vecino. Todo dependía del bando en que cada uno decidiera alistarse o se sintiera incluido, ha­bida cuenta de que todos y cada uno tenían innumerables posibili­dades de pertenecer a ambos. Por tanto, una cierta arbitrariedad surgida de lo que no se sabía del otro, del próximo, cuyos verdade­ros sentimientos podían haber estado escondidos o disimulados para brotar ahora repentinamente, se unía a la conmoción y al miedo generalizado. La ecuación resultante era, pues, miedo más arbitra­riedad y su solución, una incógnita. Curiosamente, esos mismos tér­minos habían estado, como se vería después, en el origen de la tra­gedia.
Los días que siguieron al suceso fueron días temidos. Había mie­do al regreso de las hermanas presuntamente instigadoras, Luciana y Ángela, evaporadas desde la semana anterior; miedo a Antonio Cabanillas, el padre de las niñas asesinadas; miedo a la respuesta de las distintas ramas de las distintas f31nilias, dentro y fuera del pue­blo; y, sobre todo, un miedo contagioso a que la cuerda del último drama tirase de otros dramas sobre los que el olvido había trabaja­do como una lápida. Algunos vecinos hablaban ya de hacer las ma­letas y de cerrar los escasos negocios. Se temía el éxodo.
Fuera de esto, existía también una aprensión —causada por esta estructura de parentesco— relacionada con que ciertas historias sa­lieran a la luz. Una especie de pudor repentino de una aldea endo­gámica acostumbrada a guardar sus conflictos. Y también un tem­blor vergonzoso a aparecer como el reflejo miserable de esa España profunda, tan traída y llevada por los libros, por el cine y por la te­levisión, de niños en las tinajas, campesinos obtusos y sanguinarios, y malevolencia rural.
En el fondo, con unas cosas y con otras, se estaba jugando la su­pervivencia del pueblo. Había algo más que una disputa sangrienta entre familias: se había puesto en peligro la supervivencia colectiva.
Cuando los vecinos se decidían a hablar era para defender esa su­pervivencia. Insistían, de un modo que se dirigía en primer lugar a su propio convencimiento, como si la presencia del interlocutor sir­viera sobre todo para escucharse a sí mismos, en que el estallido no afectaba más que a los «amadeos» y a los «patas pelás», ramas par­ticulares de los Cabanillas y de los Izquierdo. Aceptar la idea de una guerra entre los Cabanillas y los Izquierdo, sin matices y sin reduc­ciones, era transigir con la idea de una guerra universalizada y con la previsión de una hecatombe a la vuelta de la esquina. Fuera co­mo fuese, el primer gesto de la supervivencia consistía en espantar los fantasmas de una contienda colectiva, particularizando el con­flicto hasta contenerlo en su territorio más pequeño.
La supervivencia, además, merecía la pena en términos objeti­vos. Los términos estaban relacionados con la reciente prosperidad del pueblo, tradicionalmente dedicado a la aceituna, el grano, los cerdos y las ovejas. Las subvenciones estatales y el empleo comuni­tario habían hecho crecer el nivel de vida en los últimos cinco años. Se veían casas nuevas y reformadas por todas partes, las calles es­taban asfaltadas y en los pequeños negocios se respiraban aires de beneficio. Para entenderlo mejor, había que remontarse a la historia de una aldea que no conoció la electricidad hasta los años se­tenta, el agua corriente hasta los ochenta y el asfaltado de las calles hasta hacía seis años. Por primera vez, aquella conciencia colecti­va, secularmente cerrada al mundo, había empezado a asomarse a él. Los defensores de la tesis de la tragedia aislada luchaban con­tra la memoria en una atmósfera de pólvora antigua. Era la memo­ria de una aldea fundada por familias Izquierdo provenientes del cercano Helechal en el siglo pasado y que, a principios de la centu­ria, se encuentran conviviendo con extraños que regresan de una emigración cubana.
En ese momento comenzó la guerra, la guerra de los Camariches (Izquierdo) contra los Habaneros (Cabanillas). Es decir, la guerra de los fundadores contra una familia de intrusos llegada de Cuba. A la vista del entramado presente de parentescos, la resurrección de ese conflicto significaría la guerra de todos contra todos. Después de tan­tos años, y estando tan cerca ya del mundo contemporáneo, los habi­tantes de Puerto Hurraco temían, tras el nefasto domingo de agosto, levantarse por la mañana pensando que cualquiera podía ser un ene­migo, que la fiera dormida podía despertar y llenar el aire de zarpa­zos. Como si no hubiera pasado el tiempo o como si hubiera dado igual que el tiempo hubiera pasado. En ese aspecto, sus sentimientos eran muy semejantes a los sentimientos con que el resto del país les contemplaba. Mientras el país entero, a su vez, se sentía observado por los nuevos y modernos amigos europeos, los mismos que habían surtido la leyenda negra española de hechos que la confirmaban ejemplarmente, de hechos muy semejantes a los de Puerto Hurraco. Seguramente, Puerto Hurraco hizo que los españoles se volvieran tan hipersensibles a la observación como los propios vecinos, y también desde esa oscura culpabilidad nutrida por la incertidumbre y la ig­norancia.
La historia olvidada
Existía, por tanto, una historia de Puerto Hurraco, una historia escondida y, al parecer, fatalmente olvidada, a la que se había re­gresado brutalmente a causa de ese mismo olvido.
Hacia 1920. Unos niños juegan en el polvo marrón de una calle­juela. Los hombres arrastran sus mulas en el campo y las dos len­guas de piedra negra que desde la montaña lamen Puerto Hurraco lanzan chispazos de luz. Los niños son Ángel Cabanillas, apodado El Rapa, y los hijos de La Torcía y La Daniela, ambas de familia Iz­quierdo. De pronto, se enredan en una gresca. El Rapa, de catorce años, se marcha a su casa. Al cabo de un rato, cuando quiere salir de nuevo a la calle, La Torcía y La Daniela le esperan armadas. La madre de Ángel Cabanillas no le deja salir. El incidente crea una tensión desproporcionada entre las familias. No hay un previo con­flicto de tierras, ni otro conocido. Pero la tensión alcanza los años si­guientes, cuando las familias aparecen en la historia completamen­te enconadas.
Año 1928 o 1929. Luis Cabanillas se interpone en la amistad de su hermana Matilde con Alejandro García Izquierdo. Alejandro pide ayuda a los parientes Izquierdo y traman esperar a Luis a la salida del salón de baile de Marcelo Merino. Son las últimas horas de la fiesta, el ambiente del salón está espeso y un amigo de Luis abre la ventana. Por encima de los tejados distingue el perfil lunar de los montes y, con la misma luz, a Alejandro y a sus primos apostados en una de las callejuelas. Luis hace cuestión de honor en salir mientras tantea la navaja que lleva en el bolsillo del pantalón. Antes de que los Izquierdo reaccionen, asesta una puñalada en el cuello a Alejan­dro García. El acuchillado nunca llegó a recuperarse totalmente. «Se quedó como atontado.» Luis Cabanillas fue condenado a siete me­ses de cárcel ya posterior destierro en Peñarroya.
Año 1935. Se repite el suceso con distintos protagonistas e inversa fortuna. Un baile en una fiesta cercana. Basilio Cabanillas ronda a Amelia Izquierdo, prima de Daniel Izquierdo, por mote El Dentis­ta. Al parecer, Basilio y Amelia se entienden. El Dentista interrum­pe la escena y discute con Basilio. El clima se caldea a lo largo de la noche. Finalmente, El Dentista lanza una amenaza y se marcha. Ba­silio regresa al pueblo caminando, sorteando pedregales y olivos en una noche cerrada. El Dentista surge de entre unos matorrales y le apalea hasta tumbarlo. Basilio consigue llegar a su casa y de allí a un hospital de Badajoz, donde tardará semanas en reponerse. Daniel Izquierdo, El Dentista, fue encarcelado y años después tuvo que pa­gar fianza para conseguir la licencia de escopeta.
Hasta estas fechas, los conflictos responden al esquema de Ca­mariches contra Habaneros. No hay disputas materiales de ninguna especie. Las disputas tienen trasfondo grupal y las heredan los pa­rientes por extensión consanguínea y cronológica. Se trata de los fundadores y de los emigrantes que legan a su descendencia una probable competitividad a escala local y sólo explicable dentro de un entorno cerrado donde el roce produce una marca cuya exposición continua tiende a pasar por herida.
El resto forma parte de una historia más y mejor manejada por los que todavía viven. Pasaron 26 años desde las andanzas de El Dentista hasta la desgracia siguiente. En ese plazo largo, que no se­ría el único de magnitud que mediaría entre catástrofes, los Cabani­llas y los Izquierdo debieron de fundirse en una maraña de lazos de parentela, que hoy son inextricables y amenazadores. Estos lazos parecían configurar una paz decisiva. Pero en Puerto Hurraco la paz ni se decide ni tiene dueños.
Años 50. Amadeo Cabanillas Caballero y Manuel Izquierdo, llama­do Mal Tiempo, echan ovejas en los tristes pastos de Puerto Hurraco. Las fincas lindan. No hay cercado, sólo un golpe largo de tierra amon­tonada que las separa. Las ovejas entienden mal la delimitación y se la saltan sin reflexionar. Otra gresca, de no grandes dimensiones, pe­ro que se conserva en la memoria como un hito de este prolongado ca­mino de desavenencias. El que algo así se conserve en la memoria es lo más inquietante de todo.
Año 1961. Se produce el primer choque entre Antonio Cabanillas -el padre de las niñas asesinadas-, todavía niño, y los futuros cri­minales de sus hijas, Emilio y Antonio Izquierdo. «Al niño le tupie­ron la boca de hierba.» El padre de las niñas asesinadas negó en esos días aciagos de agosto que tuviera jamás un roce con Antonio y Emi­lio. Aunque lo negaba no como si negara el hecho, sino como si ne­gara cualquier especie de memoria. Mientras se dirigía con su trac­tor al campo, dos días después de las desgraciadas pérdidas, de la boca de Antonio Cabanillas se escapaba la palabra «maldad» con una certeza religiosa.
El caso es que, sin moverse de la fecha, Amadeo Cabanillas Ri­vera, hijo del otro Amadeo y hermano de Antonio, discutió con Jeró­nimo y Luciana, hermanos de Antonio y Emilio por el asunto del chaval. Luciana se rompe un brazo al caer empujada por Amadeo: ésta es toda la historia de amor que vivieron y que en 1990 levanta­ba especulaciones acerca de un despecho sentimental que habría ali­mentado la última fase del resentimiento. Jerónimo esperó en la fin­ca de Las Pelícanas a Amadeo y lo mató de una cuchillada. Años de cárcel, psiquiátrico y destierro a Monterrubio, a seis kilómetros. El pueblo donde vivían y desde el que tramaron los hermanos Izquier­do la matanza.
1984, veintitrés años más tarde. La casa de Isabel Izquierdo, ma­dre de los convictos y hermana de Mal Tiempo, se incendia. La ma­dre muere, y las hermanas, que estaban esa noche en la casa, acusan a Antonio Cabanillas de haber prendido el fuego y al pueblo entero de no haberles ayudado. Lo cierto es que olvidaron a su madre entre las llamas y que muy pocos vecinos llegaron a despertarse esa noche.
  1. Jerónimo repite cuchillada en la Cooperativa de Monterru­bio, esta vez sobre Antonio Cabanillas, que tiene que ser ingresado. A partir de este momento, los Patas Pelás se enclaustran en su feu­do de Monterrubio. Los hermanos se dedican a jugar a las cartas y a toma: helados de corte, una especie de pasión. Luciana y Ángela van clamando justicia por las calles, se arrodillan delante del cuar­telillo de la Guardia Civil y obligan a los vecinos a desenchufar los frigoríficos ya parar los relojes de pared, por temor a que camufla­ran bombas. Una existencia entre la locura y el miedo, alimentada por confidentes y enzarzadores. Después de que la locura y el miedo hubieran fermentado lo suficiente y se hubieran descompuesto en su propio caldo de cultivo, llegó el domingo sangriento, tras las fiestas de agosto. «Vengo a por el Puerto, esto vengo esperando hace seis años», dicen que gritaba Emilio Izquierdo desde el callejón entre descarga y descarga de su repetidora.
Ruido de cerrojos
Esta historia pudo componerse a partir de fragmentos, de confi­dencias a media voz, hechas en el pequeño bar donde los parro­quianos se limitaban a jugar a las cartas y a vigilar permanente­mente a los periodistas o, tras llamar a alguna puerta, atravesar un largo pasillo y quedarse en el patio del fondo mientras los dueños de la casa echaban los cerrojos. Jamás se confiaban en grupo. Las úni­cas posibilidades dependían de encontrar a solas al interlocutor o de sacarle de la proximidad de los otros. Las mujeres y los hombres ha­blaban en su casa sólo a condición de que no estuviera el cónyuge. La mutua vigilancia a que todos se sometían daba como resultado un silencio a medias y, muchas veces, ficciones o falsedades.
Los más proclives a soltarse, y no mucho, eran los emigrantes que habían regresado para las fiestas y los que habían tomado la deci­sión de marcharse. Por lo general, se negaban a dar el nombre y sólo apuntaban la rama de Izquierdo o Cabanillas a la que pertenecían y cuya posición estratégica en el conflicto era prácticamente imposi­ble desentrañar para el forastero. La mayoría hablaba como Caba­nillas en esos momentos, pero un ligero contraste con el siguiente in­terlocutor arrojaba la idea contraria. No decían su nombre, aunque se denunciaban entre ellos. «Ése con el que dice que ha hablado es un Amadeo» o «ese es un Pata Pelá».
Al llegar la noche, los guardias civiles recomendaban severamen­te que los periodistas dejaran el pueblo. Entonces sí que sonaban los cerrojos más allá de toda atmósfera literaria. Miguel Gener hizo unas espléndidas fotografías de lo que era la noche en Puerto Hurraco, aguantando en aquella oscuridad tensa en la que las luces de los fa­roles se pegaban al suelo y dejaban recortado por encima el cielo an­cho, espeso y nocturno, de las tierras pacenses. Esas fotografías con­siguieron reproducir las tenebrosas impresiones que podría haber sentido cualquiera que se acercara a Puerto Hurraco horas después de la, carnicería. Algo así como meterse en un poblado fantasma del viejo Oeste, pero sin épica, cruzado por caminos que se fundían en la noche y con una carretera cercana que parecía el tramo final de todas las carreteras del mundo. Dentro de las casas, las luces se apa­gaban enseguida y entonces el cielo oscuro empezaba a pesar y a desplomarse como la tapa de un ataúd.
En Esparragosa o en Zalamea, a pocos kilómetros, la noche se vi­vía de muy distinta manera. La gente salía a tomar el fresco al qui­cio de la puerta, se veían corros de adolescentes en las puentecillas y paseantes que se adentraban en la tiniebla de los senderos. Eran las horas para respirar un poco de aire, después de los cuarenta gra­dos de secano que habían carbonizado el día. En Puerto Hurraco no se respiraba, los habitantes parecían contener el aliento hasta que pasara algo que se sentía próximo y fatal. Esa noche calurosa de en­cierro daba la verdadera temperatura del ánimo de la gente.
El día 30 de agosto las hermanas Izquierdo, Ángela y Luciana, salieron de un escondrijo de Madrid y tomaron el expreso de Bada­joz. A partir de ese momento iniciaron su escabroso periplo entre las pretensiones del fiscal, que las acusó de conspirar junto a sus her­manos -aunque la Audiencia de Badajoz revocó en febrero de 1992 el auto de procesamiento-, y su inexorable destino psiquiátrico en Mérida. Pero durante los cuatro días en que estuvieron desapareci­das, Ángela y Luciana se presentaban como la clave que podía des­cifrar los enigmas. Y también disolver el sentimiento de amenaza in­mediata que todavía pesaba sobre las gentes de Puerto Hurraco. Su desaparición había prolongado la inquietud, porque, sin lugar a du­das, tanto para los de Puerto Hurraco como para quienes estaban al tanto en Monterrubio de la Serena, había una diferencia sustancial entre el dedo que había apretado el gatillo y el cerebro que había en­viado la orden.
La casa de Monterrubio era una casa de pueblo de dos plantas pe­queñas embutida en una hilera y tan cerrada a cal y canto como, según decían, lo había estado en los últimos años, cuando los hermanos y hermanas Izquierdo vivían en ella. El diagnóstico del vecindario era tan concluyente como lo fue después el de la Audiencia. Eran dos mu­jeres mayores, de 49 y 63 años, prematuramente envejecidas, cuya existencia estaba organizada alrededor de los líos vecinales, que salían dando gritos de su casa y recorrían las calles insultando a sus parien­tes de Puerto Hurraco y a cualquiera de Monterrubio que se cruzara con ellas, que peregrinaban regularmente al cuartelillo y que, simple­mente, «no podían estar bien». En contraste, Emilio y Antonio rara vez protagonizaban un altercado. Parecían bastante pacíficos o quizá sólo tranquilos y, según la opinión del coro popular de Monterrubio, absolutamente dominados por sus hermanas.
Ninguno de los cuatro se había casado. La única pista sentimen­tal relacionaba a Luciana con Amadeo Cabanillas, en el famoso episodio que concluyó con fractura de huesos para la mujer y que inau­guró la última fase criminal entre las familias antagonistas. Luciana negó en días posteriores que hubiera existido semejante posibilidad, como no podía ser de otra manera. Los cuatro hermanos, por lo de­más, apenas salían de la casa de Monterrubio, donde las persianas estaban permanentemente bajadas y los pestillos echados. Allí fue­ron re cociendo su animadversión y sus malos sentimientos durante seis años.
Con todo ello viene el dilema. La matanza de Puerto Hurraco pue­de ser contemplada a la luz de una historia secular de rencillas y con­flictos que culminó de esa manera como podía haber culminado de cualquier otra parecida, o bien esa tragedia hay que observarla a tra­vés de esta última escena, mucho más reducida, mucho más actual, mucho mejor iluminada. Si fuera así, lo que se ofrece a la vista es el cuadro de cuatro hermanos encerrados en sí mismos, con antece­dentes psiquiátricos y con manifestaciones de desequilibrio patentes, aislados en un pueblo de Badajoz que ni siquiera es el suyo, armados hasta los dientes y profiriendo amenazas constantes, ante la pasivi­dad de instituciones y vecinos. Después se conocería el dominio pa­tológico que los mayores ejercían sobre los pequeños y también sal­drían a la luz abultados rumores sobre la vida de los Izquierdo. Pero no había ninguna necesidad de ello, porque un simple vistazo a los historiales clínicos, al entorno familiar en el que habían crecido y aprendido, a su vida cotidiana y a sus hechos cotidianos, habría bas­tado para anticipar un pronóstico de lo que podría ocurrir y de lo que fatalmente ocurrió.
Los desheredados
La historia de la España negra y profunda siempre ha servido ha­cia dentro y desde fuera. Desde fuera, el que más y el que menos ya sabe cómo ha funcionado. Pero, paradójicamente, también ha sido eficaz a la inversa, tapando la desidia de la sociedad civil y de las instituciones públicas, y arrojando al pozo sin fondo de la concien­cia de un pueblo que se ha movido entre la supervivencia y el olvi­do todos los desastres que nadie era capaz de asumir.
Desde un punto de vista literario y dramático conmueve descubrir que un pueblo de doscientos habitantes guarde en su memoria cen­tenaria un arsenal de disputas que van desde lo ridículo hasta lo ca­tastrófico, con nombres y apellidos, con detalles minúsculos trasmi­tidos de padres a hijos como las palabras de una liturgia, y que la tragedia corone finalmente esta memoria. Pero desde el punto de vis­ta de los hechos, lo único que se acerca a los motivos verdaderos —más allá de las leyendas que nos dejan tan enaltecidos como vulne­rables— es la constatación de que cuatro personas enfermas, indivi­dual y socialmente enfermas, armadas, aisladas y sin escapatoria an­te el mundo, explotaron un mal día en un clima colectivo de asombro que sustituyó automáticamente a una colectiva indiferencia.
Como en las malas películas, todo trató de resolverse judicial­mente. Los juicios tienen la virtud de aplicar condenas y de trasfe­rir las ideas de bien y mal a la potestad de un tribunal o de un ju­rado que, en realidad, sólo se ocupa de crímenes y castigos. El juicio de los hermanos Izquierdo causó la misma expectación que la trage­dia y dejó las cosas en el lugar donde se quedan las cosas intocables.
El 17 de enero de 1994, Antonio y Emilio Izquierdo se sentaron en el banquillo de los acusados, cuando ya se había decidido la re­clusión de sus hermanas en el hospital psiquiátrico de Mérida con un diagnóstico de «delirios paranoides». José Gómez Romero, el psi­quiatra que las tenía a su cargo, declaraba en esas fechas, tres años y medio después de su ingreso, que «Luciana y Ángela han mejora­do algo, poco a poco, pasean con otras internas y, sobre todo, Ánge­la ha desarrollado un poco de su personalidad, condicionada por la de su hermana hasta el punto de que, al principio, las cogías por separado y te hablaba utilizando las mismas expresiones que Lucia­na» (EL PAÍS, 23 de enero de 1994). En el juicio, los peritos psiquiá­tricos llegaron a la conclusión de que Emilio y Antonio Izquierdo su­frían «alteración de la personalidad de carácter paranoide». Cosa que, al parecer, «no alteraba el plano de la conciencia», si bien «so­bre esta personalidad, que constituye terreno abonado, hay una vi­vencia (la muerte de la madre) que es vivida de forma muy trau­mática por estas personas y se convierte en una idea sobrevalorada (la venganza) que invade el campo psíquico del sujeto. En este sen­tido estimamos que su capacidad volitiva podría estar disminuida» (EL PAÍS, 18 de enero de 1994). Dado que la psiquiatría se mueve por el mundo como si fuera una ciencia, hay cosas que los legos no pue­den entender. Por ejemplo, el que la conciencia no se altere cuando hay una idea sobrevalorada que invade el campo psíquico del suje­to, disminuyendo además su capacidad volitiva. Misterios del ser.
Los magistrados, en los fundamentos de derecho, afirmaron además que Emilio y Antonio no eran enfermos mentales, exponiendo el he­cho de que ambos «eran capaces de manejar un rebaño de ovejas de unas 1.000 cabezas» y que tenían fincas arrendadas, «consiguiendo, a pesar de la crisis por la que atraviesa el campo, poseer una carti­lla de ahorros con unos diez millones» (EL PAÍS, 26 de enero de 1994). Es decir, habría una relación inequívoca entre la salud mental y la gestión económica y agropecuaria. Estaríamos aquí ante una especie de protestantismo psicológico —visto a través de la doctrina de la predestinación mental.
Así pues, los delirios paranoides de los hermanos y de las herma­nas Izquierdo tuvieron distinto final como consecuencia de la dife­rente relación con el gatillo. La justicia actuó sobre los hechos y se limitó a sancionarlos, salomónicamente, con sus dos espadas con­temporáneas: el psiquiátrico y la cárcel. El 25 de enero de 1994, An­tonio y Emilio Izquierdo fueron condenados a 688 años de cárcel perfectamente divididos entre ambos como autores criminalmente responsables de nueve asesinatos consumados y seis frustrados. Los ponentes afirmaron que los dos hermanos prepararon por «vengan­za» un «plan de exterminio del mayor número de habitantes posible de Puerto Hurraco».
Aunque la Justicia dictó sentencia, y con ella la sentencia del ol­vido o del comienzo del olvido, lo cierto es que, más que disipar la temida imagen de España, la reveló en fotografías nuevas. La mitad locos o idiotas, la mitad asesinos carniceros. Y, sin embargo, habían pasado muchas otras cosas sobre las que no se podía dictar senten­cia como la abrumada existencia de esas cuatro personas encerradas en una casa de Monterrubio de la Serena hablando con sus fantas­mas en un idioma delirante, o la supervivencia en un entorno capaz de trasmitir de generación en generación la forma en que unas ove­jas se saltaron unas lindes de tierra amontonada para provocar una refriega. El mundo es complicado y la ley lo simplifica en términos de habitabilidad convencional, cuando la ley se cumple. Pero, con toda certeza, la masacre de Puerto Hurraco debió servir para llevar a la superficie una imagen de la España actual más allá de los tópi­cos y de las ideas conformadas a las que invita la desidia intelectual de la que somos ancestrales herederos. Muchas regiones rurales es­pañolas están todavía iniciando el siglo XX y esta situación no se re­fiere solamente a medios materiales de vida o a capacidad de pro­mover recursos, sino también al lugar que ocupan en el proyecto de este país. El abandono a su locura de los cuatro hermanos Izquier­do podría ser también el abandono a que se ha sometido a una vas­ta extensión de la vida española que no encuentra su sitio en ningún proyecto y que no se ve reflejada en ningún futuro. La España ne­gra no está hecha de ningún material particular. Si está hecha de al­go es de los ojos que no quieren mirarla.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2016.07.05 14:16 EDUARDOMOLINA Cuando el capitalismo globalizado nos ataca. La situación que observamos en nuestro mundo globalizado es que las desigualdades entre las naciones y entre la ciudadanía de una misma nación se van haciendo cada vez mayores,

Ernesto Ruiz Ureta
http://www.nuevatribuna.es/opinion/ernesto-ruiz-ureta/cuando-capitalismo-globalizado-nos-ataca/20160704153204129859.html
"En el devenir de la historia reciente hay quien ha llegado a vaticinar su fin [1] y, sin embargo, lejos de alcanzar la estabilidad del Paraíso y engañados por una época de gran moderación [2] nos hemos “dado de bruces” con la “Gran Recesión”. Nos hemos encontrado inmersos en una profunda crisis que si bien tuvo su origen en EEUU allá por el verano de 2007, sus efectos se han dejado sentir en casi todos los rincones de nuestro planeta y han conseguido reducir aquellos derechos que la ciudadanía había alcanzado después de la Segunda Guerra mundial con sumo esfuerzo y en aras a un mejor y más equitativo reparto de los bienes y recursos producidos. Estamos, por tanto, en un cruce crítico de caminos en el que la democracia puede estar en peligro. Por ello, los ciudadanos, cada vez más enrocados y separados por sus preocupaciones, no pueden olvidarse de que los derechos alcanzados son responsabilidad de todos y que cada derecho tiene su reverso que es su deber. Por tanto, “no es el momento de descansar: el mundo está todavía por hacer [3]" y puede ser oportuno repensar si es mejor como nos dice Samir Amin: “Salir de la crisis del capitalismo o salir del capitalismo en crisis [4]"
Siendo consciente de la importancia de estos tiempos, quiero poner de manifiesto la influencia que ejerce la globalización, según se está manifestando actualmente, en las crisis económicas y en la forma en la que se utiliza y retribuye la fuerza de trabajo. La sociedad se encuentra en un momento clave, un momento de crisis/oportunidad. Las tendencias que las naciones desarrolladas y el poder económico imponen en los asuntos sociales y económicos no están siendo apropiadas para la consecución de un mundo donde todos puedan vivir mejor. La permanencia en el camino iniciado a finales de los años 60 y principios de los 70 del siglo pasado [5] o la elección de un camino u otro en las relaciones económicas y laborales no es, por tanto, baladí, ya que las crisis que un capitalismo sin control genera pueden llegar a ser incluso mortales para las personas de aquellos grupos de población más desfavorecidos.
La situación que observamos en nuestro mundo globalizado es que las desigualdades entre las naciones y entre la ciudadanía de una misma nación se van haciendo cada vez mayores, lo que nos confirma que no estamos en el camino correcto, ya que el reparto de la renta y la riqueza, cada vez más, es apropiada por la parte más alta de la pirámide social, aquellos que poseen los mayores recursos, el 1% de la población, y, sin embargo, el resto de la población va retrocediendo en la cobertura de sus necesidades. Y no es posible separar la crisis económica actual, ni muchas de las anteriores, de las tendencias globalizadoras de este tiempo, ya que ambas van hermanadas. Sin embargo, de todas las globalizaciones posibles la que supone un mayor riesgo y puede ocasionar más daño que las propias guerras es la globalización financiera, que, además, termina definiendo de forma perceptible y global las relaciones políticas, sociales, económicas y laborales. Globalización financiera que actúa sin cortapisas y con el impulso, llevado metódicamente, por la ideología neoliberal. Financiarización [6] de la economía que, en la medida que haga más rentable colocar el capital en inversiones financieras que en actividades productivas, nos conduce hacia una economía de casino.
Y todo esto ¿Cómo afecta al trabajo? Las crisis económicas, consecuencia de la forma de globalizar, y el trabajo, especialmente el nivel y la calidad del empleo, tienen una relación directa. Por una parte la especulación financiera (la financiarización de la economía y de la sociedad) está retirando dinero de la economía productiva y propicia la minoración de puestos de trabajo. Por otra parte esta situación nos está dibujando una sociedad dual en muchos sentidos. En un primer sentido separa a los detentadores del capital con respecto de los asalariados y desempleados. En un segundo separa la masa de asalariados en trabajadores fijos y precarios. Esta globalización, además, está agotando las posibilidades de un trabajo digno, decente [7] , y nos está reportando una gran masa de desempleados [8] a la que se están uniendo todos aquellos trabajadores vulnerables con trabajos precarios y mal retribuidos. Bien nos dice Joseph Fontana que “Hay en la actualidad más esclavos que en ningún otro momento de la historia, en una servidumbre que no se basa tanto en la propiedad como en el endeudamiento, y que se distingue por ello de la antigua por el hecho de que un esclavo cuesta hoy mucho menos que en el pasado [9]."
Añado la bibliografía que a las que se remite el artículo
[1] Fukuyama, Francis (1992). El fin de la Historia y el último hombre. Editorial Planeta S.A. Llegó a decir que «lo que podríamos estar viendo no es sólo el fin de la Guerra Fría, o de un particular período de post-guerra, sino el fin de la historia como tal: esto es, el punto final de la evolución histórica de la humanidad y la universalización de la democracia liberal occidental como la forma final de gobierno humano». Posteriormente se retractaría de tal afirmación.
[2] Época marcada por una baja inflación, un elevado crecimiento y leves recesiones que se enmarca en las últimas décadas del siglo XX y primeros años del XXI.
[3] De Sebastián Carazo, Luis (2002). Un mundo por hacer. Claves para comprender la globalización. Editorial Trotta.
[4] Amir, Samin (2009): La crisis: Salir de la crisis del capitalismo o salir del capitalismo en crisis. El viejo topo.
[5] Lo que se viene llamando sistema neoliberal.
[6] El término “financiarización” tiene u notable defecto. Su definición resulta todavía demasiado ambigua, prestándose a distintas interpretaciones. Sin embargo, presenta también una indudable virtud: es un concepto que recoge la creciente preponderancia, económica pero también política, del capital financiero internacional. Ignacio Álvarez Peralta (2011:23): Frente al capital impaciente.
[7] La primera referencia al trabajo decente se hace por el Director General de la OIT en 1999. El filósofo judío Avishai Margalit define una sociedad decente como aquella cuyas instituciones no humillan a las personas (Amartya Sen y otros, 2007)
[8] Dejours (2009:53) nos dice: “El desempleo es la fuente principal de injusticia y sufrimiento en la sociedad francesa actual y el escenario principal de ese sufrimiento es, por supuesto, el trabajo, tanto para quienes están excluidos de él como para quienes tienen uno.”
[9] Fontana (2011:968): Por el bien del Imperio.
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.18 11:20 EDUARDOMOLINA José Antonio Pérez Tapias. La paradoja de una mayoría no mayoritaria.

http://ctxt.es/es/20160608/Firmas/6554/campa%C3%B1a-electoral-pactos.htm
"Las paradojas tienen su encanto. Tensionando el lenguaje, son retos para nuestro intelecto. Por eso mismo hay que manejarlas con cuidado. Quien formula una propuesta sirviéndose de una paradoja puede que no salga airoso del reto que él mismo se haya planteado. En tal caso, por el contrario, puede ocurrir que el atrevimiento retórico provoque un mayor hundimiento en las contradicciones de las que se quería salir con una propuesta paradójica que pretendía ser como una cuña de la misma madera. Me temo que una situación así es la que puede tener que afrontar la dirección del PSOE y, concretamente, su portavoz a estos efectos, el reputado economista Jordi Sevilla, cuando lanza el mensaje de que “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Salta a la vista que está planteando de manera explícita la hipótesis consistente en que, de hecho, se reconozca políticamente, con la correspondiente traducción en comportamiento parlamentario, una mayoría que no se tiene. ¿Qué decir, pues, ante esta aparente solución para salir de todo posible bloqueo en un nuevo proceso de investidura de un candidato para la presidencia del Gobierno de España?
Hay que conceder, por una parte, que una fórmula como la propuesta se hace valer recordando al Partido Popular la obviedad, respecto a la cual son tan interesadamente olvidadizos, de que en España tenemos un sistema parlamentario. Por ello, la ciudadanía elige a sus representantes en las cámaras legislativas, siendo éstos los que después, en el Congreso de los Diputados, han de conformar la mayoría necesaria para investir a un candidato como presidente del Ejecutivo. No hay, por tanto, elección directa de un presidente que de suyo es un primer ministro. De nada sirve invocar sin más el hecho de la lista más votada para reivindicar que automáticamente sea presidente quien la haya encabezado, tratando así de legitimar apelando al voto de los electores algo que tales votantes de suyo no han elegido. Los electores sólo dan su voto para quienes han de representarlos en la sede del poder legislativo, entrando en sus funciones el apoyo a una candidatura presidencial en base a una mayoría parlamentaria que, si de entrada ningún partido cuenta con ella en términos de mayoría absoluta, ha de conformarse mediante pactos hasta lograr la mayoría suficiente legalmente exigida. No obstante, a pesar de ser así las cosas en la democracia que en nuestro Estado tenemos, la derecha, esa que tanto invoca la Constitución cuando le interesa, seguirá dando la lata con el tan recurrente mensaje engañoso de que se traiciona la voluntad de la ciudadanía si no se inviste presidente al candidato del partido con más votos. Es una intencionada falsedad a la que podemos atribuir voluntad de engaño.
Dicho lo anterior, es obligado señalar, por otra parte, los problemas que encierra la propuesta de desbloqueo parlamentario comunicada por Jordi Sevilla, la cual recoge formulaciones de Pedro Sánchez en otros momentos, así como se hace eco de la reiterada indicación hecha desde mucho tiempo atrás por Felipe González acerca de que se deje gobernar, mediante abstención por parte de PP o PSOE, a quien tenga cierta mayoría, sea PSOE o PP, aunque no llegue a la mayoría que debiera haber de no contar con abstenciones. Hay que señalar primeramente que una fórmula así de ninguna manera puede sostenerse en el vacío, sino que implica algún tipo de acuerdo, presentado incluso como de cortesía parlamentaria, para que los implicados en una situación como la que se quiere abordar acepten la solución. Es decir, es insoslayable reconocer que para que esa vía de desbloqueo funcione tiene que haber alguna suerte de acuerdo entre PP y PSOE. ¿Supondría tal acuerdo una forma “elegante” de dejar paso al PP hacia el gobierno, en el caso de que fuera el partido que aglutinara más apoyos seguros? Y, de otro lado, ¿entrañaría tal acuerdo una confirmada anuencia del PP en el caso de que fuera el PSOE el que pudiera ostentar más apoyos confirmados? Una respuesta positiva a ambos interrogantes conlleva alguna forma de acuerdo del PSOE con el PP, y tal cosa no debe eludirse ante la opinión pública.
Una segunda cuestión ineludible es la relativa a la mayoría que pueda o quiera conseguirse, lo cual para el PSOE es cuestión crucial. Desde el campo socialista, el asunto no puede limitarse a pedir a la derecha, e indirectamente también a la izquierda o a nacionalistas que no entren en la mayoría que se conforme, que den vía libre a una supuesta mayoría de diputados, confiando en la abstención de quienes no la integren para cumplir los exigentes requisitos para mayoría suficiente. El quid de la cuestión radica en dónde se pone el límite de la mayoría que se quiere hacer valer y, por supuesto, con quién se suma para lograrla. En otros términos, ¿vale recabar apoyo para una mayoría no mayoritaria cuando se ha desechado intentar un pacto más amplio o de otra índole que permitiera una mayoría suficiente, es decir -–con perdón por la redundancia--, una “mayoría (en verdad) mayoritaria”?
Pienso, como muchos ciudadanos y ciudadanas, que el PSOE debe aclarar al máximo la índole y el alcance de su propuesta, no sea que bajo una alambicada fórmula de sabor parlamentario se suministre el amargo trago de un pacto por la derecha, con Ciudadanos, por ejemplo, en vez de un pacto por la izquierda, quizá desechado ya cuando la misma fórmula se hace pública cual bálsamo de Fierabrás para evitar las tremendas calenturas que puede originar un nuevo retraso en formar gobierno o la hipótesis que nadie quiere contemplar de una tercera convocatoria electoral. Hace falta una fórmula magistral, ciertamente, pero somos muchos los que esgrimimos razones para que en su composición no se excluya un pacto por la izquierda que, aun con sus paradojas, puede ser la vía para no quedar hundidos en contradicciones insalvables.
  1. Desde los “cristianos viejos” a los españoles buenos
Ya lo dejó escrito Cervantes en las primeras líneas de su magna obra, El Quijote: “duelos y quebrantos los sábados”. Es decir, indicación de menú bajo la cual se recoge la autoritaria orden de que “den morcilla” o plato de huevos con tocino o chorizo, en sábado –¡repárese bien!--, para que ningún cristiano nuevo, siempre bajo sospecha de seguir siendo judaizante, escapara a la prueba que ha de pasar si quiere ver expedita la puerta para la integración social entre los cristianos viejos. Y en ésas seguimos, cuatro siglos después. Para algunos, no todos somos iguales. Piensan ellos que a los suyos, esto es, a ellos mismos les corresponde, por la naturaleza de las cosas, el poder, porque han de mandar los que tienen la pureza de sangre necesaria para ordenar los asuntos de la patria –identificados con los de su clase-- y velar por lo que ha de ser su incorruptible esencia –como incorruptible era el brazo de Santa Teresa que esgrimía el dictador de cuyo nombre no quiero acordarme, para legitimar con los restos de tan egregia doctora de la Iglesia, aunque fuera de ascendencia judía, el nacionalcatolicismo con el que legitimaba su criminal régimen--. Tal es el fondo telúrico de la derecha española, conservadora hasta las cachas, hoy entregada al neoliberalismo rampante que ha dominado la escena mundial y, por supuesto, el patio nacional, en los últimos tiempos.
¿Y a qué viene esto? Es interrogante al que cualquiera puede responder acogiéndose, según preferencias, o a la poesía de Bécquer o a la antipoesía del chileno Nicanor Parra: “¿Y tú me lo preguntas, amor mío?”. La respuesta está clara: la derecha española se mantiene en su imaginario carpetovetónico a piñón fijo. Y para prueba, un botón electoral, el que arrebatamos a Rajoy, desprendiéndolo de su chaqueta, la que lucía en el mirador de san Nicolás, en el Albayzín granadino, cuando, haciendo alarde de derroche de desparpajo antiplasma, se soltó su repeinada cabellera para decir: "Los mejores somos los españoles. Bueno, hay algunos un poco malos, pero son los menos, y los vamos a derrotar el 26 de junio, a todos". Claro, ¿verdad? Y dicho sin mayores problemas en un mitin del PP, después de la victoria de la selección española de fútbol, ganadora gracias a un gol de Piqué, independentista catalán fuera del estadio, pero cuyo gol, sirviendo lo mismo para un roto que para un descosido, es lo que más se parece al brazo incorrupto de la Santa de Ávila en manos de una derecha españolista posmoderna, a pesar de no haber sido moderna en ningún momento de su historia.
Si alguien piensa que esto es sacar demasiada punta a lo que no da para ello, que haga su inmersión en el psicoanálisis freudiano para adentrarse por los vericuetos donde circula lo reprimido en chistes, lapsus y actos fallidos. Tras la apariencia de ingeniosa broma electoralista, el candidato del Partido Popular juega con la vetusta diferenciación entre españoles de bien –“los mejores”-- y “los malos”, ésos de las izquierdas que, para el caso, tanto son los de un PSOE al borde de un ataque de nervios, como los de Podemos en la fantasiosa aventura de asaltar los cielos. El esquema de fondo no ha variado un ápice: los españoles de orden –del orden dominante-- y esos otros, los “jaraneros y alborotadores”, como dejó escrito Roberto Mesa en texto que no debiera ser olvidado. Apelación, pues, al imaginario colectivo, en este caso de la derecha más rancia, la cual es la que se permite dividir a los partidos políticos del momento presente en “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, habida cuenta de que es esa misma derecha con sus intereses sistémicos la que da o quita credenciales de lealtad a la Constitución, según la medida de dichos intereses. Está clara, pues, la jugada de un Rajoy que, con su currículum político, no debía de llegar de nuevo jamás a ser presidente del gobierno. El PSOE, por cierto, debería no dejarse enredar en ese perverso juego de clasificaciones discriminatorias entre constitucionalistas y no constitucionalistas. Sabe demasiado a etiquetas excluyentes como “españoles de bien”, “gente de orden” y “cristianos viejos”.
  1. Sobredosis de 'marketing' electoral. Miércoles 15 de junio.
    ¿Qué candidato presenta mejor imagen? ¿Qué partido vende mejor su programa? ¿Cuáles son los mejores mensajes en una campaña para captar votantes en el mercado del conjunto de los electores? ¿Cómo vencer a la competencia electoral de otros partidos en la disputa por el voto? ¿Cómo hacer que para ello funcionen bien los agentes electorales? ¿Cómo lograr una propaganda eficaz en los medios de comunicación?...
Cuestiones como las señaladas permiten constatar cómo a la terminología procedente del campo militar con la que los partidos políticos se entienden a sí mismos se sobrepone, especialmente en tiempos de campaña electoral, la terminología proveniente del campo económico, concretamente de las técnicas de venta que suelen reunirse bajo el rótulo de marketing, eludiendo, por lo demás, palabras de la órbita del castellano, como “mercadotecnia”. Lo de marketing parece que queda mejor y, además de permitir un rápido trasplante del campo económico al ámbito político, no deja de recoger ese neocolonialismo cultural del mundo anglo al que estamos sometidos, siendo, sin duda, uno de los actuales “signos de los tiempos”, como diría alguno.
Nada hay que objetar, sino todo lo contrario, a que en el campo económico y, más concretamente, en el mundo empresarial, se preste mucha atención a lo que señalan las teorías de marketing –seguiremos adelante con el término en cuestión, ya consolidado entre nosotros--, con el objetivo de explicar y, mediando explicaciones contrastadas con la realidad, potenciar las ventas de los muy diferentes productos con los que las empresas concurren al mercado pretendiendo ganar clientes, vender y obtener el máximo de beneficio. Sabemos además que tales teorías no cuentan solamente con ingredientes puramente económicos, sino que tienen en cuenta factores psicológicos decisivos respecto al comportamiento de los consumidores, así como otras muchas informaciones relevantes, desde las relativas a pautas culturalmente asentadas hasta las atinentes a datos demográficos relevantes sobre la población a la que se dirigen las campañas de venta. Un buen diseño de éstas es crucial para la competitividad, sin la cual se acaba sucumbiendo en esa guerra económica despiadada que supone la competencia en medio de todos los rigores del mercado.
Los diferentes ámbitos de nuestra realidad sociocultural no se hallan, por fortuna, separados por fronteras impermeables que hagan de ellos compartimentos absolutamente estancos. Mas siendo así, también es cierto que en nuestras sociedades, herederas de la modernidad, se han ido constituyendo distintas esferas, cada una con valores determinantes de sus propias dinámicas y con una lógica de funcionamiento en cada caso propia. Maquiavelo, por ejemplo, tuvo el indiscutible mérito de poner de relieve las peculiaridades de la esfera política, con la autonomía que le es propia –incluso estando económicamente condicionada, como señaló Marx--. Resulta ser, por tanto, un elemento distorsionante de la realidad el trasplantar sin más criterios y pautas propios de un ámbito a otro distinto. Si tal operación se consuma se confirma cómo desde un ámbito queda colonizado otro en el marco del mundo que comparten. Es decir, si la política se rige por pautas y criterios extraídos del campo de la economía, es que ésta domina a la política. Si ello se produce en tiempos de hegemonía del neoliberalismo, los hechos refuerzan el mismo sometimiento del Estado al mercado que desde dicha ideología se propugna.
Así, llega la hora de un debate electoral y los candidatos convocados al mismo están más preocupados por colocar mensajes prefabricados que por presentar el propio programa, están más atentos a cuidar la imagen con la que “venderse” que a comprometerse con sus propias propuestas, o se hallan más pendientes de los ecos mediáticos que de la palabra propiamente política. Lo volvimos a ver el otro día en el último, por único, debate electoral de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno presentados por los partidos de ámbito estatal: PP, PSOE, Ciudadanos y la coalición Unidos Podemos. Visto todo, bien viene que todos recuerden que los ciudadanos no somos meros consumidores, que un votante no es un cliente, que el propio partido de cada cual no es una mera empresa, que un programa de gobierno no es un catálogo de ofertas y que el preciado bien del voto no es una mercancía. Está bien aprender de la economía, pero teniendo muy presente que la dignidad de la ciudadanía exige que la política no se vea sometida a ningún reduccionismo economicista. La política nunca puede ser –no debe ser-- mero mercadeo, en ninguna de sus variantes.
  1. No fue un duelo de titanes. Martes 14 de junio.
Terminó el tan anunciado debate a cuatro, publicitado como acto estelar en esta campaña para las elecciones del 26 de junio, y cada uno de los candidatos se retiró con los suyos para comprobar en cada caso que habían recitado bien las lecciones aprendidas. No hubo momento alguno que fuera especialmente vibrante. No se alcanzó ese clímax de intercambio de argumentos sólidos que cabe esperar de un debate de verdad, incluso electoral. El guión, por tanto, es decir, los guiones que traían los respectivos líderes, elaborados por sus correspondientes equipos, se siguieron conforme a lo previsto. Sin apenas intercambio de razones, cada cual se dirigía a los suyos, de camino tratando de sacar ventaja a su competidor inmediato –Rajoy pugnando con Rivera y Sánchez con Iglesias-- para lograr arrancar algún voto de la gran bolsa de los indecisos o de los electores situados en riesgo de abstención. Hay que temer que poco se habrá alterado por ahí el panorama que los sondeos demoscópicos nos han dado a conocer.
Ante los temas delicados, todo fue pasar de puntillas. El candidato del PP eludió pronunciarse claramente sobre la negociación con Bruselas para ganar mayor plazo de cara a reducción del déficit. El candidato socialista no quiso insistir en un problema grave: la sostenibilidad del sistema de pensiones, para asegurar la cual propone un impuesto a grandes fortunas, pero sin que eso llegara a ser cuestión en la que abundara. El líder de Ciudadanos se lanzó inicialmente defendiendo la idea del contrato único, mas sin detallar más armas en la lucha contra el paro. No tuvo fuertes críticas a tal propuesta, enmarcada como viene en contexto neoliberal. Desde Podemos, su cabeza de lista no bajó a detalles respecto a cómo concretar eso del cambio de modelo productivo.
Salieron de refilón otras cuestiones, pero de nuevo las prisas, las pinceladas gruesas. Sánchez mencionó la reducción del IVA cultural, cuestión que retomó Iglesias para decir otro tanto en cuanto a productos de primera necesidad. Rajoy mostró el lado débil de su no credibilidad cuando hace esa propuesta tan demagógicamente populista de bajar los impuestos. No están las arcas públicas para ello –ni los bruselenses hombres de negro dispuestos a consentirlo--. Una brevísima alusión mereció el tema de la educación, respecto al cual Sánchez mencionó una vez más la bienintencionada pretensión de pacto educativo. Iglesias perdió una oportunidad de abordar a fondo la difícil situación en que se halla la universidad española.
Pero, aun con todo, fueron desgranándose propuestas, puntos programáticos de unos y otros, haciendo cada cual lo que podía para mostrarse fuerte. Rajoy alardeó de capacidad de gestión, faltándole decir que la veteranía es un grado. Cierto es que su etapa de gobierno está manchada con la corrupción hasta límites desconocidos hoy por hoy, cuestión que llevó a Pedro Sánchez a decirle con razón que debía haber dimitido por ello en su mandato. Pero no se incidió mucho más por ahí. Fue Rajoy el que se enzarzó de manera ridícula con Rivera acerca de si había cobrado o no en negro alguna vez. Impresentable el Rajoy que animaba a Bárcenas, tratando ahora de escabullirse por vía tan fullera.
Salió, claro está, el tema de Cataluña: el referéndum. Rajoy se situó de inmediato en su encastillada defensa de la unidad de España, tan encastillada que es posición inoperante por inmovilista. Se le sumó Rivera, lo que era de esperar. Y Sánchez se fue directo contra Iglesias para reprochar que Podemos apoyara un referéndum en Cataluña situándose así contra la unidad de España. No tenía receptividad alguna, como viene ocurriendo, para siquiera reconocer que Podemos no alienta secesión alguna de Cataluña respecto de España. Todo queda del lado socialista en invocar la reforma constitucional con vagas referencias al federalismo y rehuyendo hablar de plurinacionalidad del Estado.
Con breves comentarios se despacharon cuestiones tan graves como la crisis de los refugiados en Europa y nada serio sobre política de seguridad y defensa. Todo se redujo a sacar a relucir el pacto antiyihadista para acusar a Podemos de no haberlo firmado. Por cierto, fue repetitivo Pedro Sánchez hasta la saciedad con el mensaje –había que colocarlo como fuera-- de que Podemos impidió que él fuera investido presidente del gobierno del cambio al votar “no” a ello junto al PP. Inútil es pretender ganar votos con eso a estas alturas. Más provechoso hubiera sido clarificar la política de pactos, al menos las preferencias, pues a la disyuntiva planteada por Iglesias de que o habría gobierno del PP o gobierno de Podemos con PSOE, o del PSOE con Podemos, según quién ganara más que el otro, Sánchez se limitó a una carcajada que no supo nada bien. Toda su declaración quedaba reducida a afirmar que con el PSOE está garantizado gobierno de cambio, mas sin explicitar nada más sobre pactos. Es la indefinición en que el PSOE se queda encerrado.
La noche siguió avanzando, pero este alicorto debate que no consiguió más mérito que reunir a los respectivos candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni por asomo tuvo nada de duelo de titanes. Eso sí, acabado el debate…, cada tribu tocó el tam-tam para danzar alrededor de su jefe porque es "el mejor”. ¡Y usted que lo vote!
  1. Lógica ciudadana frente a lógica partidista. Lunes 13 de junio.
Cualquier campaña electoral galvaniza la vida de toda sociedad democrática. El tiempo político adquiere una especial densidad en tanto los partidos, con sus candidaturas, se sitúan en ese campo de batalla que es el de la lucha por el voto de ciudadanos y ciudadanas. Así es, como ahora mismo en España, incluso cuando se viene de un largo recorrido de elecciones anteriores que hay que repetir, de precampañas convertidas en campañas permanentes y de sobredosis de electoralismo que con su exceso contamina toda la dinámica política. Las distintas fuerzas, metidas en faena, se aprestan a intensificar la lógica partidista con la que buscan reforzar sus baluartes en todos los frentes para la dura competencia electoral. Ésta, poco menos que como aquella “guerra de posiciones” con la que Gramsci teorizaba la acción política que había que llevar a cabo para consolidar logros en las instituciones, reclama una actividad tan coordinada como disciplinada por parte de los partidos políticos. Pero la cuestión es espinosa, pues esa misma necesidad se puede convertir, no en virtud, sino en vicio.
¿Dónde está el quid de la cuestión para que la necesidad de coordinación y disciplina se convierta en vicio, en vez de ser virtud? Consideremos cómo funcionan los partidos. Sus respectivos equipos de campaña se afanan por seguir la estrategia diseñada, atentos a los cambios tácticos que haya que hacer. Hay que seguir puntualmente todas las actuaciones de los adversarios para neutralizarlas, hasta el día de las elecciones, cuando, al abrir las urnas, cada cual recogerá su merecido botín en términos de votos. Para todo ello, los candidatos necesitan un buen aparato que se haga cargo de las previsiones de la campaña, desde los mítines, la presencia en la calle, los debates con los rivales y la siempre delicada relación con los medios. Y ahora, el continuo trabajo de las redes sociales, esa nueva ágora social convertida en concurrido espacio político. La logística para tareas tan diversificadas y complejas requiere no sólo inteligencia dedicada a planificar, sino militancia dispuesta al quehacer de apoyo a candidatos y candidatas, teniendo todos al frente a quien en cada caso sea cabeza de lista y, en los grandes partidos, al candidato a la presidencia del gobierno. La militancia, cual ejército de afiliados convertido en tropa de infantería, asume las consignas de los estrategas y hace suyo el argumentario en que el programa se resume. Indispensable. La batalla electoral no permite descuidos; cualquier retroceso puede acarrear una derrota fatal. Todos a una, por tanto, como si cada partido fuera poco menos que una gran partida de partisanos –esos que acapararon la atención de Carl Schmitt a la vez que sentaba cátedra al definir la esencia de la política según la lógica amigo/enemigo--. Es así como la lógica partidista se impone con férrea determinación, mas con pie tan forzado que la hace muy vulnerable en medio de la sociedad actual, con la cultura política que se va abriendo camino.
El talón de Aquiles de la lógica partidista, impregnada de una concepción cuasi-militar de las organizaciones políticas –en el mismo lenguaje se refleja--, es que queda muy lejos de la lógica ciudadana con la que funciona una sociedad adulta, bien informada e institucionalmente organizada. Así, la lógica ciudadana es sensible a la pluralidad, cosa que a la lógica partidista se le suele atragantar; o la lógica ciudadana está abierta al debate y a la crítica, actividades que a la partidista, que tanto gusta cerrar filas, le resultan peligrosas para su pretendida cohesión, por lo que acaba primando actitudes dogmáticas. “Con razón o sin ella, yo con los míos”, suele decir quien está empapado de lógica partidista. “Yo, buscando la verdad con razones que podamos suscribir más allá de fronteras partidarias”, piensa quien ha asumido la lógica ciudadana. Mientras esas dos lógicas vayan por vías divergentes, la ciudadanía se verá distante de los partidos políticos. Y éstos, con sus consignas y argumentarios a cuenta de un interés de parte muy lejano de criterios universalistas, quedan atrapados en una lógica, con frecuencia ilógica, que los ciudadanos no comparten y que muchas veces queda tan lejos de la verdad de los hechos que hasta alimenta el ridículo. Téngase esto presente a la hora de participar en debates electorales, especialmente ante ese público de millones de ciudadanos que concita un debate televisivo.
  1. La derecha sabe, pero no contesta. Domingo 12 de junio.
Hay que erradicar la corrupción política. ¿Pero qué dice el Partido Popular al respecto? En verdad, nada. Vacuas generalidades sobre el traído y llevado regeneracionismo y, a lo sumo, la declaración de algún lumbrera diciendo que eso de la corrupción depende de la (pecaminosa) naturaleza humana. Así, ante preguntas sobre hechos que tocan cuestión tan importante para la sociedad española y la honorabilidad de sus instituciones, el PP guarda silencio. Es decir, se calla todo lo que sabe, empezando por todo lo que sabe acerca de sí mismo. ¿O es que Luis Bárcenas, que era senador del Reino, además de tesorero del PP, no era conocido por nadie y sus actos quedaban en el más profundo secreto? Y de todo eso que queda bajo los rótulos de “Operación Gürtel” u “Operación Púnica”, ¿no hay nada que decir en serio, asumiendo responsabilidades políticas, que de las otras ya se ocupan los tribunales? No vale, como algunos pretenden, recurrir a fórmula tan usual en demoscopia como “no sabe, no contesta”. Sí saben y, siendo así, no contestan. Es más, saben que todos los demás sabemos y, a pesar de ello, no contestan. Si dicen algo es para evitar respuestas fehacientes ante preguntas tales como las que versan sobre la fianza de más de un millón de euros que el PP tiene que abonar por su presunta implicación en los pagos en negro de su economía sumergida. De escándalo.
El caso es que en medio de esta campaña electoral se ha colado una noticia que obliga al PP, y en especial a su candidato a la presidencia del gobierno, a pronunciarse. Hablamos del informe de la OCDE reconociendo que los ajustes aplicados en Europa, como “política de austeridad”, son negativos: frenan la economía hasta tal punto que impiden el necesario crecimiento para salir de la crisis. Justo lo que se viene diciendo desde hace años desde ese lado, considerado antisistema, en el que nos hemos situado los que hemos sido y somos contrarios a los abusos de la troika, al “gobierno de los banqueros” –Habermas dixit--, a la tiranía de los mercados, a la impotencia de la política y, por encima de todo, al castigo hecho caer sobre las espaldas de trabajadores –incluyendo parados--, pensionistas, mujeres, jóvenes…, todos los que han sufrido los recortes de unas políticas democidas. Sin embargo, aun llegando ese mensaje desde la OCDE, el PP no dice nada, es más, se ratifica en las políticas aplicadas, tan destructivas del Estado de bienestar como perjudiciales para la economía, como si todo lo ocurrido no tuviera nada que ver con el gobierno presidido por Rajoy. De nuevo, saben, y saben que sabemos sobre la culpa de tanto sufrimiento inútil, pero no contestan.
Con todo, no debe escapar al más somero análisis que la OCDE, organización del orden capitalista, al recoger en su informe la evidencia de que la llamada austeridad es contraria a la recuperación económica, no deja de alimentar la propia contradicción consistente en declarar a la vez que los recortes practicados fueron necesarios y, por ende, beneficiosos. Ya el FMI nos agasajó en diversos momentos con mensajes contradictorios de ese tipo, para así salvar la cara de los gobiernos neoliberales. Ahora, además, se hace planteando a la vez que no se apriete a un gobierno como el español con sanciones por incumplimiento de normativa antidéficit. Un regalo compensatorio para el PP en campaña. Una vez desenvuelto, lo que queda es que los demás partidos en liza, y la ciudadanía, desarmen el truco del regalo, desvelen la contradicción de la misma OCDE y exijan al PP que conteste.
  1. Socialdemocracia en discusión. Sábado 11 de junio.
Al levantarse por las mañanas, más de un candidato se planta, con la mejor cara que pueda, y pregunta: “Espejito, espejito, ¿hay alguien más socialdemócrata que yo?”. Y el espejo cobra vida de repente para partirse de risa.
La ficción no aguanta en serio una disputa como la que se está planteando en torno a la socialdemocracia. Esa señora lleva en crisis desde 1914, cuando el SPD votó, contra todo lo que había sostenido, los presupuestos para que Alemania entrara en la I Guerra Mundial. Rosa Luxemburg escribió La crisis de la socialdemocracia señalando contradicciones que hasta el día de hoy no se han superado. No obstante, pasada la guerra, no ya la Gran Guerra, sino II Guerra Mundial, la socialdemocracia conoció su esplendor. Fueron años en los que en el centro y norte de Europa hubo clima propicio para, mediante un gran pacto social y un pacto político entre la derecha civilizada (democristiana) y partidos socialdemócratas, construir el Estado de bienestar impulsando políticas acordes con derechos sociales. Las posibilidades de pleno empleo –gracias a una economía mixta y a políticas seriamente redistributivas, así como gracias a una energía barata-- permitieron que cuajara lo que era un pacto entre democracia y capitalismo para frenar presiones revolucionarias que pudieran venir de la órbita comunista.
Ese pasado dejó valiosísima herencia en términos de Estado social. Las cosas empezaron a cambiar con la crisis del petróleo de los setenta, encareciendo costes de producción, y después con la “caída del muro de Berlín” acabando con los regímenes comunistas y dejando el campo abierto para la expansión mundial del mercado capitalista. La revolución informacional suministró la base tecnológica para la globalización. Las coordenadas de la socialdemocracia “clásica” se disiparon, pues su marco era el Estado nacional. Y el neoliberalismo ganó la partida hasta el día de hoy. La socialdemocracia claudicó al aceptar las premisas económicas neoliberales –Tercera Vía--, con la buena intención de mantener políticas sociales. Pero esa cuenta no sale, y ahí está atascada la socialdemocracia europea en una crisis que no remonta.
El PSOE llegó tarde, por las circunstancias de España, a la construcción del Estado de bienestar. Hizo lo que pudo, que no fue poco, mas desde confusa amalgama de planteamientos socialdemócratas y políticas económicas neoliberales. Su debilidad ideológica jugó a favor de una élite escorada hacia posiciones socioliberales. Después, al hilo de la crisis, los ropajes socialdemócratas se sacaron del baúl. Iba de suyo que correspondían a la talla del PSOE. Y en ésas se estaba hasta que aparece Podemos, atemperando su anterior discurso rupturista con propuestas de corte socialdemócrata. Después de todo, sería una buena noticia para la familia, sólo que no es recibida así en plena batalla electoral. Desde el PSOE se percibe como llegada de intrusos para quedarse con la herencia del Abuelo; desde Podemos se pugna para presentar su programa como nueva versión de una socialdemocracia puesta al día. ¡Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación. Hay que pensar, más allá de coyunturas electorales, cómo reconstruir proyecto socialista en este complejo siglo XXI.
  1. El ‘zas’ del CIS. Viernes 10 de junio.
En el día esperado, en la fecha oportuna, llegó el emisario del CIS y… ¡zas!, con golpe algo violento sobre la mesa, acaparando la atención de quienes impacientes le esperaban, dejó sobre ella los datos de su último estudio. Todos se arrojaron sobre ellos, ansiosos por ver los que afectaban a cada cual, pues si bien cada partido político contaba con información acerca de sus expectativas de voto, ahora se trataba del informe del Centro de Investigaciones Sociológicas, ese organismo “autónomo” que en España depende del Ministerio de la Presidencia. No había quien se privara de criticar los aliños de cocina demoscópica con que los datos de esos informes son tratados, pero en el fondo todos conceden consideración a un análisis con rigor científico sobre muestras suficientemente cuantiosas y variadas. El sesgo gubernamental que haya cada cual se lo descuenta según su criterio. Y ya estaban en ello cuando el susodicho emisario, antes de despedirse, obligó a los congregados a posar su vista en algunos datos que, sin excusas, debían tener en cuenta: la situación económica aparecía valorada como mala o muy mala por un 74,4% de los encuestados y llegaba hasta el 80,7 el porcentaje de quienes valoraban mal o muy mal la situación política.
Se trataba de apabullantes datos para reflexionar, debatir y actuar. Así, cuando cada uno de los allí concitados esperaba que el “zas” del informe del CIS rebotara sobre la cara de alguno de sus adversarios, lo cierto es que el metafórico golpe cuya onda se expandía imparable hizo mella en todos los congregados. Era una advertencia. Sería políticamente mortal para todos ellos pasar por alto el contexto, socialmente duro y económicamente hostil, en cuyo marco los partidos concurrentes a las elecciones debían hilvanar cada uno su texto. Y ello sin edulcorar el fracaso del que se venía y sin juguetear frívolamente con una voluntad ciudadana que ya se manifestó cuando votó en las anteriores elecciones y a la que ahora había que pedirle con sumo respeto que lo hiciera de nuevo. Y no porque los electores se hubieran equivocado, sino porque los elegidos malgastaron en errancia culpable el voto que los llevó al escaño.
Marchó el emisario del CIS no sin detectar, cual mensajero del zar, malévolas miradas de algunos que hasta quisieran matarle –-metafóricamente, por supuesto--, sobre todo las de quienes no podían arrimar los datos de la encuesta a la sardina de sus intereses electorales. En el sondeo, el PP queda como ganador de las elecciones –escandaloso borrón y cuenta nueva sobre su corrupción sistémica--, aunque oscilando entre perder uno o hasta cinco escaños. Ciudadanos, pagando un evidente escoramiento a la derecha que hace que votantes suyos se deslicen más a la derecha, aparece con uno o dos diputados menos. El PSOE, perdido en un mar de indefiniciones sin encontrar el rumbo a pesar de las buenas medidas puntuales registradas en su cuaderno de bitácora, aparece dejando atrás en el Congreso en torno a diez o hasta doce escaños. ¡Ruina! Veremos en qué queda el pronosticado sorpasso por parte de Unidos Podemos, en cuyas filas brindan con proclamas de hegemonía y etiquetas recién impresas de “cuarta socialdemocracia” –la nueva-- ante datos que sí favorecen claramente a la formación morada. Atención: la lucha va a ser agónica, con las miras puestas en quienes desde el graderío contemplan la batalla. Hay en torno a un 34 por ciento de abstencionistas que tienen en sus manos el posible voto más preciado. Y quedan campaña electoral y urnas.
  1. Campaña para una política de verdad. Jueves 9 de junio.
Meses de campaña electoral permanente nos preceden. No obstante, no faltan los rituales, aunque sean en modo un tanto residual, que marcan la inflexión para entrar de nuevo oficialmente en campaña. El calendario emplaza. Y así se activará al máximo la rueda del acelerado girar de actos, discursos, presencia en medios, dejarse ver en las calles por parte de candidatos y candidatas… Sólo cabe esperar que ese girar no se quede en mera repetición de lo mismo, a modo de remedo de la más baja estofa del eterno retorno a pequeña escala. Mal nos irá a la ciudadanía española si en las semanas que median hasta el próximo 26 de junio todo se reduce a confirmar el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.
Estamos ante una nueva convocatoria electoral, tras una más que efímera legislatura, liquidada por agotamiento de los plazos sin que se pudiera formar gobierno. Todos hablaron de fracaso, y toca ahora convertir lo que significa ese diagnóstico en una nueva posibilidad. Por ello, si los protagonistas más destacados de este proceso reiniciado no marcan distancias respecto a lo que supuso el que condujo a las anteriores elecciones generales, será difícil culminarlo con éxito. Elementos nuevos los hay, y algunos de singular relevancia. La coalición de Podemos e IU bajo la denominación de Unidos Podemos marca novedosamente la situación. En gran parte va a condicionar el debate político. Ya lo está haciendo. Será un error, sin embargo, dejar que la campaña electoral se plantee en los términos de con Podemos o contra Podemos. Tal polarización, extraña a la pluralidad generada desde las circunstancias políticas de España en los últimos tiempos, no beneficiaría ni a la misma formación morada. El pluralismo como valor democrático requiere un tratamiento más fino, como espera la inteligencia del electorado.
Estemos, pues, atentos, como los más interesados espectadores, una vez alzado el telón de un drama electoral en el que ciudadanas y ciudadanos no vamos a dejar de ser participantes. No debemos. Y no sólo por el hecho de ir a votar cuando se abran las urnas. Participar es seguir los debates electorales, reclamarlos, interpelar a los candidatos, exigir claridad a los partidos y, en el caso en que se milite en ellos, entrar de lleno en un juego democrático siendo capaces de mantener la exigencia y autoexigencia de que sea limpio. Y que cada cual responda, desde cómo va a quitarse de encima el PP la corrupción en que ha nadado, hasta cómo va a despejar el PSOE las indefiniciones que le aquejan, por ejemplo, en cuanto a política de alianzas. O desde cómo afrontará Podemos la gestión de sus propuestas programáticas, hasta cómo irá Ciudadanos más allá de medidas de regeneración democrática.
Las crisis serán las que no faltarán, aportando sus recurrentes elementos corales: la lucha contra el paro, la recuperación económica, la restitución de los derechos robados, la reconstrucción del dañado proyecto europeo, la reconfiguración constitucional del Estado… Son las cuestiones cruciales que, como decía el Ortega y Gasset en las páginas iniciales de aquella iniciativa suya que puso bajo El Espectador como rótulo, son las propias de una “vida española que nos obliga a la acción política”. Sabemos aquí y ahora que debe ser política de verdad, verdadera política con la verdad por delante. Queremos elecciones sin publicidad engañosa."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.05.21 23:22 ShaunaDorothy ¡Libertad inmediata a Antonio y Héctor Cerezo y Pablo Alvarado! (verano de 2005)

https://archive.is/wGbn1
Espartaco No. 24 (Joven Espartaco)
verano de 2005
¡Libertad inmediata a Antonio y Héctor Cerezo y Pablo Alvarado!
El pasado 1º de marzo Alejandro Cerezo Contreras fue liberado del penal de La Palma luego de que un tribunal federal le otorgara un amparo contra su sentencia a siete años y medio de prisión por los delitos de delincuencia organizada y acopio de armas. Originalmente, Alejandro, estudiante de Sociología en la UAM y Economía en la UNAM, fue acusado, junto con sus hermanos Antonio y Héctor (este último estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras en la UNAM) y Pablo Alvarado Flores, de una letanía absurda de delitos (terrorismo, daño en propiedad ajena, asociación delictuosa, almacenamiento de armas, cartuchos y artificios) por ser los supuestos responsables de tres petardazos en sucursales de Banamex en agosto de 2001 y pertenecer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP), grupo guerrillero que se había adjudicado el ataque. Antonio y Héctor Cerezo y Pablo Alvarado continúan en prisión cumpliendo una sentencia de siete años y medio.
Los hermanos Cerezo y Pablo Alvarado fueron víctimas de un embuste policiaco y son prisioneros de la lucha de clases. Las “pruebas” para detenerlos fueron armas, cartuchos y dispositivos electrónicos para realizar artefactos explosivos supuestamente “encontrados” en el domicilio de Héctor y Antonio y propaganda perteneciente al Ejército Popular Revolucionario (EPR). Sin embargo, su defensa se encargó de echar abajo la mayoría de las acusaciones. Por ejemplo, las armas y artefactos explosivos nunca fueron puestos a consideración del juez, ni tampoco reconocidos por los policías que realizaron el cateo a la casa de los Cerezo. Ningún testigo pudo ubicar a los acusados en el lugar de las explosiones.
Aunque fueron absueltos por los delitos relacionados con los petardazos en las sucursales de Banamex, los Cerezo fueron sentenciados por los demás delitos con el argumento de que “al colocarse los explosivos se pintaron las siglas FARP, grupo guerrillero al que sin duda estaban vinculados los acusados, al menos con su ideología.” Esto hace evidente que el verdadero motivo de su detención es su ideología opuesta al orden social existente.
Durante su detención y juicio, los hermanos Cerezo fueron víctimas una y otra vez de la brutalidad estatal. En tres cartas desgarradoras escritas desde La Palma, Héctor, Antonio y Alejandro narran cómo, en el momento de su detención, fueron golpeados en diversas partes del cuerpo, tirados del pelo fuertemente, asfixiados con bolsas de plástico (incluso una de ellas contenía tunas sin pelar momentos antes de ser utilizada para asfixiarlos), recibieron amenazas de violación, de traslado al Campo Militar No. 1 y de desaparición, entre otras muchas vejaciones más. Ya en el penal de La Palma, los Cerezo comprobaron la humillación y maltrato que sufren las miles de personas internas en las cárceles mexicanas, situación que se recrudeció con la toma del penal por el ejército. Alejandro expresa amargamente que podían comer o salir al patio sólo si “bien les iba”. Además, los Cerezo fueron separados ilegalmente y dos de ellos trasladados a otros penales de máxima seguridad. Emilia y Francisco, los dos hermanos libres, recibieron diversas llamadas telefónicas amenazándolos de muerte y encontraron una cámara de vigilancia frente a su casa.
Los hermanos Cerezo habían realizado trabajo comunitario en regiones indígenas marginadas y publicaron la revista de crítica política y cultural Revuelta. Sus padres, Emilia Contreras y Francisco Cerezo, han sido desde muy jóvenes luchadores sociales. Este último ha defendido a presos políticos y ha dado pláticas en algunas universidades y escuelas normales rurales sobre la vida de Emiliano Zapata y en defensa de la Revolución Cubana. La actividad crítica y de lucha social de la familia Cerezo y la posesión de libros y propaganda política son las verdaderas causas de su detención y represión. Los hermanos Héctor y Antonio Cerezo y Pablo Alvarado son prisioneros de la guerra de clases; está en el interés de los trabajadores y todos los oprimidos luchar por su liberación inmediata, ya que con su detención y encarcelamiento el estado burgués quiere intimidar a todo aquél que se oponga a las injusticias del sistema capitalista y luche por mejores condiciones de vida para los oprimidos. En su incesante esfuerzo por destruir toda disidencia social, el estado mexicano detiene ilegalmente, tortura, fabrica delitos, desaparece personas y ejecuta. Su objetivo es aterrorizar a la población y detener la lucha social. Al defender a los Cerezo y Pablo Alvarado defendemos también el derecho de los izquierdistas en su conjunto a existir y luchar. En la Juventud Espartaquista exigimos: ¡Abajo los cargos contra Héctor y Antonio Cerezo y Pablo Alvarado! ¡Libertad inmediata e incondicional!
Solamente la movilización más amplia del poder social de la clase obrera, que deriva de su relación con los medios de producción, podrá lograr extender la victoria de la libertad de Alejandro Cerezo a los demás prisioneros de la guerra de clases, y no la supuesta “imparcialidad” y “justicia” de tal o cual órgano del estado burgués. Hacemos el más amplio llamado a los obreros, estudiantes, organizaciones de izquierda y jóvenes interesados en repudiar esta campaña rastrera de represión a nutrir las movilizaciones que luchan por la libertad de los hermanos Cerezo. ¡Un golpe contra uno es un golpe contra todos! ¡No hay justicia en los tribunales burgueses!
Régimen foxista continuador de la guerra sucia
Es bien sabido que el PRI llevó a cabo asesinatos masivos contra estudiantes en los años de 1968 y 1971, de indígenas en Acteal y Aguas Blancas, reprimió a sangre y fuego las luchas obreras, militarizó Chiapas, realizó miles de desapariciones de izquierdistas y críticos, etc. La lista de crímenes en la cuenta de este asqueroso partido burgués es interminable (ver “La guerra sucia del capitalismo mexicano”, Espartaco No. 19, otoño-invierno de 2002). Sin embargo, burgueses y toda clase de liberales celebraron estridentemente la llegada de la “democracia”, supuestamente simbolizada por el acceso al poder de Fox y sus compinches seminaristas del PAN, poniendo fin a setenta años de brutal régimen priista. Los marxistas del Grupo Espartaquista y la Juventud Espartaquista advertimos desde un principio que esto no era más que una burla cínica. Además de sus medidas económicas hambreadoras, los ataques contra las conquistas laborales de los trabajadores y su clericalismo reaccionario, el régimen de Fox se ha caracterizado por la venal represión y la implementación de medidas draconianas como la novísima Ley de Seguridad Nacional que legaliza prácticas comunes de la “guerra sucia” como el espionaje telefónico. Además, esta nueva ley implica que las huelgas en servicios públicos estratégicos (petróleo, electricidad, comunicaciones, etc.) podrían ser consideradas atentados contra la “seguridad nacional” y justifica su represión.
PRI, PAN y PRD están metidos hasta el cuello en la guerra sucia. Menos de un año después de que Fox llegara a la presidencia, sucedió el brutal asesinato de Digna Ochoa, luchadora social y abogada de los hermanos Cerezo, que había pasado gran parte de su vida defendiendo a huelguistas, campesinos y estudiantes acusados de “terrorismo”. Después de haber vivido mucho tiempo bajo amenazas de muerte y represión estatal, Digna fue baleada en la cabeza y en las piernas, ¡y el gobierno perredista encabezado por López Obrador afirmó que se trataba de un suicidio y cerró las averiguaciones sobre el caso!
El PRD burgués ha sabido también utilizar el terror estatal contra la población cuando ha sido necesario. A pesar de su careta de “amigo de los pobres”, el PRD participó en la represión de los activistas de la UNAM durante la huelga estudiantil de 1999-2000 que defendían la educación pública y gratuita. Por ejemplo, su policía capitalina llevó a cabo una brutal golpiza contra los estudiantes durante una marcha pacífica en el Periférico. Además, fue López Obrador el primero en proponer que el penal de La Palma se militarizara, implantando la funesta disciplina militar. ¡Ninguna confianza en los partidos burgueses PAN, PRI y PRD!
La UNAM sigue siendo escenario de una ofensiva salvaje contra activistas de izquierda. El 19 de abril de 2004, el día anterior a la conmemoración del quinto aniversario de la huelga estudiantil de 1999-2000, desapareció el estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras Pável González. …l era un conocido activista zapatista y miembro del comité de huelga del CCH-Sur durante la huelga estudiantil, y también había participado en las protestas contra la “globalización” durante el foro económico mundial llevado a cabo en Cancún. Su cuerpo fue descubierto el 23 de abril en el Ajusco con signos de una brutal tortura, lesiones y violación ocasionados desde el primer día por sus siniestros captores. Este infame crimen nos recuerda a las peores épocas de la “guerra sucia”.
El 7 de mayo también de 2004, fueron baleados a sangre fría en la Facultad de Trabajo Social tres conocidos activistas por su defensa de la educación pública y gratuita: Mayra Claudia Valenzuela, José Luis Cordero y Noé Lucio Becerril. El verdugo fue el porro gángster Rodolfo Hernández, conocido por su vínculo con las autoridades universitarias. Incluso testigos oculares narran que fue ayudado por éstas para escapar después de perpetrar su ignominioso crimen.
Las vengativas autoridades universitarias han expulsado a alrededor de 300 estudiantes desde la fatídica ruptura de la huelga estudiantil por la PFP el 6 de febrero de 2000 por su participación en esa lucha y otras actividades de protesta. Por ejemplo, Francisco de Anda, partidario de la Liga de Trabajadores por el Socialismo, fue expulsado únicamente por pasar un volante y llamar por la abstención o voto nulo en las elecciones para consejeros universitarios. Otro caso es la expulsión del activista Jorge Martínez Valero. Su “delito” fue haber participado en la defensa de un paro en la Facultad de Ciencias Políticas, que conmemoraba el primer aniversario de la supresión de la huelga estudiantil, contra el ataque de 35 rompehuelgas que incluían a funcionarios y profesores universitarios. No contentas con esto, las funestas autoridades universitarias levantaron cargos contra Martínez Valero por “daño en propiedad ajena” por haber supuestamente dañado inmobiliario de la UNAM durante una toma de rectoría el 24 de febrero de 2004. Lo que las autoridades pretenden es criminalizar a este izquierdista por su actividad crítica. La Juventud Espartaquista exige: ¡Reinstalación inmediata de todos los activistas expulsados! ¡Abajo la represión contra activistas estudiantiles!
En México, como en los demás países subdesarrollados, el régimen “democrático” es sólo una frágil fachada que cubre la más brutal dictadura de la burguesía. Pero incluso en los países capitalistas avanzados la democracia burguesa parlamentaria, que los capitalistas hacen a un lado sin empacho para arremeter contra cualquier reto a su régimen, no es sino una cobertura para su dictadura de clase. Como explicó el gran revolucionario ruso Vladímir Ilich Lenin en su magistral obra La revolución proletaria y el renegado Kautsky: “La democracia burguesa, pese a ser un gran avance histórico en comparación con el medioevo, sigue siendo siempre —y no puede dejar de serlo bajo el capitalismo— estrecha, truncada, falsa e hipócrita, un paraíso para los ricos y una trampa y un engaño para los explotados, para los pobres.” A la par de sus recursos “democráticos” demagógicos, los capitalistas, para sostenerse en el poder, utilizan a la policía, el ejército, los tribunales, las cárceles —todo el aparato coercitivo irrevocablemente comprometido con la defensa de los intereses de la burguesía—. El estado se reduce a los destacamentos de hombres armados que mantienen la dictadura social de la clase dominante a través de la violencia. Esta función es imprescindible para la existencia del capitalismo y no desaparecerá por el intercambio del poder político entre los partidos burgueses, que pueden discrepar en muchas cosas, pero están de acuerdo en la condición fundamental del capitalismo: la preservación de la propiedad privada de los medios de producción mediante el uso sistemático de la violencia estatal.
Únicamente la toma del poder por la clase obrera, arrastrando tras de sí a todos los oprimidos, mediante una revolución socialista traerá justicia a las masas explotadas. Queremos ganar a la gente interesada en eliminar la miseria de esta sociedad a la perspectiva de la necesidad de una revolución socialista para erradicar de raíz al sistema capitalista de pobreza y represión. Para lograr este objetivo es indispensable forjar un partido proletario revolucionario, un tribuno del pueblo, defensor de todos los oprimidos por el capitalismo (indígenas, mujeres, homosexuales, inmigrantes, negros, etc.). Este partido obrero será como el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky que, luchando a la cabeza de todos los sectores explotados, llevó a cabo la grandiosa Revolución de Octubre y sacó al marxismo de los libros para trasladarlo a la realidad. ¡Por nuevas Revoluciones de Octubre!
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/24/cerezo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.10.25 10:24 Subversivo-Maldito La relación entre precariedad y trabajo cognitivo produce un efecto: angustia. [ Franco Berardi, "Bifo" (Filósofo) ]

A) Franco Berardi, alias "Bifo", así le empezaron a llamar sus compañeros del colegio cuando jugaban a los espías (“necesitaba un mote”)...Este filósofo, de 66 años, ha tocado casi todos los temas: marxismo, psicoanálisis, análisis sociológico, teorías de la comunicación. Siempre con especial interés en el capitalismo post-industrial. Autor de una veintena de libros, desde su etapa de comunista raso en la Italia de los 70 pasando por el ciberpunk de los 80, el último trata sobre las sociedades liberales y las enfermedades mentales: Heroes: Mass Murder and Suicide (Verso).
B) Bifo forma parte de The Influencers, festival que, en su onceaba edición, programa del 22 al 24 de octubre charlas, debates y performances entorno a la red y que contará con The Yes Men, ¡Mediengruppe Bitnik o METAHAVEN.
C) Antes, señala Bifo, mi definición favorita era la de agitador cultural. Agitador en la comunicación, la investigación filosófica… El problema es que hoy en día esta definición puede acabar siendo sólo retórica. Prefiero hablar simplemente de Filosofía: alguien que está buscando algo.
E) ¿De qué habla un filósofo hoy en día? ...Lo que más me interesa es la relación entre sufrimiento psíquico y el contenido de la mente colectiva, es decir, de todo lo que es posible en el cerebro humano, pero que, si no sale, si no se expresa, se convierte en sufrimiento. En otras palabras, lo que más me interesa es desarrollar la herencia del psicoanálisis para hallar las potencialidades humanas.
F) La cuestión del trabajo es más complicada y rica hoy de lo que era el siglo pasado y, por tanto, es más complicada y rica para el movimiento obrero. La actividad laboral hoy es cada vez más cognitiva. Anteriormente, en el trabajo industrial, la alienación se producía en las horas de trabajo: implicaba una separación, lo que se hacía con el cuerpo y la actividad mental...Hoy en día la alienación tiene un carácter muy diferente, la actividad mental no puede elegir, está continuamente explotada....En la actualidad la alienación se presenta como una hiperexplotación y una expropiación de lo que es más humano entre los humanos: su emocionalidad. La relación entre precariedad y trabajo cognitivo produce un efecto: angustia.
G) El trabajo cognitivo se da esencialmente en condiciones precarias....y la precariedad no sólo es la indefinición jurídica entre trabajador y patrón, también es una despersonalización....Además, en la actualidad, toda la vida de los trabajadores está involucrada con la productividad....y, lo que es aún peor, con la competitividad y con la percepción de peligro en la relación con los otros: todo el mundo es peligroso porque el trabajo no se limita a las ocho horas.
H) Antes estaba claro contra quién había que luchar: el patrón. Ahora no está tan claro:
¿Cómo lo combatimos?..
Combatir no es la mejor palabra.
¿No se puede combatir?
¡No! Sí, sí. [Ríe] Simplemente la palabra… No es buena. La idea de que hay un frente, contra otro frente. El lugar del poder, que era tan claro en el pasado, como lugar físico y político, pienso en el Palacio de Invierno, ahora es totalmente indefinible. El poder no es un lugar, es una relación que cada vez se insinúa hacia uno mismo. El trabajo cognitivo no logra que nos reconozcamos como un cuerpo solidario: no logramos una condición de solidaridad en el interior del trabajo.
¿ Y lo podemos combatir, o no?
Perdón, sí: hay que abstraerse de esta lógica a través de redes de solidaridad. De solidaridad… O de amistad. La amistad es la manera de salir de la condición de explotación actual. Pero amistad, es sólo una palabra… La política del tiempo que viene es la de la amistad; no es siquiera una política, es un psicoanálisis, es una terapia...Una terapia que no se mueve en el cuadro topológico descrito por Freud: consciente e inconsciente. El inconsciente ha explotado hoy en día.
I) La cuestión europea es un polo de concentración de las nuevas formas que no logramos expresar de manera política. Hablar sobre política y Europa es hablar de impotencia, como Tsipras ha demostrado muy bien. El intento de salir de la situación de crisis y explotación financiera de Europa no puede funcionar porque no se trata de una cuestión política....Cuando hablamos de Europa, ¿qué significa reglas? La definición de regla es política: significaba una negociación racional…Hasta que llegó Thatcher....Ella dijo que tenemos que vivir sin reglas: en el sentido neoliberal. Las reglas han dejado de ser resultado de una decisión racional, política, lingüística. Las reglas son un automatismo…Un automatismo financiero....Esto lo han sufrido los griegos (y no sólamente ellos) en sus propias carnes. Cuando Varufakis se encuentra con los miembros del Eurogrupo, el problema no es decidir cuestiones políticas: ¡Si las autoridades políticas no deciden nada! Sólo aplican reglas que no pertenecen a su campo de decisión. Hay que enfrentarse a una condición que ya no es la del combate político. La palabra para definir a Tsipras es: impotencia.
J) La Impotencia es la realidad de nuestro tiempo. Pensemos en ¡Obama! El hombre que mejor explicita la crisis de la voluntad política. Este tipo, que es el hombre más poderoso del país más poderoso de todos los tiempos, se presentó a la opinión pública diciendo: “Sí podemos”. Podemos, la palabra más embarazosa para la política…
Me suena lo de podemos.
Sí, lo sé… Y la palabra es embarazosa porque, tautológicamente, es una obviedad: ‘Si eres el hombre del país más poderoso: puedes’. Pero no: no podemos. Esa es la verdad. La experiencia de Obama nos enseña que no podemos cerrar Guantánamo, acabar con la venta de armas, ¡ni salir de la guerra de Irak!
K) Lo que tenemos que hacer no es confrontar la potencia política contra el automatismo financiero. Lo que podemos, como trabajadores cognitivos, es desprogramar la máquina que nos ha llevado al actual estado. Como trabajadores cognitivos lo podremos todo si somos capaces de reconstruir una dinámica de amistad, de solidaridad. Lo hemos construido entre todos: ingenieros, informáticos… Podemos reconstruir lo que Marx llamó el general intellect....El problema está en las condiciones de competencia en las que trabajan los ingenieros y los poetas. Los ingenieros y los poetas no pueden trabajar juntos porque se considera que son universos separados y enemigos. Si logramos construir una condición de amistad en el trabajo cognitivo, lo podemos todo....En la actualidad existe una máquina hipercompleja que es el mecanismo de mi actividad, de tu actividad, de su actividad… Esa es Internet. El efecto del trabajo de millones de trabajadores cognitivos en el mundo, eso es Internet...Internet es una condición comunicacional, no es sólo una tecnología: nos permite conectarnos....En este contexto, la amistad puede significar el placer de la relación con el cuerpo del otro....Hemos de re-erotizar la comunicación social.
L) Hablo sobre la futurabilidad porque no hay futuro. No hay un futuro....sino una pluralidad de futuros posibles. Tenemos que reactivar nuestra imaginación partiendo de la pregunta: ¿Cuáles son los futuros posibles?....Sobre ello deberémos debatir...
[Fuente: http://www.eldiario.es/catalunya/diaricultura/Franco_Berardi_-Bifo-amistad-manera-salir-explotacion-actual_6_444865529.html]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2015.05.03 21:38 Juanantonioro El ejemplo político de los cangrejos de mar que evolucionaron mentalmente. (un ejemplo que nos da la Naturaleza, para entender mejor a PODEMOS)

En un lugar de la costa, de cuyo nombre no quiero acordarme, llegó un señor cualquiera a una especie de piscifactoría. Allí había muchas especies de animales marinos: tiburones, nécoras, focas, peces de muchas especies, langostas etc etc. Tras un rato de paseo observando a las distintas especies, llegó a una esquina y observó que había dos recipientes iguales en un sitio apartado y se acercó a curiosear. Los dos recipientes eran del tamaño aproximado de un cubo normal de una fregona casera. LA DIFERENCIA era que uno de los cubos estaba abierto por arriba y el otro estaba tapado.
Miró dentro del cubo que estaba abierto y vio que en el fondo había unos cincuenta pequeños cangrejos de mar.
Pero el otro cubo estaba tapado y no se veía lo que había dentro. El hombre, extrañado, preguntó a un encargado: -Oiga, buen hombre-
-Sí, que desea-
-Verá es que he visto este cubo tapado y quería preguntarle..¿que tiene dentro?-
-Cangrejos-
-¿cangrejos?-
-Si señor, iguales que los de ese otro cubo que está abierto.
...-Pero...perdone pero no entiendo, ¿porqué a estos los tienen tapados y a estos otros destapados? ... Verá es que los que tenemos tapados han evolucionado mentalmente y si les quitáramos la tapa, ellos se darían cuenta y comenzarían a moverse, a organizarse, Primero los mas grandes y fuertes se arriman a una pared del cubo, luego otros se les suben encima, y luego con sus cuerpos entre todos van formando como una escalera hasta el borde del cubo y se van escapando, y cuando ya quedan pocos, lo penúltimos se quedan en el borde del cubo y ayudan a salir a los que formaron la escalera de forma que se escapan TODOS, . Y ALCANZAN LA LIBERTAD. Ya nos ha pasado un par de veces.-
-...Pero ...¿porqué los del otro cubo no hacen lo mismo?.-
Porque no han evolucionado. Aunque a uno se le ocurra la idea, los demás no le siguen, no participan, no aceptan ningún liderazgo, prefieren resignarse a estar encerrados y no se ponen de acuerdo para trazar un plan de escape. Son muy tontos.
Creo que la comparación es bastante clara. Saludos JUNTOS SI QUE PODEMOS, SEPARADOS NO.
submitted by Juanantonioro to podemos [link] [comments]


2015.01.28 22:12 qryq EL NACIMIENTO DEL AMOR Platón, El Banquete, 203 b - 204 b

Es más largo -dijo Diotima- de contar, pero, con todo, te lo diré. Cuando nació Afrodita los dioses celebraron un banquete y, entre otros, estaba también Poros, el hijo de Metis. Después que terminaron de comer, vino a mendigar Penía, como era de esperar en una ocasión festiva, y estaba cerca de la puerta. Mientras, Poros, embriagado de néctar -pues aún no había vino-, entró en el jardín de Zeus y, entorpecido por la embriaguez, se durmió. Entonces Penía, maquinando, impulsada por su carencia de recursos, hacerse un hijo de Poros, se acuesta a su lado y concibió a Eros. Por esta razón, precisamente, es Eros también acompañante y escudero de Afrodita, al ser engendrado en la fiesta del nacimiento de la diosa y al ser, a la vez, por naturaleza un amante de lo bello, dado que también Afrodita es bella. Siendo hijo, pues, de Poros y Penía, Eros se ha quedado con las siguientes características. En primer lugar, es siempre pobre, y lejos de ser delicado y bello, como cree la mayoría, es, más bien, duro y seco, descalzo y sin casa, duerme siempre en el suelo y descubierto, se acuesta a la intemperie en las puertas y al borde de los caminos, compañero siempre inseparable de la indigencia por tener la naturaleza de su madre. Pero, por otra parte, de acuerdo con la naturaleza de su padre, está al acecho de lo bello y de lo bueno; es valiente, audaz y activo, hábil cazador, siempre urdiendo alguna trama, ávido de sabiduría y rico en recursos, un amante del conocimiento a lo largo de toda su vida, un formidable mago, hechicero y sofista. No es por naturaleza ni inmortal ni mortal, sino que en el mismo día unas veces florece y vive, cuando está en la abundancia, y en otras muere, pero recobra la vida de nuevo gracias a la naturaleza de su padre. Mas lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que Eros nunca ni está falto de recursos ni es rico, y está, además, en el medio de la sabiduría y la ignorancia. Pues la cosa es como sigue: ninguno de los dioses ama la sabiduría ni desea ser sabio, porque ya lo es, como tampoco ama la sabiduría cualquier otro que sea sabio. Por otro lado, los ignorantes ni aman la sabiduría ni desean hacerse sabios, pues en esto precisamente es la ignorancia una cosa molesta: en que quien no es ni bello, ni bueno, ni inteligente se crea a sí mismo que lo es suficientemente. Así, pues, el que no cree estar necesitado no desea tampoco lo que no cree necesitar.
 COMENTARIO 
<>
El mito que sigue es, sin embargo, uno de los más cortos de la obra de Platón. Retengamos los elementos simbólicos más reveladores ¿De dónde viene el amor? ¿quién lo ha engendrado?
La escena trascurre el día de nacimiento de Afrodita, aquí presentada más como diosa de la Belleza que del Amor (203 c): Eros no nace de Afrodita, como lo dejan entender numerosos relatos mitológicos; nace bajo el signo de la Belleza. Por ello, sin ser Bello, será aspiración a la belleza.
Es hijo de Poros (Recursos), hijo a su vez de Metis (Sabiduría, Inteligencia práctica). La personificación de este nombre que significa primero <>, <>, no es invención de Platón, pero toda la encantadora descripción de la figura paternal nos remite a la idea de una naturaleza inventiva y astuta, siempre al acecho, buscando o cazando. Ingenioso (Porimos), Poros es aquel que sabe encontrar los medios (los <>) de obtener el objeto deseado. El riesgo y la aventura no le dan miedo: es básicamente buscador, cazador, conquistador.
Ha sido concebido por Penía, pobre mendiga que aprovechó el pesado sueño de Poros para unirse a él, esperando tener algún alivio a su miseria. todo aquí lo caracteriza negativamente: pobreza, indigencia, vida errante sin techo ni ley. todo su ser es carencia, sin los medios que le permitirían colmarla. Es el anti-Poros, ya que es Aporía.
Eros hereda simultáneamente de sus dos progenitores; es, en resumen, una mezcla afortunada ya que no armoniosamente estable: mendigo y buscón, inquieto y apasionado, pobre en bienes reales pero rico en recursos potenciales, no tiene nada pero quiere mucho. De ahí su naturaleza dinámica pero inestable, su carácter ardiente pero lunático, su ingenio inventivo pero siempre insastifecho. Está en la miseria, pero conoce su miseria; quiere salir de sí mismo y tiende constantemente hacia más saber, belleza y fecundidad.
El Amor, Intermediario y Mediador
Platón extrae tres consecuencias que subrayan su estatuto de <>: no es mortal ni inmortal, ni indigente ni opulento, ni ignorante ni sabio; es un <> que participa en estos contrastes sin confundirse con ninguno de ellos. La última pareja de estos contrastes es particularmente interesante e implica una conclusión significativa. Por ser un término medio entre la ignorancia y el saber, el amor es filósofo: el dios no filosofa porque sabe; el ignorante no filosofa porque ni siquiera sabe que ignora; no tiene, por tanto, ni necesidad ni deseo. Eros, en cambio, es consciente de la carencia y tiende a colmarla con todo su ser: parte a la conquista del saber y esta búsqueda o conquista -la alegoría de la caverna así nos lo ha enseñado- se llama filosofía.
Por ello Sócrates se le parece tanto. Existe una sorprendete analogía entre esta descripción de Eros y el retrato de Sócrates que esbozará Alcibíades en la tercera parte del diálogo (215-222): como Eros, Sócrates no es guapo ni feo, sino seductor y encantador; es pobre y va descalzo, pero siempre a la busca de enriquecimiento interior; es inocente, pero hábil cazador de verdades. Por su rareza y el <> que se desprende de su naturaleza contrastada, es un daimon, mediador y vínculo entre los hombres y los dioses. Así, la filosofía es amor, el amor es filósofo, y Sócrates es el prototipo consumado de estas dos mediaciones salvadoras. El elogio de Sócrates en el discurso de Alcibíades es el broche final de El Banquete.
El mito del nacimiento del amor marca una cuestión suplementaria. En contra las banalidades de Agatón sobre las virtudes soberanas del amor, Diotima pone de relieve sus contradicciones y su fragilidad siempre amenazada y su inestabilidad fundamental (ni esto ni aquello, tanto esto como lo otro, a la vez esto y su contrario). En contra de Pausanias, sostiene que por ello no es doble, sino uno, de una unidad compleja y rica en virtualidades. En contra de Aristófanes, cuyo mensaje parece sin embargo tan cercano, el amor no es sólo un encuentro con el alma hermana de la que antaño fuimos separados y reclusión en una felicidad reconquistada; es innovador y fecundo. Estimula al ser amado, lo incita a crear y a superarse. Con Artistófanes, el amor se recluye en la pareja reencontrada y en una hipotética unidad que repite la de nuestros orígenes. Con Diotima nunca está sastisfecho con lo que tiene, exige más y acaba siempre por hallar los medios para sus fines: elemento motor y dinamizante, conduce a lo inédito, inventa novedades y se prolonga a él mismo en una creación original.
Creación, procreación, engendramiento y parto: el texto noi utiliza áun estos términos ni el mito estas imágenes. La revelación de Diotima está sólo en sus inicios. Pero ya estamos listos para la continuación: <>. El amor expresión de nuestra fundamental indigencia, será también el trampolín privilegiado para acceder a lo esencial: la contemplaciópn de lo Absoluto.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2014.09.29 22:06 La_Hubara Reeditado con MarckdownPad: DESDE EL PUNTO DE VISTA DE UN MAXORERO: 14 CONSIDERACIONES DE FUNCIONAMIENTO, NORMAS DE CONDUCTA, MORAL Y ÉTICA DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS Y DE LOS POLÍTICOS QUE ESTÁN AL SERVICIO DEL PUEBLO

1).-El Poder Judicial ha de ser totalmente independiente del Poder Legislativo.
Si queremos una justicia, ágil e independiente, han de estar totalmente separados los dos poderes. No se puede aguantar casos judiciales de 10 años, cuando que en otros países donde la justicia y la política van separados, estos casos se resuelven en seis meses.
Por lo tanto el FISCAL GENERAL DEL ESTADO como el MINISTRO DE JUSTICIA han de ser nombrados por el órgano superior colegiado de abogados y jueces.
2).-Todo político con poder de decisión y ejecución ha de estar expuesto TOTAL Y DIRECTAMENTE a la JUSTICIA ya que mueve y maneja recursos públicos.
Actualmente hay cientos de casos de corrupción que no se pueden juzgar por la condición de AFORADOS de los políticos cuestionados.
3).-Los comités de investigación de casos de corrupción han de ser ORDENADOS IPSO FACTO POR EL PODER JUDICIAL y no por el poder legislativo.
Existen cientos de casos de corrupción en el manejo del dinero de todos los españoles que no se pueden juzgar sobre la marcha y se diluyen en el tiempo porque los políticos de turno afectados impiden en el Parlamento que se abra sobre la marcha la correspondiente comisión de investigación
4).-Los medios de comunicación, uno de los poderes facticos más fuertes, han de tener un código ético redactado y ejecutado por ellos mismo de forma colegiada.
No confundir con LA CENSURA.
Es sólo que entre ellos diseñen un código ético y que lo hagan cumplir a rajatabla con las consecuentes responsabilidades penales.
No podemos difundir la mentira o hacer apología a la violencia y quedar impunes porque la parte perjudicada no tenga medios para entablar una demanda o porque la ley les ampare y les dejen difundir las mentiras y que les venga en gana.
Habrá que regular los lobbies mediáticos que crean tendencias y estados de opinión favorables al LADO OSCURO DEL PODER y capaces de derrocar a cualquier gobierno legalmente establecido si no traga con las imposiciones del LADO OSCURO DEL PODER
5).-España, por su configuración histórica ( Reino de Navarra, Reino de León, Reino de Valencia, etc., etc., ha de optar por un modelo territorial de federación de estados independientes, con una lengua madre común y consensuada como es el castellano (además de las lenguas autóctonas), una sanidad gratuita común y una educación concensuada gratuita común, un ejercito común, y una policía federal común (además de las policías de cada estado)
Evitaríamos las suspicacias y los rencores entre los diversos pueblos que tienen una historia de vecindad y que conforman la actual España.
Se evitaría la mal gestionada “solidaridad interterritorial” que hace que se reproduzcan diariamente las vergonzosas imágenes de los presidentes de las actuales comunidades culpando al gobierno central de los males de su comunidad. Propiciaría que los diferentes territorios, al ver que no pueden mendigar al estado central se pondrían las pilas y se pusieran a trabajar en serio.
Se evitarían los celos y los agravios comparativos entre los diferentes territorios y en especial con Navarra que, debido a su Fuero Especial, actúa como un estado independiente dentro del reino de España.
6).-Los programas electorales han de especificar claramente lo que se quiere hacer y cómo se va a hacer.
El PP se comprometió a sacar a España de la crisis, en la que los sucesivos gobiernos de la casta PSOE y PP nos había metido, pero el peso de la ansiada salida de la crisis lo está pagando el pueblo llano que nada tuvo que ver en la gestación de esta crisis.
Los Gobiernos no se pueden salir del guión de los programas electorales por y para los cuales fueron VOTADOS.
Para que un Gobierno en un determinado TEMA se salga de su guion electoral ha de pactar ACUERDOS CON OTROS PARTIDOS QUE LLEVARAN EN SU PROGRAMA EL TEMA EN CUESTIÓN.
Tenemos el caso actual del gobierno del PP que al tener mayoría absoluta ha engañado y defraudado a los votantes gobernando de manera fascista y en contra de lo prometido en su programa electoral para el cual fueron votados. Vemos que al fascismo se puede llegar por las armas o por las urnas. Hitler llegó al fascismo a través de las urnas.
7).-Es intolerable que entre un presidente del gobierno y un presidente del Banco de España, con sus “brotes verdes”, su “la tierra es del viento” y su “España tiene el mejor sistema financiero y bancario de Europa”, manden a la nación española a la ruina y no haya ningún tipo de responsabilidad política, ni penal para esos dos caballeretes que se han ido de rositas cobrando la pasta gansa de retiro “por lo bien que lo hicieron”.
Existe un mecanismo que es la DIMISIÓN a tiempo, (no cuando ya no hay remedio), de los dirigentes cuando se ven desbordados y desfasados en su gestión política, que normalmente los politiquillos de la casta gobernante no utilizan para no dar ventajas a la oposición aunque con su manera de actuar se lleven a un país a la bancarrota.
A estos politiquillos que prefirieron seguir en la poltrona, antes que dar la alternativa a otro para intentar solucionar el problema, y mandan a un país a la picota HAY QUE JUZGARLES POR ALTA TRAICIÓN, y más cuando tenían el mecanismo de la DIMISIÓN a su disposición.
8).-No hay derecho a que los políticos que han de gestionar recursos públicos para el bienestar de los ciudadanos se asignen sueldos 5 y mas veces el salario mínimo interprofesional que ellos no han sido capaces de mejorar y cuando su salario emana de los impuestos de las empresas y los trabajadores de la actividad privada con salarios mínimos
Como también es intolerable que los funcionarios públicos tengan sueldos 3 y mas veces el salario mínimo interprofesional cuando su salario emana de los impuestos de las empresas y los trabajadores de la actividad privada con salarios mínimos
Habría que replantearse un baremo de sueldos racionales y equilibrados para la clase política y para la función pública.
9).-Estas consideraciones de sueldos a funcionarios ha de aplicarse a empresas y sectores INTERVENIDOS por el ESTADO
No hay derecho que los impuestos derivados de los salarios mínimos estén pagando sueldazos millonarios a banqueros RESCATADOS con nuestro dinero, recortando para ello en pensiones, sanidad, educación, servicios sociales, etc. , debido a la mala y fraudulenta gestión de los banqueros en complicidad con los políticos de la casta de turno, PP y PSOE.
10)-No es de recibo que un excargo público tenga una pensión vitalicia por un trabajo de 4 u 8 años
Cuando un cargo público cesa en sus funciones ha de cobrar el subsidio del paro de igual forma y manera que cualquier ciudadano al cual ha administrado
11).-Los excargos públicos no pueden formar parte de los consejos de administración de empresas y multinacionales del LADO OSCURO DEL PODER, ya que se supone que están recibiendo EL PAGO a los servicios prestados a esas empresas del LADO OSCURO DEL PODER durante el periodo de su mandato.
No hay derecho que Felipe Gonzalez, el hombre que desvirtuó la esencia del PSOE fundado por Pablo Iglesias en el siglo XIX, esté en el consejo de administración de una empresa lucrativa de producción energética.
12).-Los trabajadores de la función pública han de ser aceptados por méritos reconocidos por la universidad canaria. Ha de ser la universidad quien directamente y de primera mano evalúe y dé el visto bueno a la incorporación eventual, provisional o definitiva, de un ciudadano a trabajar en la administración pública.
Estamos hartos de ver en los cabildos, ayuntamientos, y cualquier otra entidad pública, cómo los trabajadores son [email protected] del presidente, alcalde, o director de esa entidad pública, y cómo los sindicatos correas de transmisión, adláteres y vividores del poder político, hacen la vista gorda al enchufismo administrativo permitiendo que se tomen las instituciones públicas como CORTIJOS PRIVADOS.
Lo siento por los sindicatos que una vez lucharon dignamente en contra del sindicato vertical franquista y que, actualmente, en su aburguesamiento se han vuelto a convertir en sindicatos verticales dependientes del poder postfranquista de los partidos de la casta .
La única ayuda de la administración a las organizaciones sindicales o empresariales ha de ser la asignación de un espacio físico, de bienes de equipo y de material fungible para el desarrollo de sus funciones. Ningún dinero publico directa o indirectamente (cursos de formación, etc) ha de ir a esas organizaciones.
Estamos hartos de ver robos y desfalcos desde la UGT de Nicolas Redondo con el caso de las viviendas de VPO, a los robos y desfalcos de los cursos de formación impartidos por los sindicatos, etc., etc.
13).-Los cursos de formación para trabajadores HAN DE DARLOS DIRECTAMENTE Y DE PRIMERA MANO LAS UNIVERSIDADES CANARIAS.
Nos evitamos los desfalcos de los cursos de formación en las diferentes comunidades autónomas y más concretamente el caso ICFEM del gobierno nacionalista de coalición canaria donde se esfumaron 300 millones de € siendo los responsables dos ilustres politiquillos majoreros de Asamblea Majorera, una de las dos patas que sostienen a Coalición Canaria junto con ATI en Tenerife, y que en el parlamento canario y con la complicidad de PSOE, partido de la casta política española, se ha desestimado la investigación del paradero de esos dineros y las consecuentes reponsabilidades de esos politiquillos majoreros de la casta política canaria
14).-Un político con responsabilidades de LEGISLAR, de DECIDIR y EJECUTAR, ha de aparecer en la vida pública a aportar su sabiduría basada en el bagaje de años de experiencia en el trabajo.
El ciudadano ha de venir a la militancia política cómo y cuando le deje su partido.
Pero para ostentar cargos de responsabilidad públicos habría de tener un mínimo de años de experiencia laboral, y a aportar su sabiduría sustentada en la experiencia adquirida a lo largo de los años. El ciudadano no ha de venir a la politica, recién terminada su preparación académica (profesional o universitaria), a RESOLVER SU VIDA, A MEDRAR, Y A BUSCAR SU LUCRO PERSONAL, a IMPROVISAR.
¡¡no se puede improvisar, como hizo Zapatero, con dineros ajenos!!
Habrian muchos menos casos Roldan, Puyol, Bárcenas, Chávez (tapados por el sistema), ICFEM en canarias (tapados por el sitema), Juan Guerra (el hermanísimo de Alfonso), etc.
La experiencia está para aprovecharla. Vemos como en las antiguas tribus existía el CONSEJO DE ANCIANOS donde se dirimían y solucionaban todos los asuntos y conflictos importantes.
NO OLVIDEMOS QUE GENÉTICAMENTE SEGUIMOS SIENDO TRIBU, que se manifiesta diariamente con la pertenencia a LAS PANDILLAS, A LOS CLUBES, A LAS RELIGIONES, etc., etc., (tribus modernas).
La diferencia entre el anciano del consejo tribal y el joven político actual es una consecuencia que se dá en la reflexión de la frase del filósofo español Jose Ortega y Gaset: YO SOY YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS.
Las circunstancias más fuertes del hombre mayor son los vínculos familiares.
Las circunstancias del hombre joven son ÉL que, está empezando a vivir y, tiene arrestos para comerse el mundo en beneficio propio. Por ello, mientras el anciano del consejo tribal resuelve sin avaricia en favor del bien común, porque atañe directa e indirectamente a su prole de descendientes que forman parte de la tribu, el joven aprendiz a político cae con frecuencia en la avaricia y afán personal ya que vé a la tribu como un grupo donde existe la competencia interna, siente la necesidad de ir posicionándose hacia la cúspide del grupo tribal y tiene en sus manos la herramienta adecuada para conseguirlo, como es la mala utilización del poder político.
submitted by La_Hubara to podemos [link] [comments]


2014.09.16 21:57 Armin11 Igualdad, divorcio y leyes de género.

He creado este hilo porque considero muy importante que Podemos establezca una política social sin complejos y valiente respecto al peligroso tema del género. Si hay algún otro hilo relacionado con este tema os pido que nos unamos en este debate.
Digo que es un tema peligroso porque la simple critica de las políticas de género, simplemente por cuestionar la validez de la Ley Integral contra la Violencia de Género y toda la parafernalia de chiringuitos que viven de eso, por defender la igualdad entre hombres y mujeres, te acusan automáticamente de machista.
Pretendo explicar y denunciar en este hilo el desastre social que está causando la política feminista de género herencia del nefasto ZP. Un desastre social comparable con el desempleo.
Es mi intención salir en defensa y apoyo de cientos de miles de hombres maltratados, denunciados en falso, expoliados por un modelo de divorcio aberrante, criminalizados y discriminados por el hecho de ser hombres.
El nefasto presidente Zapatero dejó España en la miseria económica y en la miseria moral. Voy a referirme en este hilo solo al desastre social que ocasionó sus descabelladas políticas de género y su ley estrella la Ley Integral contra la Violencia de Género, en adelante LIVG.
Desde mediados del año 2005 España ya no es un estado de derecho, es un estado inquisitorial para los hombres. Nunca en la historia reciente de España (últimos siglos) hubo una ley tan agresiva contra un grupo social como la infame LIVG.
En teoría se pretendía terminar contra el maltrato que sufren algunas mujeres pero el verdadero objetivo era crear una discriminación positiva para la mujer, unas leyes revanchistas y discriminatorias contra los hombres.
Esta ley no ha servido para los fines que se proponía, en realidad ha servido para que muchas mujeres sin escrúpulos puedan vengarse de sus ex parejas o ex maridos y sacar ventaja en su proceso de divorcio. La realidad es que hoy en día más de la mitad de los divorcios van acompañados de su correspondiente denuncia de género.
Las consecuencias de estos 10 años de horror y terror han sido:
1º- 1,4 millones de hombres denunciados, criminalizados y estigmatizados como escoria social.
2º- La saturación de los juzgados con cientos de miles de denuncias que nada tienen que ver con el machismo.
3º- La aparición de toda una industria del maltrato, una constelación de chiringuitos viviendo de generosas subvenciones públicas que no sirven más que para perpetuar una falsa lacra y una falsa alarma.
4º- Cientos de miles de niños separados de sus padres por culpa de unos procesos de divorcio convertidos en procesos criminales de familia contra los hombres, toda una aberración jurídica y social.
5º- Miles de hombres desterrados de su casa, separados de sus hijos y condenados a una vida miserable por culpa de una utilización fraudulenta, interesada y canalla de la LIVG.
6º- La creación de más de 400 juzgados de mujeres y para mujeres en donde solo de persigue y se castiga la mitad de los delitos, aquellos que sufren las mujeres, dejando impune el maltrato a los hombres.
Gracias a esta ley todos los varones mayores de 18 años viven en libertad provisional, hasta que un día su pareja o ex pareja, amante o ex amante, compañera o ex compañera, decida poner una denuncia de género contra él. A partir de ese momento ese hombre tendrá que demostrar su inocencia si no quiere terminar en la cárcel, igual como si viviéramos en la inquisición.
Si no puede demostrar su inocencia puede ser condenado con la simple palabra de su pareja en una sala especial (juzgados de excepción) con muy escasas garantías de imparcialidad.
La mayor amenaza que puede sufrir hoy en día un hombre es que su pareja le diga “te voy a denunciar”.
La LIVG es la mayor aberración jurídica de nuestro tiempo, una ley claramente inconstitucional y de corte nazi-fascista.
Sin ánimo de entrar en un riguroso análisis jurídico podemos decir que esta ley:
1º- Anula la presunción de inocencia del grupo hombres. Las mujeres entran en el juzgado con presunción de veracidad, los hombres, en cambio, tienen presunción de culpabilidad.
2º- Crea asimetría penal, es decir, un mismo delito se castiga diferente según sea hombre o mujer. Liquida el principio de igualdad y no discriminación ante la ley.
3º- Crea desproporción penal, es decir, pequeños conflictos que para la mujer son simples faltas para el hombre son delitos y son castigados con una dureza y una saña propias de un psicópata.
4º- Resucita el derecho penal de autor. Se estigmatiza a un grupo social, se les considera a todos los hombres presuntos delincuentes y, por tanto, merecedor de mayores penas.
5º- Se han creado juzgados especializados que en realidad no son más que juzgados de excepción, prohibidos en cualquier ordenamiento jurídico moderno.
6º- Condena al reo de facto con la sola presentación de una denuncia. Protocolo de detención automático, medidas cautelares exageradas (expulsión de su casa, supresión del derecho de visita a sus hijos, etc.)
7º- El derecho constitucional al juez ordinario queda comprometido desde el momento que queda a merced de la mujer la elección del juez competente, dicho con otras palabras, “quieres el divorcio por lo civil o lo penal”.
8º- Es una ley que solo castiga la mitad de los delitos. Los hombres, por mucha violencia y maltrato que sufran de sus parejas, no pueden presentar una denuncia por violencia de género. La ley considera que la violencia solo puede venir de los hombres.
Esta infame ley no solo maltrata y criminaliza a todos los hombres, también se ven afectadas muchísimas mujeres. Son las madres, las hermanas, las hijas que presencian el calvario estos hombres denunciados en falso y/o expoliados por divorcios sangrantes.
La discriminación positiva que defienden algunas feministas es una aberración jurídica e intelectual. Es incompatible con la igualdad. La discriminación no puede ser ni positiva ni negativa, simplemente no debe existir.
Castigar a los hombres más duramente por la histórica discriminación que han sufrido las mujeres es tan descabellado como justificar unas leyes penales más duras para los hombres blancos que para los negros por el maltrato histórico que sufrieron los negros en Norteamérica.
Las leyes de género están basadas en una ideología nazi-fascista, revanchista y misándrica, por lo que son inaceptables en una sociedad moderna, igualitaria y sana.
Las leyes de género no solucionan nada, todo lo contrario, nos conducen a un desastre social, a un enfrentamiento absurdo entre hombres y mujeres.
Por todo ello pido el apoyo de todos y todas para terminar con la infame LIVG y defender un trato igualitario en todas las leyes, especialmente en la ley del divorcio.
No podemos seguir con un modelo de divorcio terriblemente discriminatorio y parricida.
No podemos permitir que cada año 100.000 niños sean condenados a la semiorfandad por decisión de un juez.
No podemos permitir que el divorcio sea un mercadeo de niños para conseguir el pisito y las pensioncitas.
Igualdad, si, pero sin trampas.
submitted by Armin11 to podemos [link] [comments]


2014.09.09 00:52 La_Hubara ALGUNAS ESTRUCTURAS DE FUNCIONAMIENTO, NORMAS DE CONDUCTA, MORAL Y ÉTICA DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS Y DE LOS POLÍTICOS AL SERVICIO DEL PUEBLO

-El Poder Judicial ha de ser totalmente independiente del Poder Legislativo. Si queremos una justicia, ágil e independiente, han de estar totalmente separados los dos poderes. No se puede aguantar casos judiciales de 10 años, cuando que en otros países donde la justicia y la política van separados, estos casos se resuelven en seis meses. Por lo tanto el FISCAL GENERAL DEL ESTADO como el MINISTRO DE JUSTICIA han de ser nombrados por el órgano superior colegiado de abogados y jueces. -Todo político con poder de decisión y ejecución ha de estar expuesto TOTAL Y DIRECTAMENTE a la JUSTICIA ya que mueve y maneja recursos públicos. Actualmente hay cientos de casos de corrupción que no se pueden juzgar por la condición de AFORADOS de los políticos cuestionados. -Los comités de investigación de casos de corrupción han de ser ORDENADOS IPSO FACTO POR EL PODER JUDICIAL y no por el poder legislativo. Actualmente hay cientos de casos de corrupción en el manejo del dinero de todos los españoles que no se pueden juzgar sobre la marcha y se diluyen en el tiempo porque los políticos de turno afectados impiden en el Parlamento que se abra sobre la marcha la correspondiente comisión de investigación -Los medios de comunicación, uno de los poderes facticos más fuertes, han de tener un código ético redactado y ejecutado por ellos mismo de forma colegiada. No confundir con LA CENSURA. Es sólo que entre ellos diseñen un código ético y que lo hagan cumplir a rajatabla con las consecuentes responsabilidades penales. No podemos difundir la mentira o hacer apología a la violencia y quedar impunes porque la parte perjudicada no tenga medios para entablar una demanda o porque la ley les ampare y les dejen difundir las mentiras y que les venga en gana. Habrá que regular los lobbies mediáticos que crean tendencias y estados de opinión favorables al LADO OSCURO DEL PODER y capaces de derrocar a cualquier gobierno legalmente establecido si no traga con las imposiciones del LADO OSCURO DEL PODER -Para que no haya suspicacias ni rencores entre los diversos pueblos que tienen una historia en común y que conforman la actual España, se ha de optar por un modelo territorial de federación de estados independientes, con una lengua madre común como es el castellano (además de las lenguas autóctonas), una sanidad gratuita común y una educación concensuada gratuita común, un ejercito común, y una policía federal común (además de las policías de cada estado) -Los programas electorales han de especificar claramente lo que se quiere hacer y cómo se va a hacer. El PP se comprometió a sacar a España de la crisis, en la que los sucesivos gobiernos de la casta PSOE y PP nos había metido, pero el peso de la ansiada salida de la crisis lo está pagando el pueblo llano que nada tuvo que ver en esta crisis. Los Gobiernos no se pueden salir del guión de los programas electorales por y para los cuales fueron VOTADOS. Para que un Gobierno en un determinado TEMA se salga de su guion electoral ha de pactar ACUERDOS CON OTROS PARTIDOS QUE LLEVARAN EN SU PROGRAMA EL TEMA EN CUESTIÓN. Tenemos el caso actual del gobierno del PP que al tener mayoría absoluta ha engañado y defraudado a los votantes gobernando de manera fascista y en contra de lo prometido en su programa electoral para el cual fueron votados. Vemos que al fascismo se puede llegar por las armas o por las urnas. Hitler llegó al fascismo a través de las urnas. -Es intolerable que entre un presidente del gobierno y un presidente del Banco de España, con sus “brotes verdes”, su “la tierra es del viento” y su “España tiene el mejor sistema financiero y bancario de Europa”, manden a la nación española a la ruina y no haya ningún tipo de responsabilidad política, ni penal para esos dos caballeretes que se han ido de rositas cobrando la pasta gansa de retiro “por lo bien que lo hicieron”. -Es intolerable que los políticos que han de gestionar recursos públicos para el bienestar de los ciudadanos se asignen sueldos 5 y mas veces el salario mínimo interprofesional que ellos no han sido capaces de mejorar y cuando su salario emana de los impuestos de las empresas y los trabajadores de la actividad privada con salarios mínimos. Como es intolerable que los funcionarios públicos tengan sueldos 3 y mas veces el salario mínimo interprofesional cuando su salario emana de los impuestos de las empresas y los trabajadores de la actividad privada con salarios mínimos Habría que replantearse un baremo de sueldos racionales y equilibrados. -Estas consideraciones de sueldos a funcio narios ha de aplicarse a empresas y secto res INTERVENIDOS por el ESTADO No hay derecho que los impuestos de los salarios mínimos estén pagando sueldazos millonarios a banqueros RESCATADOS con nuestro dinero, recortando para ello en pensiones, sanidad, educación, servicios sociales, etc. , debido a la mala y fraudulenta gestión de los banqueros en complicidad con los políticos de la casta de turno, PP y PSOE. -No es de recibo que un excargo público tenga una pensión vitalicia por un trabajo de 4 u 8 años Cuando un cargo público cesa en sus funciones ha de cobrar el subsidio del paro de igual forma y manera que cualquier ciudadano al cual ha administrado -Los excargos públicos no pueden formar parte de los consejos de administración de empresas y multinacionales del LADO OSCURO DEL PODER, ya que se supone que están recibiendo EL PAGO a los servicios prestados a esas empresas del LADO OSCURO DEL PODER durante el periodo de su mandato. No hay derecho que Felipe Gonzalez, el hombre que desvirtuó la esencia del PSOE fundado por Pablo Iglesias en el siglo XIX, esté en el consejo de administración de una empresa lucrativa de producción energética. -Los trabajadores de la función pública han de ser aceptados por méritos reconocidos por la universidad canaria. Ha de ser la universidad quien directamente y de primera mano evalúe y dé el visto bueno a la incorporación eventual, provisional o definitiva, de un ciudadano a trabajar en la administración pública. Estamos hartos de ver en los cabildos, ayuntamientos, y cualquier otra entidad pública, cómo los trabajadores son [email protected] del presidente, alcalde, o director de esa entidad pública, y cómo los sindicatos correas de transmisión, adláteres y vividores del poder político, hacen la vista gorda al enchufismo administrativo permitiendo que se tomen las instituciones públicas como CORTIJOS PRIVADOS. Lo siento por los sindicatos que una vez lucharon dignamente en contra de los sindicatos verticales franquistas y en su aburguesamiento se han vuelto a convertir en sindicatos verticales dependientes del poder postfranquista. La única ayuda de la administración a las organizaciones sindicales o empresariales ha de ser la asignación de un espacio físico, de bienes de equipo y de material fungible para el desarrollo de sus funciones. Ningún dinero publico directa o indirectamente (cursos de formación, etc) ha de ir a esas organizaciones. Estamos hartos de ver robos y desfalcos desde la UGT de Nicolas Redondo con el caso de las viviendas de VPO, a los robos y desfalcos de los cursos de formación impartidos por los sindicatos, etc., etc. -Los cursos de formación para trabajadores HAN DE DARLOS DIRECTAMENTE Y DE PRIMERA MANO LAS UNIVERSIDADES CANARIAS. Nos evitamos los desfalcos de los cursos de formación en las diferentes comunidades autónomas y más concretamente el caso ICFEM del gobierno nacionalista de coalición canaria donde se esfumaron 300 millones de € siendo los responsables dos ilustres politiquillos majoreros de Asamblea Majorera, una de las dos patas que sostienen a Coalición Canaria junto con ATI en Tenerife, y que en el parlamento canario y con la complicidad de PSOE, partido de la casta política española, se ha desestimado la investigación del paradero de esos dineros y las consecuentes reponsabilidades de esos politiquillos majoreros de la casta política canaria -Un político con responsabilidades de legislación, de decisión y ejecución, ha de aparecer en la vida política a aportar su sabiduría basada en el bagaje de años de experiencia en el trabajo. Ha de venir a la política con un mínimo de años de experiencia laboral, y a aportar su sabiduría sustentada en la experiencia adquirida a lo largo de los años. Evitaremos los que vienen a RESOLVER SU VIDA, A MEDRAR, Y A BUSCAR SU LUCRO PERSONAL Habrian muchos menos casos Roldan, Puyol, Bárcenas, Chávez (tapados por el sistema), ICFEM en canarias (tapados por el sitema), Juan Guerra (el hermanísimo de Alfonso), etc. La experiencia está para aprovecharla. Vemos como en las antiguas tribus existía el CONSEJO DE ANCIANOS donde se dirimían y solucionaban todos los asuntos y conflictos importantes. NO OLVIDEMOS QUE GENÉTICAMENTE SEGUIMOS SIENDO TRIBU, que se manifiesta diariamente con la pertenencia a LAS PANDILLAS, A LOS CLUBES, A LAS RELIGIONES, etc., etc., (tribus modernas). La diferencia entre el anciano del consejo tribal y el joven político actual es una consecuencia que se dá en la reflexión de la frase del filósofo español Jose Ortega y Gaset: YO SOY YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS. Las circunstancias más fuertes del hombre mayor son los vínculos familiares. Las circunstancias del hombre joven son ÉL. Por ello, mientras el anciano del consejo tribal resuelve sin avaricia en favor del bien común, porque atañe directa e indirectamente a su prole de descendientes que forman la tribu, el joven político actual cae con frecuencia en la avaricia ya que vé a la tribu como un grupo donde existe la competencia interna, siente la necesidad de ir posicionándose dentro del grupo tribal y tiene en sus manos la herramienta adecuada, como es el poder político.
submitted by La_Hubara to podemos [link] [comments]


Como se vive andar con un separado Pros y contras de andar con un divorciado Cómo hacer que un hombre piense en ti y te extrañe: 4 ... Como Enamorar a un Hombre Separado  Como Enamorar a un Hombre Tengo una relacion con un hombre separado, pero el me esconde... Cómo saber si sales con un hombre casado - YouTube VENTAJAS Y DESVENTAJAS SALIR CON UN HOMBRE MAYOR  Daniel ... Confesiones de un hombre Separado

Reglas para salir con un hombre separado - VIX

  1. Como se vive andar con un separado
  2. Pros y contras de andar con un divorciado
  3. Cómo hacer que un hombre piense en ti y te extrañe: 4 ...
  4. Como Enamorar a un Hombre Separado Como Enamorar a un Hombre
  5. Tengo una relacion con un hombre separado, pero el me esconde...
  6. Cómo saber si sales con un hombre casado - YouTube
  7. VENTAJAS Y DESVENTAJAS SALIR CON UN HOMBRE MAYOR Daniel ...
  8. Confesiones de un hombre Separado

Zona de Mujeres con Laura Mora y Elvia Jimenez de Lunes a Viernes a las 17:00 hrs.en el 91.5 FM o www.zona3.mx. 'Lo que ellas quieren es un programa de psicología que conduce la Dra. Alicia Soltero, de lunes a viernes alas 11:00 hrs. en el 91.5 FM o www.zona3.mx. ¿Sabes cómo hacer que un hombre piense en ti y te extrañe? En este vídeo te revelo 4 secretos que harán que ese chico que te gusta se obsesione contigo. Susc... Como se vive andar con un separado - Duration: ... Es Bueno Salir con un Recién Divorciado? ... 8 Pasos Para Enamorar A Un Hombre Que No Quiere Compromiso - Duration: ... Así que aquí está la parte baja de mi relación de ocho meses con un hombre separado. Ok, así que me encontré con él y que era igual que el cuento de hadas dijo: Tenía esta intensa ... Entérate cuanto antes de si el hombre con el que sales es un hombre casado. No sigas con esa relación hasta que esté segura de que es un hombre libre. Si est... Como Hacer Que Un Hombre Piense Y Se Obsesione Contigo - Duration: 9:22. José Luis López Velarde - Tu Mejor Persona 1,279,138 views ¡¡¡¡ GRACIAS POR VERME !!! ESPERO TE HAYA GUSTADO! Like / Comenta / Suscribete TU OPINIÓN CUENTA, CUENTA ME EN LOS COMENTARIOS! Hola, Soy Daniel Ballen sigue...